domingo 09 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Astronomía
21-09-2020 17:34

La Luna nació cuando otro planeta chocó contra la Tierra

La NASA desclasificó varias fotos que hace 50 años trajo Apolo 13 para ahondar en la Teoría del Gran Impacto: el satélite surgió luego de un choque de planetas.

21-09-2020 17:34

Este lunes, la NASA informó que desclasificó un material secreto que conservó bajo llave desde 1970: numerosas fotos de la Luna que fueron tomadas por la nave Apollo 13, en su misión de reconocimiento del satélite terrestre. ¿La razón? Utilizarlas para una nueva perspectiva investigativa que parte de la hipótesis de que la Luna es el producto del choque de dos planetas, uno de los cuales podría ser la Tierra.

Entre los años 60 y 70, el programa Apollo envió nueve misiones a la Luna. En seis de ellas, los astronautas alunizaron en forma segura.

En esas incursiones trajeron muestras del suelo lunar y el análisis de una de esas piedras está revolucionando todo lo conocido hasta ahora.

De ser así, esto echaría por tierra o corroboraría la información divulgada recientemente por el Centro Espacial Goddard, en boca de la científica Isabelle Yan “Los científicos creen que un objeto del tamaño de Marte colisionó con la Tierra hace 4.500 millones de años".

"La fuerza de esta colisión fue tan impresionante que desprendió materiales de la Tierra y del objeto con el que colisionó, y los envió hacia el espacio”, sostiene Isabelle Yan 

“Hay una inmensa diferencia entre el maquillaje moderno y elemental que lucen la Tierra y la Luna y queremos saber por qué”, se pregunta el científico planetario de NASA Justin Simon quien junto con su colega Tony Gargano publicaron sus impresiones en el periódico Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias. Ambos son miembros de la división Ciencia de Investigación y Exploración de Astromateriales, que pertenece al Centro Espacial Johnson, en Houston. “Ahora sabemos que la Luna fue muy diferente desde el comienzo y se debe probablemente a la Teoría del Gran Impacto”, abundaron.

Lo que sí se mantiene inalterable es la cara de la Luna. A diferencia de la Tierra, que ofrece una superficie siempre cambiante, por culpa de la erosión y la actividad de las placas tectónicas, el rostro lunar siempre se ve igual.

Esa cara de piedra, inexpresiva, y lejana, esconde sin embargo, información importantísima para comprender incluso el origen de nuestra propia casa. Y tal vez en alguna época tuvo mejor semblante. 

Es más, el Orbitador de Reconocimiento Lunar (Lunar Reconaissance Orbiter, en inglés) de la misión Discoveries de la NASA, aportó material que hizo pensar que la luna tal vez tuvo actividad volcánica cuando la Tierra estaba habitada por dinosaurios.

A casi 387 mil kilómetros de la Tierra, un día en la Luna equivale a 27 de nuestras jornadas, pero con temperaturas inimaginablemente extremas: -232º C a 222 º C. 
A pesar de que al hablar de ella, todo parece desmesurado, la Luna es una aliada. Atempera nuestro clima, ayuda a la Tierra a mantenerse en su eje y es la causa de un ritmo de mareas que inspiró navegantes y poetas durante miles de años. 


A raíz de toda esta convulsión lunar, el centro Espacial Goddard responderá todas las dudas que surjan sobre nuestro fiel satélite, el 26 de septiembre.

Esta flamante línea investigativa comenzó cuando Simon y Gargano encontraron diversas cantidades y tipos de cloro en las rocas lunares. El cloro existe –describen- en forma liviana o pesada, términos que aluden a la variación de su estructura atómica. Comprobaron que las piedras lunares contienen alta concentración de cloro pesado, mientras que en las terrestres abunda el cloro liviano. En la Teoría del Gran Impacto, los estudiosos sostienen que cuando los dos planetas se encontraron, la Tierra dominó el proceso y se quedó con la fórmula liviana, fácilmente evaporable, mientras que el satélite en formación se llevó el cloro pesado.

En esta Nota