miércoles 12 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Traspié alemán
25-08-2020 17:52

El aeropuerto fantasma de Berlín se inaugura después de más de 30 años

Luego de décadas de planificación y seis inauguraciones postergadas, el aeropuerto Brandenburg "Willy Brandt" anuncia que comenzará a funcionar el 31 de octubre.

25-08-2020 17:52

Tal vez este año 2020, finalmente, el nuevo aeropuerto de Berlín, Brandenburg Willy Brandt, escape de la maldición que lo persigue: un aeropuerto sin aviones y sin pasajeros. Comenzó a planificarse en 1989, después de la caída del muro de Berlín y lleva 31 años sobreviviendo a sus propias turbulencias. 

Cuando el muro dejó de tener sentido y Alemania se reunificó, la capital necesitaba un aeropuerto de mayor envergadura. Tegel, en la antigua Berlín Occidental, y Schönefeld, en Berlín Oriental eran muy pequeños. La construcción comenzó en 2006. Se había presupuestado un costo de obra de € 2,83 mil millones, pero en una de las mayores economías del mundo, los gastos se triplicaron por varios errores consecutivos: falta de coordinación entre proyectistas y conductores, cambios en la gestión, tecnologías demasiado nuevas y un sistema contra incendios que nunca lograba funcionar. 

Cómo serán los aeropuertos tras el paso del coronavirus

Apostando a futuro, en 2014, los dentistas Constanze y Hans-Joachim Schönberg invirtieron € 600.000 en instalar un consultorio de emergencias con seis salas en el aeropuerto y, a pesar de que la fecha de inauguración se postergó innumerables veces, se quedó y asumió las consecuencias: “Ya no creemos en ninguna fecha”, decían en 2016, e hicieron bien.

De todos modos, los bomberos y el servicio de Aduana, con los años se fueron sumando para hacerles compañía, aun cuando el lugar no tuviera actividad. 

Engelbert Luetke Daldrup, GmbH del aeropuerto, lo testimonia: “vimos que el sector de equipajes especiales las cosas no funcionaban bien y tuvimos que corregir procesos. Lo llamamos coordinación de filas, para que los grupos se movilicen correctamente por todo el edificio. 

¿Cómo son las medidas de seguridad sanitarias en los 35 aeropuertos argentinos?

Cambiaron a tres directores generales y se pusieron seis fechas para inaugurarlo, pero siempre hubo que postergarlas porque no llegaban. Cuando ya se hablaba de la maldición del Brandenburg, ni el COVID-19 pudo pararlos. Ya está listo. Justo ahora que pocos viajan en avión.

El gerente Hartmut Mehdorn llamó hace poco a una conferencia de prensa y se sinceró: “lo que vivo cada día en el aeropuerto es una caja de sorpresas, todos los días pasa algo. Sería la primera vez que todo salga como está planeado, pero existe el peligro de que vuelva a producirse una demora. 

Franz-Josef Schlapka, titular de la Sociedad de Gestión de Proyectos (IGS) decía “tantos aplazamientos son un desastre. Los empresarios que han invertido aquí son dignos de lástima. Tienen que estar esperando a ver qué pasa y nunca pasa nada, se tiene muy poca consideración con ellos. En el fondo, se trata de maniobras políticas y no se tienen en cuenta a los contribuyentes”.

Cada mes de demoras cuesta millones de euros: “Lo que se pueda terminar se terminará y lo antes posible”, se defendía Mehdorn.

Se anunció que el aeropuerto se inagurará finalmente el 31 de octubre de este año y que los primeros vuelos comerciales despegarán a partir del 1 de noviembre.

Cuando todas las aerolíneas ya se hayan mudado a su nuevo hangar, Tegel pasará a ser parte del pasado de Alemania. Ryanair, EasyJet, Eurowings, Air Berlin y Sundair ya dijeron presente, pero lo que realmente necesitaría Brandenburg para ganar peso en el mercado internacional es convertirse en hub de una aerolínea importante. Digamos… Lufthansa. La empresa, después de muchos rodeos (no quería aventurarse a dejar sus centros de operaciones de Munich y Frankfurt), finalmente aceptó, le dieron el mayor hangar del predio gigantesco, y todos sus vuelos llegarán y saldrán de Brandenburgo a partir del 8 de noviembre


Se cree que por él pasarán 34 millones de pasajeros por año.

Lo cierto por ahora, es que el último abril se puso el aeropuerto en funcionamiento con un día de prueba, sin aviones, desde luego. Y en mayo se le otorgó la licencia. Aunque algunos alemanes desbordan optimismo, otros fruncen el ceño, ya que no creen que opere hasta 2021. Ante todo, cuando escuchan que, a los postres, se planea agregarle un tren de levitación magnética. A falta de males, el coronavirus tiene otra vez a maltraer a la tierra natal de Willy Brandt, Premio Nobel de la Paz en 1971.

¿Cortará las cintas el aeropuerto alemán de siete mil millones de dólares? Lo creeremos cuando lo veamos.

CP