SOCIEDAD
Continúan los rastrillajes

Empresario descuartizado: buscan restos humanos en la casa demolida en General Rodríguez

Los siete detenidos por el asesinato de Fernando Pérez Algaba fueron alojados en Melchor Romero, mismo penal donde están los rugbiers por el crimen del joven Báez Sosa.

La víctima, Fernando Pérez Algaba, tenía 41 años.
La víctima, Fernando Pérez Algaba, tenía 41 años. | Reperfilar

La Policía realiza nuevos rastrillajes en una casa demolida de General Rodríguez para confirmar si esa fue la escena del crimen, el lugar exacto donde asesinaron al empresario Fernando Pérez Algaba, que apareció descuartizado el pasado 18 de julio. Sus restos fueron hallados dentro de una valija arrojada a un arroyo de Ingeniero Budge.

Nahuel Vargas, uno de los principales detenidos por el crimen, contó que en el lugar donde hoy hay una pila de escombros había una vivienda que fue demolida horas después del asesinato. 

Fernando Pérez Algaba, alias

Allí fueron convocados los expertos de la División Casos Especiales Oeste de la Superintendencia de Policía Científica que desde el inicio trabajan en la causa, pero también un grupo de rescate de bomberos y brigadas caninas K9 con perros específicamente entrenados para rastrear restos cadavéricos.

También, el fiscal requirió la presencia de máquinas retroexcavadoras, según detallaron las fuentes.
 

Los detenidos por el asesinato del empresario

Los siete detenidos que tiene la causa, se confirmó que el pasado 23 de agosto fueron trasladados al penal de Melchor Romero, la misma cárcel donde están los rugbiers condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa. 

Fue una disposición de Sebastián Monelos, juez de Garantías de Lomas de Zamora, que rechazó liberar a los siete detenidos y anunció que serían alojados en distintos módulos y pabellones del penal para resguardar su seguridad. A tres de ellos los imputaron por ser coautores del delito de "homicidio triplemente agravado por ser cometido con alevosía, por codicia y por ser cometido por el concurso premeditado de varias personas, ello con el uso de arma de fuego en con curso real con falso testimonio".

Mientras que a Maximiliano Pilepich, Nahuel Vargas, Luis Contreras y Flavia Lorena Bomrad se les añadió el "falso testimonio".

 La semana pasada la Justicia decidió liberar a Alma Nicol Chamorro, la mujer trans que había sido señalada como la supuesta dueña de la valija donde aparecieron restos de Pérez Algaba. 

 

Fernando Pérez Algaba

 

Las acusaciones de los imputados


Nahuel Sebastián Vargas acusó del asesinato a Maximiliano Ezequiel Pilepich. En sus declaraciones sostuvo que el crimen ocurrió  en una de las construcciones del sitio que se está rastrillando. "En la segunda habitación a la izquierda la luz que había que cambiar estaba alta, entonces Fernando que era el más alto de los tres, toma una silla y se para en la silla para cambiar la luz", declaró Vargas.

Caso Pérez Algaba: todo lo que se sabe hasta ahora del crimen del empresario descuartizado
 

El acusado explicó que en ese momento salió del lugar a pedido de Pilepich para abrir una ventana y, en ese momento, escuchó los dos disparos y que cuando regresó, Pilepich le dijo: "Ya está, no aguantaba más, hay límites", en referencia a que el empresario le venía exigiendo que le pagara una deuda de unos 150.000 dólares y que por eso lo extorsionaba.

"Maxi estaba enojado porque Fernando había agregado al Instagram a su hija de 13 años y le escribía y luego realizaba capturas de pantalla y se las enviaba a Maxi para provocarlo", contó Vargas.

LT