sábado 03 de diciembre de 2022
ACTUALIDAD EL ACUSADO, CON DOMICILIARIA

Arrancó el juicio contra el agresor del playero Arturo López: "Tenemos miedo de que no se haga justicia"

La Justicia porteña arranca este miércoles 9 de noviembre a juzgar a Carlos Manuel Andrés, el joven de 18 años que propinó un golpe en la cara del trabajador del estacionamiento. Pese a que estuvo prófugo, le aplican la ley de menores. El reclamo de la familia y cómo está su salud.

En diez días se cumplirá un año de la violenta situación que cambió la vida de Arturo López y su familia, que quedó grabada y generó una fuerte conmoción en todo el país. Aquel viernes 19 de noviembre, Carlos Manuel Andrés (18), sin mediar palabra, pegó un fuerte golpe en la cara de este playero de 66 años que quedó inconsciente y aún hoy permanece internado. En ese marco, hoy arranca el juicio. 

La primera audiencia en el marco del proceso arrancó a las 9.30 en la sede de la Justicia porteña con el joven que estuvo prófugo, luego con preventiva y a pesar de todo eso fue beneficiado con prisión domiciliaria en el banquillo de los acusados. Se lo acusa de lesiones gravísimas mientras que la Fiscalía a cargo de Mauro Terezko había pedido el juicio por tentativa de homicidio y lesiones gravísimas de manera subsidiada. 

La hija del playero golpeado le respondió al agresor: “Nada de este circo me sirve”

El juicio se comenzará a desarrollar de una manera cuestionada por la querella que representa a la familia de López. Sus hijas Florencia y Agustina López vienen insistiendo en toda la primera instancia con que el proceso tenga carácter público como cualquier otro, frente a una decisión de la justicia de tratarlo con los parámetros que exige la ley para un menor de edad. 

El criterio tomado para aplicar esa decisión tiene que ver con que al momento del hecho el acusado tenía 17 años, con lo cual hasta lo lleva a cabo el Juzgado Penal y Penal Juvenil 11 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Alejandro Villanueva. "El Juzgado se ha manejado de manera muy hermética incluso con las partes, lo del juicio fue muy rápido y quieren que se sepa lo menos posible", confió a PERFIL una fuente ligada a la causa. 

En esa línea, el juez dispuso que no se podrán difundir datos respecto de lo que ocurra en la audiencia y tampoco filmaciones o fotos del acusado, que ya tiene 18 años.

De acuerdo a lo que pudo saber este medio, la próxima audiencia será el viernes, día en el que están citadas las hijas de López. La semana que viene también concurrirán más de una decena de testigos, gran parte de ellos convocados por la Fiscalía.

"Cuando la jueza dictó la preventiva nos sentimos acompañadas. Pero 25 días después la misma jueza lo mandó a la casa y fue como caer en que estamos solas. No sabemos como cambió el criterio en tan poco tiempo", se quejó Agostina, hija de López, en diálogo con PERFIL.

"Tenemos miedo de que no se haga justicia". Esa fue la respuesta que dio la joven ante la consulta de qué expectativas tienen sobre el juicio, en el que pedirán una pena de efectivo cumplimiento. "Estamos mal predispuestas para esta situación. La verdad no sabemos con qué va a salir el juez, si van a pensar en el pobre pibe menor de edad o en el pobre Arturo que le arruinaron la vida y sigue internado", siguió.

Cómo está el playero

La grabación que tomó la cámara de seguridad de la cochera en la que trabajaba en la calle Moreno del microcentro porteño es elocuente. El material está desde el principio en el expediente y es una de las pruebas principales contra el joven que casi mata a López.

Muestra el momento en el que el playero, que hoy tiene 67 años, cayó al piso y quedó en el estado que hoy lo mantiene internado. El cuadro que le generó el traumatismo de cráneo por el golpe del agresor le produjo, a su vez, un daño permanente en sus capacidades: más allá de que ha mejorado notablemente su salud y hasta puede mantener conversaciones, hay secuelas que tendrá para siempre.

La hija del playero criticó a la Justicia por la domiciliaria del agresor: “Se nos ríe en la cara”

Así lo expresaron en varias entrevistas Florencia y Agostina, sus hijas, que desde aquel día de fines de 2021 no pasan una jornada sin ir a visitarlo, a cuidarlo y a apoyarlo. "Él continúa con la rehabilitación, mucho no ha cambiado, hace lo que puede. Nosotras nos tratamos de organizar para ir todos los días y que él nos vea, que esté acompañado. Pero pasó un año, no sabe lo que pasó y no hay chances de que eso ocurra", agregó Agostina.

playero de 66 años Arturo López 20211125
Agostina y Florencia López, las hijas del playero.

Para la familia de la víctima, sus dos hijas y su ex pareja y abogada representante de la querella, Miriam Luna, el escenario judicial se ha prestado a que el agresor de muestras de cierto nivel de impunidad.

"A pesar de que hay un video como prueba contundente, a pesar de que la pericia médica indica que las secuelas son gravísimas e irreversibles, a pesar de que Manuel Andrés estuvo prófugo más de cinco meses con pedido de captura nacional e internacional, de que hice hasta lo imposible para que el caso se haga público, nada parece necesario para reclamar justicia", lamentó Florencia a través de su Twitter

Cronología del dramático episodio

El 19 de noviembre de 2021 no fue un día más para López. El empleado del estacionamiento ubicado en el centro no se vio venir el golpe del agresor porque estaba, relatan en la causa, tratando de calmar una discusión entre un compañero de ventanilla y la madre de Carlos Manuel Andrés, que se había quejado por un rayón en el auto. Ese día fue trasladado de urgencia a un hospital y estuvo meses sin recuperar su conciencia. 

A los pocos días, la Justicia dictó el pedido de captura. No se presentó. 

Mientras la familia de la víctima permanecía en vilo y atenta al delicado estado de salud del playero, el joven estaba prófugo. Lo estuvo por más de cuatro meses, hasta que decidió entregarse el 30 de abril de este año en la División Enlace Institutos Alojamiento de Menores de la Policía, y quedó a disposición de la jueza de Menores Carla Cavalliere. 

Ataque al playero en el estacionamiento: para el padre del agresor, Arturo López "era un reverendo hijo de..."

Ese día, la magistrada dictó la prisión preventiva para el agresor, que permaneció detenido en un instituto de menores porteño. Para ese entonces, el padre del agresor, Javier Andrés, declaraba sobre el playero: "No era un viejito bueno como lo quieren hacer quedar. (...) Metió a mi hijo en un terrible quilombo y encima no se aguantaba ni un palmazo. Es un viejo de cartón".

A pesar de que el contexto no parecía dar lugar a beneficios procesales, el 2 de junio pasado el agresor fue beneficiado con la prisión domiciliaria, monitoreada con una tobillera electrónica. En esa condición llega hoy al juicio. 

 

AS/fl

En esta Nota