2nd de March de 2021
BLOOMBERG
21-04-2020 19:57

Apertura al azar es riesgosa para salud y economía: M. El-Erian

EE.UU. está polarizado sobre cuándo y cómo reabrir su economía. Se está presionando a los gobiernos estatales para que tomen decisiones con una evaluación menos que exhaustiva de las compensaciones entre la salud pública y la economía, lo que aumenta la probabilidad de un patrón intermitente que, si tenemos una suerte increíble, podría conducir a un resultado deseable, pero también enfrenta el considerable riesgo de terminar con lo peor de ambos mundos.

Mohamed El-Erian
21-04-2020 19:57

EE.UU. está polarizado sobre cuándo y cómo reabrir su economía. Se está presionando a los gobiernos estatales para que tomen decisiones con una evaluación menos que exhaustiva de las compensaciones entre la salud pública y la economía, lo que aumenta la probabilidad de un patrón intermitente que, si tenemos una suerte increíble, podría conducir a un resultado deseable, pero también enfrenta el considerable riesgo de terminar con lo peor de ambos mundos.

Las circunstancias están empujando a la mayoría de los gobiernos estatales a lo que los economistas llaman soluciones de esquina, es decir, posiciones extremas que, en este caso particular, son más pronunciadas que analíticamente razonables.

Por un lado, está la decisión de reabrir las empresas y la sociedad, lo que permite la reanudación gradual de la actividad económica y los medios de vida normales. Ahora bien, esto conlleva un riesgo considerable de otro aumento en las infecciones y las muertes.

En el otro extremo está la decisión de mantener requisitos estrictos de distanciamiento social, incluidos los mandatos de quedarse en casa, para contener la propagación del virus mientras los científicos trabajan arduamente en soluciones de salud. Sin embargo, esto tiene un costo económico considerable que también tiene consecuencias para la salud. Cuanto más prolongado sea el confinamiento, mayor será el daño al bienestar económico actual y futuro, mayor será el riesgo de inestabilidad del mercado y más urgente será la amenaza de inseguridad financiera familiar que agrava la ansiedad, la irritabilidad, la angustia mental, la violencia doméstica y la adicción a los opiáceos.

Estas dos posiciones se enfrentan en televisión y en la calle en tiempo real. La salud y los intereses comerciales son cada vez más contradictorios. Las protestas que piden la reapertura —“liberación”— de la economía están aumentando, afirmando que la cura es peor que la enfermedad. Otros, con menos presencia en las calles, piden mantener el distanciamiento social.

La mejor manera de canalizar este conflicto hacia un lugar seguro y sostenible es el rápido progreso en la reducción de lo que los expertos médicos llaman la “R-subcero” de COVID-19 —el número promedio de personas que contraen el virus de una sola persona infectada— a través de avances en tres áreas clave: identificación de transmisores de virus y seguimiento de sus interacciones; mejora de la capacidad de tratar enfermedades; e inmunidad creciente.

Investigadores siguen trabajando para determinar el número preciso para la COVID-19; estimaciones tempranas e inherentemente ruidosas e inestables lo ubican entre 2 y 3. Y aunque se está haciendo un progreso constante todos los días para reducir esa cifra, a falta de un gran avance en las próximas semanas, pocos expertos en salud esperan que caiga por debajo de 1 pronto.

Otra forma de conciliar los conflictos es encontrar mejores formas de contener el daño mientras continúa el cierre económico, es decir, construir una pista económica y política mejor y más larga para dar a los expertos en salud tiempo para prevalecer sobre el virus. Sin embargo, por mucho que el gobierno y la Reserva Federal lo hayan intentado, ha resultado difícil evitar el desempleo generalizado, compensar sustancialmente las pérdidas de ingresos y contener la inestabilidad del mercado. Simplemente no hay suficientes líneas de transmisión de políticas disponibles, claridad o formas eficientes para contrarrestar los costos multifacéticos de un cierre económico repentino en todo el país que se agrava por el colapso de la economía global.

El resultado de todo esto es una alta probabilidad de que EE.UU. reabra la economía de manera no sincronizada entre los estados, que no solo decepcionará a ambos lados del debate, sino que también eleva el riesgo de un posterior cierre desordenado que resultaría aún más controvertido y posiblemente más perjudicial para la economía y la sociedad.

Citando la experiencia aleccionadora de Singapur, la mayoría de los expertos en salud dudan sobre la gran mayoría de las reaperturas bajo consideración, advirtiendo que corren el riesgo de ser prematuras y podrían provocar otro aumento en las tasas de infección y muertes. Es probable que los expertos en negocios concluyan que una reapertura no sincronizada y parcial hace poco por la economía, especialmente porque algunas personas y empresas se mantendrían al margen, la movilidad interestatal estaría restringida y la economía global y los mercados seguirían perturbados. Si ambas cosas se materializan, como sospecho que lo harían, la gran mayoría de los gobiernos estatales se inclinarían por volver a los estrictos requisitos de distanciamiento social. Con el tiempo, todo el ciclo de bloqueo-reinicio se iniciaría nuevamente.

Es demasiado pronto para decir si, tras tropezar con un patrón de parada-arranque-parada, el proceso terminaría causando aún más miseria y volatilidad humana o, en cambio, después de un comienzo difícil, produce una recuperación económica saludable y sostenible. Eso dependerá de soluciones médicas duraderas y mejores medidas de alivio económico. Todos deben aprender de los datos, adaptar su mentalidad y corregir su comportamiento para evitar lo primero y lograr lo segundo.

En esta Nota