viernes 24 de septiembre de 2021
SOCIEDAD salieron desde rosario y planean llegar a tigre el martes
15-08-2021 00:08
15-08-2021 00:08

Recorrerán 350 km en kayak por el Paraná para reclamar que se trate la ley de humedales

Un grupo de 30 ambientalistas busca arribar a Buenos Aires navegando sobre un río con uno de los caudales más bajos de su historia. En 2020 hubo más de 8 mil focos de fuego que ya llevan quemadas 400 mil hectáreas.

15-08-2021 00:08

Una caravana en defensa de los humedales baja desde Rosario rumbo a Buenos Aires. No se trasladan en auto, tampoco caminando. De hecho, no van por tierra en absoluto, sino a bordo de kayaks, remando a lo largo de un lacónico Paraná, síntesis palpable ya del desorden ambientalista que se denuncia. La Multisectorial de Humedales de Rosario se embarcó el miércoles en su marcha náutica de siete días rumbo a la Ciudad de Buenos Aires para entregar un petitorio que presiona al Congreso nacional para que el proyecto de ley que busca proteger a estos ecosistemas no se extinga.

“Los incendios del año pasado en los humedales generaron una conciencia social. Pero solo eso. En lo político y en lo judicial no cambió nada. Y frente a una situación de anomia en el Delta donde manda la escopeta o el billete, nosotros no nos queremos resignar a esperar el próximo fuego”, explica a PERFIL uno de los organizadores de la original protesta, Rodolfo ‘Rodo’ Martínez.

El plan de los kayakistas se divide en tramos de 50 a 60 km por jornada para navegar los 350 que separan Rosario de Tigre, a lo largo de siete días. Inician temprano, cuando levanta la neblina y solo se detienen a media mañana y media tarde, para descansar, al mediodía para almorzar y por las noches a cenar y dormir. 

Treinta kayaks partieron desde la Rambla Catalunya de Rosario y avanzaron ya por Pueblo Esther, Fighiera, Villa Constitución, San Nicolás, Ramallo, Vuelta de Obligado, San Pedro, Baradero y la travesía continúa a lo largo de Villa Alsina, Lima, Zárate, el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, Belén de Escobar, Dique Luján, Villa La Ñata hasta llegar a Tigre el 17. Un día después, marcharán en la Ciudad de Buenos Aires, de Plaza de Mayo al Congreso.

"No nos queremos resignar a esperar el próximo incendio", dice "Rodo" Martínez

“El 2020 nos dejó las cenizas de un país en llamas: más de 1.200.000 de hectáreas afectadas por el fuego, miles de ejemplares de nuestra fauna muertos y cientos de casas perdidas”, arranca el segundo párrafo del petitorio dirigido a Sergio Massa y las cabezas de las comisiones de Agricultura y ganadería (José Arnaldo Ruiz Aragón), Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios (Juan Aicega) y Presupuesto y Hacienda (Carlos Heller). Dicen que ninguno de ellos se comprometió a recibirlos, hasta ahora.

La Multisectorial de Humedales Rosario forma parte de una red mayor, que nació de la comunión de numerosas organizaciones de activistas autoconvocados sobre las márgenes del Paraná. La devastación del año pasado movilizó a los rosarinos a cortar el Puente Rosario-Victoria por una respuesta política frente a focos que, muchas veces, tienen un origen intencional, cuando no negligente. Solo en 2020, y ya con el curso del río con una baja menos pronunciada que la actual, se generaron más de 8 mil focos en los suelos secos de los humedales, el mayor número en una década. Estiman que se quemaron más de 400 mil hectáreas.

El otro objetivo de esta singular protesta es reconectar esa Red Nacional de Humedales que se tejió de forma virtual en 2020 para “empezar a conocernos las caras”. En cada escala de la travesía, los activistas locales de la Renahu brindan a la caravana algo de comida caliente y un techo bajo el cual descansar. Un apoyo que no encuentran en la clase política, salvo por algunas excepciones como el diputado Enrique Estévez. La carta apela a los presidentes de las diversas comisiones por las que aún debería transitar el proyecto que solo consiguió dictamen favorable de la primera de las cuatro a las que fue girado. Todo antes de fin de año. Con dos elecciones en el medio, buscan acelerar los tiempos en un solo plenario y lograr que alcance el recinto antes del recambio del 10 de diciembre. Caso contrario, será volver a remar de cero, y el daño ambiental no espera.

 

Un proyecto frenado por el lobby

Tal como señala el petitorio, si la cámara de Diputados no vota este año la Ley de Humedales, el proyecto que unificó la comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales en noviembre de 2020 a partir de 15 iniciativas del tema perderá estado parlamentario. 

Ya en 2013 y 2016 una Ley de Humedales tuvo media sanción del Senado pero su tratamiento se trabó posteriormente en la Cámara Baja. Así de fuertes son los lobbistas de los sectores que trabajan con las costas del río, desde desarrolladores inmobiliarios a los productores agropecuarios.

El texto propone fijar criterios de gestión, preservación y uso racional y sostenible de los humedales, así como su biodiversidad, considerando los servicios ecosistémicos que prestan al territorio y a sus pobladores como la provisión de agua, alimentos, madera y combustibles, el filtrado y retención de nutrientes y contaminantes, la reducción de la pérdida y salinización de suelos y el sustento de la biodiversidad. También ayudan a la estabilización climática y la regulación de plagas y enfermedades.

En esta Nota