martes 05 de julio de 2022
ACTUALIDAD Castigo irracional

Denuncian a profesor por obligar a sus alumnos a quedarse horas bajo el sol, sin agua y aislados

El docente fue acusado por familiares de los estudiantes y el hecho se hizo público en redes sociales. Desde la institución informaron que trabajarán para que esto “no vuelva a ocurrir” y el director expresó que “intentó persuadirlo para que deponga su actitud”.

23-05-2022 13:00

Un profesor de la Escuela Regional de Agricultura, Ganadería e Industrias Afines (ERAGIA) de Corrientes, identificado como Cristian Pletsch, fue denunciado por sus alumnos tras obligarlos a estar parados bajo el sol durante cuatro horas, abrigados y sin poder almorzar o tomar agua.

La denuncia se hizo pública y comenzó a circular en redes sociales. Familiares de los estudiantes castigados, quienes son menores de edad, señalaron que un grupo de ellos quedó padeciendo cuadros de fiebre, escalofríos y estrés.

La hermana de uno de los alumnos, Ailín Morales, fue quien publicó y expuso en Twitter el violento accionar que el docente Pletsch aplicó como reprimenda para su grupo de estudiantes. 

Denuncia
La hermana de uno de los alumnos violentados hizo pública la situación en Twitter.

“Hoy en la escuela ERAGIA un profesor retuvo desde las 11hs a las 14:30 a un grupo de alumnos parados bajo el sol, sin poder tomar agua, sacarse los abrigos, sin almorzar ni ir al baño, prohibiéndoles totalmente que se sienten o apoyen porque ‘así iban a aprender’, porque se perdió una herramienta de trabajo”, narró Morales.

En Neuquén no dejaron ir al baño a un nene de 6 años y se hizo encima: renunció la maestra

La joven agregó que “también les sacó los celulares y les prohibió que se comuniquen con sus padres”. “Durante todo el tiempo los violentó verbalmente y amenazaba con medidas disciplinarias”, aseguró.

El director sabiendo lo que pasaba no hizo nada por ellos hasta que los padres se enteraron por otro tutor”, denunció Morales y sostuvo que la situación llegó al punto de que una alumna se desmayó a raíz de un ataque de pánico.

Denuncia
En un hilo de tweets la joven relató las diferentes agresiones que vivieron los estudiantes durante el periodo en el que fueron retenidos dentro de la institución.

La joven relató que una de las estudiantes le pidió agua ya que necesitaba tomar una pastilla, a lo que el profesor le habría contestado: “A mí que me importa, vos te podés morir si querés y a mí no me importa hasta que aparezca la piedra (herramienta faltante)”. Asimismo añadió que incluso sacó bidones de agua y los puso frente al grupo “para que vean que agua tenía pero que no les iba a dar”.

En diálogo con el diario local El Litoral, Morales explicó que el violento episodio tuvo lugar a la hora de salida de las lecciones prácticas, momento en el que el hombre acusó a los estudiantes de robarles una piedra de afilar “con mucho valor sentimental”.

La institución educativa informó que hará una reunión con tutores “para que esta situación no vuelva a ocurrir” y desde la Dirección se iniciaron acciones administrativas según las normativas de la Universidad Nacional del Nordeste, de la cual es dependiente.

Tiene 10 años, robaron la bandera de su escuela y compró una con los ahorros que juntaba para una pelota

“En todo momento intenté persuadir para que el profesor deponga su actitud, me dijo que él asume la responsabilidad de lo que estaba pasando. En ningún momento lo avalé”, argumentó por su parte el director de la institución, Leopoldo Payes, quien calificó el hecho como “un caso de falta grave para la que ya se inició la acción sumarial” y añadió que se trata de una “situación compleja”.

Según continuó explicando la joven denunciante al medio correntino, Pletsch notó la ausencia de la piedra de afilar al final de la clase, cuando varios alumnos ya se habían retirado y, a pesar de revisar las mochilas de los que quedaban y constatar de que ninguno tenía la herramienta, no permitió que los jóvenes se retiraran.

“Al contrario, los obligó a pararse en el sol. Quedaron retenidos los estudiantes de cuarto, a los que les quitó el celular, y algunos de sexto. También les quitó el agua y la comida y les prohibió quitarse los abrigos, sentarse o apoyarse”, expresó Morales y agregó: “Todo el tiempo los violentó verbalmente, les mostraba los celulares y decía ‘miren cómo llaman sus padres preocupados’ mientras se reía”.

 

AS/ff