26 nov 2020
SOCIEDAD |España
lunes 19 octubre, 2020

La fortuna de Karlos Arguiñano, de cocinero deudor a chef millonario

Hace treinta años que cocina en televisión y pasó de las intimaciones por falta de pago a un emporio vasco. Con nueve mil recetas compró un castillo, montó un hotel, casas de juego y financia equipos deportivos.

Galería de imágenes


Fotogalería
cheh karlos Arguiñano, de diferentes épocas, restaurante- hotel Zarautz Foto: Agencia Europa Press-CAPTURAS-CEDOC PERFIL
lunes 19 octubre, 2020

Hijo de un taxista y una modista; educación religiosa con los benedictinos; tecnicatura industrial y un primer empleo trabajando con los fierros del ferrocarril vasco. Sí, el titular de la biografía de Karlos Arguiñano está cantado: “de niño pobre a millonario de la televisión española”. Y todo gracias a un curso en la Escuela de Hostelería que le cambió la vida.

El chef más famoso de los medios españoles, que trabajó dos años y algo más en la Argentina, tiene siete hijos y 11 nietos. Siempre vivió en la villa costera guipuzcoana de Zarauz, entre Bilbao y San Sebastián. Allí mismo, en 1978 abrió KA, el hotel restaurante que montó en un castillo de piedra que es una joya de la arquitectura vasca, con vistas privilegiadas del paseo marítimo y el oleaje intenso del Golfo de Vizcaya. Su hijo Zigor es el chef de su emporio gastronómico y Joseba, el quinto en orden de descendencia, ya es una estrella en ascenso.

No siempre le fue bien y en algún momento tuvo incluso una deuda de 250 millones de pesetas, según cuenta él mismo en su página web.

Sin embargo, factura cinco millones de euros al año y tiene un patrimonio personal de tres millones de euros, detalla la publicación El Mundo, que se hace eco de lo que se preguntan muchos españoles: “¿Cómo hizo?. A pesar de que los bancos y los acreedores lo acorralaban con cartas documento e intimaciones de pago, Arguiñano se las ingenió para inaugurar -también en Zarauz- la Escuela de hostelería Aiala. Ganó tres premios, trabajó en tres películas, publicó 60 libros de recetas y, sin embargo, a la hora de hacer memoria hace pausa en 1991, cuando el programa El menú de cada día, en la Televisión Española, comenzó a darle popularidad. Y parece que todo fue gracias a Joan Manuel Serrat

El cantautor catalán regresaba de una presentación en San Sebastián y junto con su equipo cenaron en KA. Arguiñano los entretuvo con sus chistes hasta la madrugada, al punto de que pocos días después, uno de los presentes le ofrecería contactarlo con un ejecutivo de la tevé. “Yo pensé que iba a durar seis meses, y aquí estoy”, se ufana el vasco que lleva contabilizadas unas nueve mil recetas propias y diez años en Antena 3 con su programa Cocina abierta de Karlos Arguiñano

Arguiñano olió antes que muchos el negocio de “platicar mientras cocino” pese a sus chistes sexistas (“¿En qué se diferencias las almejas de la mar y las almejas de lamer?”


Nunca perdió el berrinche de los fierros y desde hace varios años el vasco Arguiñano también es propietario de un equipo de motociclismo que participa en las categorías 2 y 3 de campeonatos mundiales. También financia equipos de pelota vasca, es propietario de casas de juego y se asoció con su esposa, María Luisa Ameztoy, en la gestión del Hotel KA. 

Tal vez sea cierto el refrán que reza “donde comen dos, comen tres”, porque la sabiduría popular de las redes no se hizo esperar: “30 años recibiendo derechos de autor, imagen del más famoso chef, cientos de promociones con su cara, alimentos con su sello, programas en TV que alcanzan casi los mil, ¡¡¿¿y sólo tiene 3 millones??!! Vamos, tiene 3 millones en cada una de las 30 o 40 cuentas que tendrá en Panamá”, inicia el hilo un comensal que no se tragó el pato de la boda. 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5191

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.