miércoles 10 de agosto de 2022
Vivo
VIVO QUEDAN POCAS FUNCIONES

Lo que queda de nosotros: una mirada sensible sobre el amor de las mascotas

Esta propuesta teatral sirve para mucho más que ver en vivo a La reina del flow, pues tanto Carolina Ramírez como Alberto Ajaka brindan excelentes interpretaciones en una puesta minimalista que emociona. Para aprovechar a verla en estas semanas.

07-07-2022 10:30

Lejos de La reina del flow y radicada en Buenos Aires, Carolina Ramírez trajo a la cartelera porteña una obra que ya había interpretado en su Colombia natal junto al querido Carlos Torres: Lo que queda de nosotros. Se trata de una propuesta de dos personajes principales y otros esporádicos, muy bien logrados tanto por la actriz como por su compañero en esta puesta, el gran Alberto Ajaka.

0705_lo_que_queda_de_nosotros

Con unas pocas semanas para disfrutarla y funciones en un horario más temprano de lo habitual está pensada para que también los más jóvenes concurran a verla ya que plantea una historia de amor muy especial: el amor por los animales. Tanto que al finalizar la función, la propia Carolina aboga por el rescate y la adopción de perros y gatos sin hogar.
Puede sonar raro pero este inteligente texto invade al espectador cuando, en un escenario despojado, el perro Toto (Ajaka) empieza a contar su vida con Nata, una adolescente a la que ama. También conocemos el testimonio de la chica, golpeada porque su único progenitor, el padre, muere inesperadamente. Entonces se empieza a plantear el desapego con la intención de cortar todo lazo con el único afecto que le queda, su mascota. En un derrotero en el que ambos personajes van transitando la separación, el espectador comparte la angustia del escenario y se convierte en un testigo que siente el deseo de intervenir y modificar esa realidad que está viendo. Afortunadamente el texto propone un camino de aprendizaje y hasta la madurez en ambos personajes.

0705_lo_que_queda_de_nosotros

Y los dos intérpretes, munidos de una gran versatilidad, nos hacen creer que Ajaka es un perro (dos en realidad) y un sicólogo o que Ramírez es una niña, una tía, un pariente, entre otras variantes, entrando y saliendo de cada rol con una naturalidad tal que contribuye a la credibilidad de la propuesta. Además de que lo hacen sin micrófono, proyectando la voz como en el teatro de antaño. El público termina enjuagándose las lágrimas y aplaudiendo fuerte porque llegó la conclusión esperada. Sin dudas es uno de los grandes tesoros de esta propuesta: la capacidad de conmover aunque en apariencia sea una obra sencilla. Deberían prolongan las funciones (quedan esta semana y la que viene) para que más gente pueda disfrutarla. 
Funciones miércoles, jueves y viernes a las 19.30, sábados 19 y 21 y domingos a las 19. en el Multitabaris Comafi (Av. Corrientes  831, CABA).
Encontrá acá más info sobre las entradas.