viernes 07 de mayo de 2021
SOCIEDAD En Villa Soldati
08-10-2020 09:27

Cómo son los protocolos de entrenamiento en el Parque Olímpico

Abrió hace un mes y ya recibió a unos 500 deportistas de alto rendimiento.

08-10-2020 09:27

Desde que reabrió sus puertas el pasado 7 de septiembre, el Parque Olímpico de la Ciudad de Buenos Aires continúa recibiendo deportistas de alto rendimiento bajo estrictos protocolos sanitarios para que realicen allí su entrenamiento. En el último mes, por ejemplo, entrenaron unos 500 deportistas entre nadadores y referentes del atletismo olímpico nacional. 

El complejo se encuentra ubicado en el barrio de Villa Soldati, y es el mayor legado material que le quedó a la ciudad tras la realización de los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2018. Cuenta con infraestructura deportiva de vanguardia para alto rendimiento y sus instalaciones fueron certificadas por el Comité Olímpico Internacional, cumpliendo los más altos estándares internacionales. Allí entrenan tanto nadadores como deportistas de las diferentes disciplinas atléticas.  Tras la finalización de los JJOO,  se consolidó como un centro de desarrollo deportivo en el sur porteño que durante todo el 2019 recibió más de 20 mil atletas de todo el país y que desde su reapertura ya lo utilizaron 321 nadadores y 179 atletas.  

Entre las disciplinas de atletismo que allí se practican se destacan salto en alto, disco, martillo, jabalina y bala.  Cabe agregar, que en este espacio, también entrenan los deportistas paralímpicos nucleados en el Comité Paralímpico Argentino (Copar)

Protocolos

La pileta del Parque Olímpico, la única abierta en todo el ámbito porteño, está habilitada de lunes a viernes de 8 a 18 y su funcionamiento es bajo estrictos protocolos, que entre las características más sobresalientes contempla limitar la cantidad de nadadores por andarivel a no más de uno, con asignación turnos fijos de 1:30 horas, más media hora para preparativos. La capacidad máxima es de 20 nadadores por turno y todos los atletas deben reservar previamente su lugar a través de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos (CADDA).

El natatorio funciona en el barrio de Villa Soldati, perteneciente a la comuna 8, es el más moderno de la Argentina, tiene apenas dos años de uso y se ubica en un pabellón de 130 x 65 metros.

Cuenta con dos piletas, una de 25 metros de ancho por 50 metros de largo y 2 metros de profundidad, conformada por ocho carriles centrales y dos laterales. Tiene un sistema que permite dividir la pileta en dos para posibilitar usarla en pruebas de 25 metros.

La segunda es para saltos ornamentales, tiene 25 metros por lado y 5 metros de profundidad. Cuenta con infraestructura de plataformas de 3, de  5 y de 10 metros de altura y con trampolines de 1 y 3 metros. Para ampliar la capacidad de nadadores en simultáneo y asegurar el distanciamiento requerido entre ellos indicado en los protocolos, también se dividirá esta piscina con andariveles para ser utilizada por nadadores.

Más allá de la natación, en el Parque Olímpico también funciona la pista de atletismo, que está disponible de lunes a viernes, en dos turnos: de 11 a 13 y de 14 a 16 h para los deportistas que integran la Federación Atlética Metropolitana (FAM).

El parque posee dos pistas de atletismo que cuentan con dos cajones de salto y áreas de lanzamiento para disco, bala, martillo y jabalina. Las áreas verdes del anillo interno de las pistas están cubiertas con un césped especial llamado tifway 419 híbrido homologado.

En la Cuarentena.

Más allá de su importancia deportiva, este año pasó a cumplir un fuerte rol social ante la irrupción de la pandemia debido a la situación de emergencia sanitaria. Tres de sus pabellones fueron reacondicionados para recibir gente en situación de calle con el objetivo de reforzar la cantidad de camas disponibles que tienen los Centros de Inclusión Social porteños.  En este sentido, ofreció 548 plazas para las personas más vulnerables, con espacios para albergar varones, mujeres y familias.

“El Parque Olímpico es un ejemplo de política de estado a largo plazo que se inició en 2013, cuando eligieron a la Ciudad como sede de los Juegos Olímpicos y hoy es un importante legado para el desarrollo deportivo, que además, durante la emergencia sanitaria, jugó un papel central en materia social” explicó Diego Santilli, vicejefe de Gobierno de la Ciudad.

CC/FeL