50Y50
SOLO UN 5,2% ACCEDE A LICENCIA POR MATERNIDAD

Empleo en casas particulares: el 99% son mujeres y apenas el 22% está registrado

El Decreto de Necesidad y Urgencia del gobierno de Javier Milei derogó la doble indemnización por despido a las empleadas de casas particulares en caso de no estar registradas al momento del cese de la actividad. En Argentina, más de 1,4 millones de personas realizan estas tareas, y la mayoría lo hace en la informalidad. En la provincia de Buenos Aires es la tercera rama en importancia como fuente de empleo de las mujeres, que representan el 18% del total de las asalariadas.

tareas cuidado
TAREAS. El 24,5% de las empleadas se dedica a la asistencia y cuidado de personas. | Shutterstock

El Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2023, que entró en vigencia el 29 de diciembre, derogó el artículo 50 de la ley 26.844, que regula el trabajo de personal de casas particulares. Este artículo establecía la obligación para el empleador del pago de una doble indemnización a los empleados que no estuvieran registrados al momento del despido.

En Argentina, según el último informe del antiguo Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, 1,4 millones de personas están ocupadas en casas particulares, y el 99,3% de esas personas son mujeres. La mayor parte realiza tareas remuneradas de cuidado como limpieza, lavado, planchado, mantenimiento y cocina (72,3%), y el 24,5% se dedica a la asistencia y cuidado de personas. 

Específicamente en el caso de la provincia de Buenos Aires, según consta en el último informe del Observatorio de empleo, alrededor de 362 mil personas se desempeñan como personal auxiliar en casas particulares, y el 99% de estas personas también son mujeres. Se trata de la tercera rama en importancia como fuente de empleo de las mujeres, y representan el 18% del total de las asalariadas en la provincia.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

El dato más importante, a la luz de las modificaciones que desde ahora se aplican en Argentina mediante DNU, es que solamente el 22% de estas trabajadoras cuenta con empleo registrado, por lo que el 78% restante quedaría más desprotegida frente a un posible despido.

Además de la baja registración, el empleo en tareas de cuidado implica además la falta de acceso a otros derechos: según este mismo informe el 74% no tiene obra social, el 70% no cobra aguinaldo, el 69% no tiene vacaciones pagas y el 72% no tiene días por enfermedad cubiertos. 

En el ámbito nacional la situación es similar a la de Buenos Aires: según los últimos datos disponibles el 76,8% de las trabajadoras domésticas en casas particulares son informales. Según el último informe del Ministerio de Trabajo “este porcentaje es considerablemente mayor que en el caso del resto de mujeres asalariadas, donde la tasa de informalidad es en promedio 25,2%. Si se considera únicamente a las ocupadas que desarrollan tareas que no requieren calificación, la informalidad aumenta al 44%”. 

La baja tasa de registración a nivel nacional también impacta en otros ítems: apenas el 9,4% tiene acceso a una obra social, el 18,8% al aguinaldo y el 3,3% a seguro por accidente.  En tanto, solamente el 13,9% tiene vacaciones pagas, el 16,4% goza de pago por enfermedad y únicamente el 5,2% accede a la licencia por maternidad.

Por otro lado, según el mismo documento, la tasa de no registro es mayor cuanto menor es la cantidad de horas que las personas trabajan en el empleo principal (entendiendo este como la casa en la que cumplen tareas una mayor cantidad de horas), así como en aquellas de trabajadoras que tienen una antigüedad menor a un año.

En la provincia de Buenos Aires, 362 mil personas trabajan en casas particulares.

En este sentido, la modificación del artículo 92 bis de la ley 20.744 de Contrato de Trabajo, que extiende el periodo de prueba de 3 a 8 meses, podría complicar aún más esta situación.

Además de ser mayoría en las tareas de cuidado remuneradas, las mujeres también lo son en lo que respecta a las no remuneradas. Según los datos de la provincia de Buenos Aires, el 48% de las ocupadas son al mismo tiempo jefas de hogar y alrededor de 3 de cada 10 jefas tienen hijas/os menores de 18 años a cargo. 

De acuerdo con el informe del Observatorio de Empleo, “la rama servicio doméstico evidencia los menores ingresos promedio del total de ramas de la economía”, algo que “refleja la escasa valoración económica y también social que todavía se les otorgan a los trabajos reproductivos y de cuidado”.

Sin embargo, y según un informe de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género, el Trabajo Doméstico y de Cuidados No Remunerado (TDCNR) representa un 15,9% del PBI, y es el sector de mayor aporte en toda la economía, seguido por la industria (13,2%) y el comercio (13%). 

El caso de las mujeres migrantes en este rubro es particular: constituyen el 9,1% del total, un número que si bien parece bajo supera con creces al que ocupan en otros rubros, donde solamente alcanzan al 3,9%. La otra diferencia con respecto a las mujeres nacidas en Argentina es que mientras el grado de calificación de quienes realizan estas tareas es bajo (solo 11,7% está por encima de lo requerido), las mujeres migrantes están por lo general sobrecalificadas para ese puesto.