Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 20 de octubre de 2019 | Suscribite
SOCIEDAD / Violencia sexual
viernes 4 enero, 2019

Violar en manada: qué hay detrás de los abusos sexuales en grupo

Para los especialistas se trata de un crimen de "poder" justificado por la legitimación grupal y por los "pactos de silencio e impunidad".

Galería de imágenes

por Mariana Sarramea


Fotogalería
Qué hay detrás de las violaciones grupales Foto: Shutterstock
viernes 4 enero, 2019

En la madrugada de Año Nuevo una adolescente de 14 años denunció que cinco hombres abusaron sexualmente de ella en una carpa del camping Los Naranjos en la ciudad de Miramar. La conmoción que generó el caso se vio agravada cuando días después se conocieron otras dos denuncias con características similares. Ese mismo día en Villa Elisa, La Plata, una chica de 15 años denunció que fue atacada por siete hombres encapuchados, mientras que en Las Lajitas, Salta, otra adolescente de la misma edad fue abusada por un grupo de vecinos.

Todos los casos comparten la misma modalidad: la violación colectiva perpetrada por un grupo de hombres hacia una mujer. Para algunos especialistas se trata de un crimen de "poder" en donde el colectivo se da valor para transgredir límites morales que habilitan la crueldad sobre la víctima, que es concebida como "una cosa".

Así lo define la historiadora y socióloga Dora Barrancos, quien asegura que la agresión grupal responde a un comportamiento "muy primitivo" motivado por un "envalentonamiento mutuo en donde, además, la 'hazaña' de uno es replicada por el otro".

Dora Barrancos: "Es un comportamiento de enorme brutalidad, pero es una manifestación claramente de las ínfulas patriarcales que están en el depósito de esas subjetividades masculinas"

"Es un comportamiento de enorme brutalidad, pero es una manifestación claramente de las ínfulas patriarcales que están en el depósito de esas subjetividades masculinas, donde aparece esta crueldad en el que la otra es una cosa con la que pueden hacer lo que quieran y es patrimonio del grupo de varones", afirma la directora de Ciencias Sociales y Humanas del CONICET.

En este mismo sentido opina Lorena Iglesias, abogada e integrante de la agrupación La Marcha de las Putas que brinda asesoramiento a víctimas de abuso sexual, para quien estos comportamientos "se sustentan en que los varones pueden, porque tienen un poder social legitimado por el patriarcado". "Tiene que ver con algo atávico, cuando están en manada, es la fuerza de la jauría". Igualmente, resalta que estos casos no difieren de las violaciones individuales en el sentido del "poder que siente el hombre de disponer de la mujer".

Presentan un proyecto para que los delitos sexuales sean imprescriptibles

"Las que trabajamos en el tema conocemos casos casi a diario sobre violaciones en manada. No es que antes no existían, lo que pasa es que se pone el foco en eso. Sí es cierto que ahora que las mujeres alzamos más la voz, aparecen más casos de abuso. Lo que pasa es que no sabemos si antes existían, pero no se denunciaban o si hay un recrudecimiento del machismo tratando de defender su territorio", agrega Iglesias.

Andrés Rascovsky: "El dominio patriarcal y tratar a la mujer como un objeto, en plena sumisión al deseo del hombre y no considerarla en sus deseos y en sus derechos es una triste historia que tiene siglos"

Para el psiquiatra Andrés Rascovsky, se trata de una alianza con un objetivo común: despreciar a la mujer-objeto. "Lo que no se animarían a hacer individualmente, lo realizan grupalmente en un fenómeno de masa donde se estimulan mutuamente, se alían y desprecian al objeto. Es una perversión grupal que se multiplica entre todos ellos para superar las vallas morales y la ley.  Allí la consciencia colectiva arrasa con las normas sociales", sostiene.

