50Y50
gestión de consensos

Pongamos el foco en lo que de nosotras depende

20230312_mujer_trabajo_genero_shutterstock_g
Más allá. El 50% de ejecutivas tiene mandos medios; falta que estén en puestos de conducción. | shutterstock

Hace años que nos vienen advirtiendo desde el Foro Económico Mundial que tomará más de un siglo lograr la igualdad de género en la participación de la mujer en la economía.  Hace más de 15 años que el porcentaje de 5% de mujeres CEO a nivel global no varía.

Pongamos entonces el foco en lo que de nosotras depende.

Networking: esto es para todas, independientemente del momento en que estés. Tu agenda vale mucho y, si bien podés tener vínculos generados por tu rol de hoy en determinada empresa, puede que mañana no estés allí y sea solo tu nombre lo que va a conservarlos. ¿Cómo lograr un nombre propio, es decir tu marca? Conociendo y haciéndote conocer. La participación activa en organizaciones, cámaras y asociaciones te va a permitir acceder a diversidad de perfiles, escuchar puntos de vista diferentes y entrenarte en identificar quiénes detentan el poder, entre otras cosas. Estar siempre en el microclima de tu empresa es como vivir en una burbuja, terminás pensando que por ahí pasa todo y cuando salís el golpe es fuerte.

Acceder a puestos de mando no requiere más horas de trabajo sino otro tipo de labor

He conversado con mujeres profesionales de gran trayectoria corporativa que a sus 50 años no tenían agenda propia, lo peor es que estaban tranquilas pensando que sí la tenían porque sus tarjetas corporativas les abrían todas las puertas. Sería ideal que tengas esto en mente desde el día uno, el networking de calidad no es algo adicional sino constitutivo de tu carrera profesional. Además del presencial, hoy se suma el digital, no se trata de uno u otro, los dos son fundamentales. Para lograr un nombre propio te tienen que identificar con aquello que te hace fuerte. Indagá en eso y desarrollalo de forma tal que, cuando aparezca en una conversación un área determinada de expertise, tu nombre venga a la mente, seas una marca. Muchas veces escucho que esto es un tema de emprendedores, no es así, también es clave para el que hoy está en una corporación.

Aprovechá el momento: si estás en una etapa de tu ciclo vital en la que disponés de tiempo y energía, aprovechala. Va a haber algunas en las que tu tiempo se va a diversificar en otras responsabilidades. Sabemos que hoy la flexibilidad del trabajo remoto es un gran beneficio pero evaluá si no te estás perdiendo de situaciones que solo ocurren en el cara a cara. No es estar todo el tiempo, es estar cuando hay que estar para no perder oportunidades.

Tus aliados, tu red: ¿con quiénes contás dentro y fuera de la empresa?, ¿cómo es tu relación con la competencia? Cuando escucho que alguien busca un mentor, me pregunto si el mentor querrá invertir tiempo en esa persona. El mentoreo es una dinámica de aprendizaje de doble vía y hoy este concepto está más vigente que nunca. Desde el lugar que hoy ocupás, cualquiera sea, podés sumar valor en una relación si sabés escuchar el interés de la otra persona. Es puro entrenamiento y lleva tiempo. La competencia no es el enemigo; por el contrario, convertir al competidor en una persona con quien tengas un vínculo sano es clave.

La marca propia se hace conociéndote y haciéndote conocer, recomienda la especialista

Superar el mando medio: sabemos que hay un 50% de mujeres en mandos medios y la caída de este porcentaje a la posición de CEO es estrepitosa. ¿Qué hacer para superar el mando medio? En principio, cosas distintas de las que hiciste para llegar hasta aquí. Ese salto no requiere de muchas más horas de trabajo, requiere otro tipo de trabajo mucho menos operativo y más estratégico. Aquí es importante ser propositivo, generar ideas y animarse a presentar debates que hagan repensar el statu quo.

Mujeres en directorios: tenemos la opción de continuar nuestra vida productiva integrando un rol en directorios. En WCD (Women Corporate Directors), organización que colidero con Tamara Vinitzky, socia de KPMG –Sponsor Global–, contamos con una base de 110 miembros, todas ellas directoras de grandes compañías que califican para ocupar estos lugares. Cuando en los foros globales nos encontramos con miembros de otros capítulos (son más de 80 capítulos a nivel mundial), tomamos conciencia de que se nos están abriendo grandes posibilidades. Vimos esta oportunidad hace cinco años, cuando lanzamos el capítulo nacional de WCD y trajimos a nuestro país la certificación Next Board, tu próximo paso hacia un directorio, para lo cual buscamos aliados de prestigio como Ucema, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y KPMG. Hoy estamos a punto de iniciar nuestra tercera edición, con lista de espera para la del próximo año.

No dejemos que los mensajes de las estadísticas nos desalienten, tampoco fortalezcamos sesgos ni nos atribuyamos el síndrome del impostor como si no le pasara al 70% de la población en algún momento. Las nuevas generaciones deben ser alentadas con todo lo que podemos hacer, cosas que de nosotras dependen.

*Es cochair de Women Corporate Directors (WCD) Argentina.