martes 27 de julio de 2021
SOCIEDAD A 70 años de Eichmann en Argentina
15-07-2020 10:36

Proponen instituir una fecha contra la impunidad de los criminales de guerra

En conmemoración de la llegada de uno de los responsables del Holocausto, el Centro Wiesenthal presenta en video un diálogo conmemorativo realizado junto a sobrevivientes del Holocausto y el diputado Wolff.

15-07-2020 10:36

Hace 70 años, uno de los principales "arquitectos" nazis del Holocausto, Adolf Eichmann llegaba a la Argentina. En línea con esta fecha, el Centro Wiesenthal promueve, junto al diputado Waldo Wolff declarar el 15 de julio como el "Día de la memoria contra la impunidad de los criminales de guerra, los delitos de lesa humanidad y el recuerdo de sus víctimas".

Para presentar esta iniciativa parlamentaria, invitan a compartir un video que se presentará desde las 19hs en Youtube en donde el doctor Ariel Gelblung dialogará junto a la señora Mónica Dawidowicz, sobreviviente del Holocausto y a Wolff, autor del proyecto de ley para la instauración de la fecha conmemorativa.

"Será un encuentro para hacer historia. Memoria, verdad, justicia", subrayaron desde el Centro Wiesenthal a Perfil.

"Cada año, en la fecha indicada, el Poder Ejecutivo Nacional desarrollará actividades y mensajes alusivos al citado día, en los cuales se pondrán de relieve los aspectos históricos, jurídicos, políticos, de Derechos Humanos y cualquier otro pertinente, con un carácter educativo, aleccionador y conmemorativo de la temática a la que dicho día se refiere", consigna el artículo segundo del proyecto legislativo.

Y destacan: "Existe un consenso casi universal de que las acciones llevadas adelante por el nacionalsocialismo en el Reich Alemán durante la Segunda Guerra Mundialylas acciones que la antecedieron desde 1933 representan el ejemplo más acabado y nítido de horrendos, masivos y sistemáticos crímenes de guerra".

Los fundamentos de la iniciativa se reseña la llegada de Eichmann

"Portaba un pasaporte supuestamente emitido por la delegación italiana de la Cruz Roja y con la venia de funcionarios consulares argentinos, en el que estaba anotado el nombre falso de “Ricardo Klement”. Así lo indican los registros de la Dirección General de Migraciones del Ministerio del Interior, que son citados en el Informe Final de la Comisión para el esclarecimiento de las actividades nazis en la Argentina (CEANA) (1999)".

"Los registros y el pasaporte de Eichmann (encontrado en 2007 por la jueza María Servini de Cubría y entregado por la magistrada al Museo del Holocausto de Buenos Aires) señalan fehacientemente el día del trámite de ingreso al territorio nacional como el 14 de julio de 1950. Sin embargo, nuestra posición es la de considerar el 15 de julio como la fecha pertinente para instituir el “Día de la memoria contra la impunidad de los criminales de guerra, los delitos de lesa humanidad y el recuerdo de sus víctimas”, ya que será el primer día completo en el cual Eichmann viva en la República Argentina".

Operación Garibaldi: hace 60 años, el Mossad secuestró a Eichmann en Argentina

"Como teniente coronel de las SS (Schutzstaffel, organización paramilitar del Partido Nacional Socialista Alemán -NSDAP-anexa al gobierno germano de entonces), Eichmann era desde 1942 el jefe del DepartamentoRSHA IV B 4 (Asuntos Judíos). Se le encargó coordinar la logística de las deportaciones de los judíos hacia los campos de exterminio, con pleno y absoluto conocimiento sobre la suerte final de los desdichados prisioneros. Al final de la guerra, Eichmann vivió oculto en Alemania y Austria, en ese entonces ocupadas por tropas aliadas".