En este sentido, el especialista agrega: "El dominio patriarcal y tratar a la mujer como un objeto, en plena sumisión al deseo del hombre y no considerarla en sus deseos y en sus derechos es una triste historia que tiene siglos y que recién ahora pareciera que Occidente y otros lugares del mundo se revela con esta consideración para con la mujer".

Cómo es la mente de un abusador de menores

Estas violaciones en grupo no constituyen un hecho aislado, sino que son prácticas que se repiten con el denominador común de un conjunto de individuos sometiendo a otra persona. En España, el caso más emblemático fue conocido mediáticamente como "La Manada". En 2016 cinco hombres abusaron de una joven de 18 años durante la fiesta de San Fermín. En un cuestionado fallo, la justicia española los condenó a 9 años de prisión al estimar que no hubo violencia en los hechos. "La víctima adoptó una actitud de sometimiento y pasividad", indicó el tribunal que ratificó el fallo. Según el Código Penal español, debe existir intimidación y violencia para que un hecho se considere violación.

Lorena Iglesias: "Tiene que ver con algo atávico, cuando están en manada, es la fuerza de la jauría"

Ese mismo año en Brasil, una adolescente de 17 años denunció que fue violada por 30 hombres en una favela de Río de Janeiro. El vídeo de la agresión sexual se hizo viral en las redes sociales. En diciembre en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, otra joven de 18 años fue sometida por cinco hombres en una habitación de hotel tras salir de un boliche. Fue rescatada por el personal del hotel cuando empezó a convulsionar. La madre de uno de los agresores la calificó ante los medios como "una drogadicta antigua". Lo mismo ocurrió también en Chile en mayo de 2018, cuando un grupo de hombres atacó a una mujer de 28 años en las inmediaciones del Estadio Nacional de Santiago.

En Argentina, los casos de Melina Romero - a quien un importante medio describió como una "amante de los boliches que abandonó la secundaria" -; Valentina, una adolescente que fue violada frente a su novio por cinco hombres en una fiesta de 15 en San Pedro; y General Villegas donde todo un pueblo marchó para defender a tres condenados por violar a una adolescente de 14; son otros ejemplos que engrosan la lista de agresiones brutales, a las que se suma, además, el juicio de valor sobre la víctima.

En dos años, se atendieron más de cinco mil casos de abuso sexual, y el 65% de las víctimas eran menores

"Constantemente estamos leyendo y escuchando que los medios y la sociedad repiten esta cuestión de lo que tenía puesto o que, supuestamente, existió una provocación que los varones no pudieron contener. Lo que primero es paradójico y, segundo, un poco bizarro. Si pensamos que dentro del orden patriarcal el varón está como la medida de todas las cosas, es la razón, la inteligencia, y al mismo tiempo nos los pintan como animales que no se pueden contener si hay alguien con cierto vestido, ciertos zapatos, cierta pollera, en cierto momento de la noche, es realmente un sinsentido", expresa Antonella D’Alessio, coordinadora y cofundadora de la red de Psicólogxs Feministas.

Antonella D’Alessio: "La violación es un crimen de poder, de impunidad y disciplinador sobre el cuerpo de las mujeres"

En esa línea, D’Alessio coincide con la antropóloga Rita Segato al afirmar que "la violación es un crimen de poder, de impunidad y disciplinador sobre el cuerpo de las mujeres". "Las estadísticas, las cifras y los relatos nos indican que lo único que se necesita para que una violación ocurra, lamentablemente, es un marco de impunidad. Un violador encuentra a una potencial víctima en un marco de impunidad -léase una casa, una escuela, el baño de una fiesta-, un lugar al que otras personas no acceden o un lugar en el que las otras personas que acceden están de acuerdo con que se discipline a ese cuerpo femenino o feminizado. Ahí está el poder disciplinador, 'yo te penetro'".

Si sos víctima de violencia de género comunicate con el 144, una línea gratuita que funciona en todo el país, las 24 horas, los 365 días del año.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4788

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.