lunes 20 de enero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / GUERRA COMERCIAL
lunes 13 enero, 2020

Acuerdo comercial de Trump plantea dudas: ¿cumplirá China?

Después de tres años de tuits y aranceles, el presidente Donald Trump ha llegado a su momento chino.

Shawn Donnan y Jenny Leonard

U.S. Pain Foto:

Después de tres años de tuits y aranceles, el presidente Donald Trump ha llegado a su momento chino.

Se espera que el acuerdo de fase uno que se firmará el miércoles incluya los compromisos de China de respetar la propiedad intelectual estadounidense y no manipular su moneda. Funcionarios estadounidenses también anticipan US$200.000 millones en nuevas compras que deberían ayudar a reducir un enorme déficit comercial y reparar parte del daño padecido por los agricultores. Le da a Trump al menos un acuerdo parcial que muchos escépticos dudaban fuera posible. En otra concesión, Trump ha revocado una decisión de agosto de designar a China como manipulador de divisas.

Pero incluso esa victoria política deja a Trump confrontando el mismo enigma sobre China que ha agobiado a sus predecesores. El acuerdo amplio y bipartidista en Washington es que los presidentes estadounidenses han sido engañados durante décadas por una China que a menudo no ha cumplido sus promesas.

Trump y sus lugartenientes, por supuesto, insisten en que esta vez es diferente, que los expertos que ven la fase uno como un disfraz de las antiguas garantías están equivocados. A diferencia de los acuerdos negociados por administraciones anteriores, este es ejecutable, dicen, y habrá repercusiones económicas reales e inmediatas para China si no cumple.

“Creemos que fue una buena negociación, creemos que hará una verdadera diferencia”, dijo el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, a periodistas el 13 de diciembre. “Un escéptico diría ‘ya veremos’, y esa es probablemente una buena posición. Pero nuestra expectativa es que cumplan con sus obligaciones y, en cualquier caso, son exigibles”.

Además, no es el final de la historia, dice la Casa Blanca. Próximamente, aunque incluso Trump reconoce que probablemente no antes de las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, habrá un segundo acuerdo que abordará las quejas estadounidenses de larga data que no están cubiertas en el documento inicial de 86 páginas. Entre ellas: los subsidios estatales, desde préstamos con descuento hasta electricidad barata, que han alimentado un creciente club de multinacionales chinas.

Algunos dentro y cerca de la Casa Blanca tienen sus propias dudas de que alguna vez se materialice la segunda parte. Sin embargo, la pregunta más inmediata es si China cumplirá con sus promesas de la primera fase. Y si no, la pregunta es si Trump tendrá el coraje político para tomar medidas antes de las elecciones, incluso si corre el riesgo de agitar los mercados en los que está depositando sus credenciales económicas.

“Hay una disposición de aplicación real”, dijo el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin el domingo en Fox News. “Y si no cumplen con el acuerdo, el presidente retiene la autoridad de aplicar aranceles, tanto los aranceles existentes como aranceles adicionales”.

En un memorando de puntos de conversación distribuido a sus partidarios el mes pasado, la administración dijo que llamaba a cada país a establecer una oficina especial para monitorear la implementación del acuerdo y abordar cualquier disputa. Si los conflictos no se resuelven en un plazo de 90 días, Estados Unidos podría tomar medidas “proporcionadas” no especificadas contra China y viceversa. Cualquiera de las partes también podría abandonar el acuerdo, por supuesto.

Pero algunos analistas dicen que dicho marco corre el riesgo de ser inherentemente político.

Wendy Cutler, negociadora comercial veterana, ahora en el Instituto de Política de la Sociedad de Asia, dice que al no diferir a paneles o árbitros independientes, el mecanismo de disputa deja la cuestión de las violaciones, y cómo responder, a discreción del espectador. Eso significa que es probable que la política y las presiones e intereses económicos en competencia interfieran, como lo han hecho antes. También significa que el único árbitro de si los chinos están cumpliendo su parte del trato será la administración Trump, que puede ser reacia a admitirlo si no es así.

“¿Qué dice de sus logros clave de negociación si el presidente tiene que admitir que el acuerdo no está funcionando según lo previsto?”, dice Cutler.

Los agresivos

Steve Bannon, exestratega jefe de la Casa Blanca de Trump, dice que no habrá suficiente tiempo antes de noviembre para que el presidente tome medidas si China no cumple con los términos del acuerdo. “No creo que podamos determinar si honraron sus compromisos hasta después de las elecciones de 2020”, dice.

Bannon, quien desde que dejó la administración en 2017, ha convertido la agresividad hacia China en una parte central de su marca, dice que las personas de línea dura como él, que ven a la China comunista como una amenaza existencial para Estados Unidos, siguen decepcionadas por un acuerdo de fase uno que consideran alivia la presión sobre Pekín. Una segunda fase solo será posible si China se ve sometida a una “coacción extrema” por un asalto económico en múltiples frentes, incluidas las restricciones de acceso a los mercados de capitales estadounidenses, dijo a Bloomberg News.

Los observadores más moderados también tienen sus dudas. Jude Blanchette, experto de China en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, dice que ya hay indicios de que la nación asiática, y particularmente sus propios nacionalistas económicos, han sido envalentonados por el acuerdo de primera fase y están ignorando los compromisos que incluye.

“Hay una muy buena posibilidad de que solo veamos una repetición de este espectáculo, que ciertamente ha estado sucediendo desde la adhesión de China a la OMC en 2001, haciendo lo que puede para cumplir la ley al pie de la letra, pero en formas que fundamentales ignoran el espíritu de la misma”, asegura.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4880

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.