"Las propias fuerzas estadounidenses llegaron a detenerlo por un tiempo, pero aparentemente sin llegar a conocer su verdadera identidad. De todas formas, logró darse a la fuga de la prisión en la que se encontraba y accedió a las llamadas “ruta de las ratas” (sistemas de escape de nazis y criminales de guerra con destino a países sudamericanos organizados con distintos niveles de complicidad de simpatizantes o exnazis con poder, tanto en Europa como en América).En la Argentina, Eichmann mantuvo una situación de bajo perfil y desempeñó varios trabajos menores en hasta que en 1959 obtuvo un puesto como gerente de planta en la empresa Mercedes Benz Argentina S.A. en Virrey del Pino (Partido de La Matanza)".

"Compró entonces un terreno donde construyó una pequeña vivienda en una zona apartada y despoblada de la localidad de Virreyes (Partido de San Fernando) sita en la calle Garibaldi 14 (hoy 6067), desde la cual concurría a su trabajo en un viaje de dos horas en tren y en el colectivo 203 (San Fernando-Lujan, La Independencia S.A.) Increíblemente, Eichmann fue originalmente descubierto por una de las víctimas del régimen que integró, Lothar Hermann. Se trataba de un judío alemán que fue torturado por las SS hasta dejarlo ciego y quien consiguió huir de Alemania; tras pasar por el campo de concentración de Dachau llegó a la Argentina en 1938. La más insólita de las casualidades lo convirtió en vecino de“Klement” en San Fernando y a través de su hija Silvia —amiga de Klaus, un hijo igualmente adolescente del ex SS—terminó descubriendo que se trataba nada menos que de Adolf Eichmann".

"Con gran insistencia, pero también con cautela, Hermann avisó a las autoridades israelíes y organizaciones judías a través de cartas y mensajes a lo largo de varios años, pero por mucho tiempo no le creyeron. Hermann murió en Coronel Suárez (Provincia de Buenos Aires) en 1974 y su hija falleció años después en los Estados Unidos de América".

"En 1960, un comando israelí secuestró a Eichmann cuando bajaba del colectivo 203 para ir a su casa de la localidad de Virreyes (hoy un baldío; la vivienda fue demolida en 2001) y lo llevó clandestinamente a Israel. Allí fue juzgado por crímenes contra la humanidad, encontrado culpable y condenado a muerte en 1962. Si bien la historia de la captura de Eichmann ha sido contada numerosas veces y es ampliamente conocida, los detalles del rol de Hermann fueron revelados hace pocos años. (Sólotrascendieron parcial e indirectamente al conocimiento público cuando la primera ministra Golda Meir, sin mayores comentarios, firmó un decreto para asignarle una “recompensa” dos años antes de su fallecimiento a raíz de una enfermedad terminal.)"

A sesenta años de la captura de Adolf Eichmann en la Argentina

"En su defensa en el juicio que se le siguió, Eichmann sostuvo que “obedecía órdenes” y que “personalmente, no había matado a nadie” ni impartido directivas a ningún personal a sus órdenes en ese sentido. El exoficialnazi decía la verdad, pero ya desde el propio juicio de Núremberg el derecho internacional había desestimado la tesis de la obediencia debida en los casos de delitos de guerra o de lesa humanidad.El Estatuto del Tribunal Militar Internacionalque posibilitó el célebre proceso contra los dirigentes nazis estableció que “el hecho de que el acusado haya obrado según instrucciones de su gobierno o de un superior jerárquico no le eximirá de responsabilidad, pero podrá ser determinante de disminución de la penasi el Tribunal lo estima justo""

Por último, Wolff concluye: "Más allá de lo legal y desde un punto de vista moral y filosófico la responsabilidad de un individuo como Eichmann en crímenes de guerra es ciertamente la que más subleva el espíritu. Estamos hablando de un sujeto que se desempeñaba como un burócrata de escritorio coordinando operaciones de logística que culminaban en la muerte de seres humanos".

"Eichmann es sólo un caso, una metáfora. Aquí no se trata sólo de Eichmann como criminal de guerra, ni de Hermann como víctima, ni de la Argentina, de Alemania o de Israel. Tampoco de quienes arteramente protegieron a Eichmann o ni de los que valientemente se enfrentaron a él o indagaron para que se conozca la verdad. Se trata, en realidad, de los criminales de guerra de cualquier guerra, de cualquier régimen, de cualquier país. Y se trata de cualquiera de las víctimas de cualquiera de estos criminales".