martes 25 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Análisis
jueves 16 enero, 2020

Bloomberg: Kicillof, el hombre que retó a Paul Singer desafía a los acreedores de nuevo

Todavía luce sus patillas roqueras y el cuello de su camisa abierto, pero desaparecieron los insultos y los golpes de mesa. Los bonitas quieren saber si hay un "nuevo Kicillof"

Scott Squires

Axel Kicillof Foto: Cedoc
jueves 16 enero, 2020

Cuando Axel Kicillof, gobernador recién juramentado de Buenos Aires, subió al escenario el martes para dirigirse a los ansiosos acreedores extranjeros de la Provincia, no mostró nada del descarado y volátil antagonismo que lo ha convertido en un ídolo en algunos círculos aquí.

Claro, todavía luce sus patillas roqueras y el cuello de su camisa abierto, pero desaparecieron los insultos y los golpes de mesa que adornaban muchas de sus interacciones públicas con inversores extranjeros durante su período como ministro de Economía del gobierno federal hace años. Aunque transmitió un mensaje difícil a los bonistas —aceptar nuestra oferta de retrasar un pago de capital de US$250 millones con vencimiento el 26 de enero o arriesgarse a una situación “desordenada”—, reflejó moderación, calma y diplomacia.

Ahora, mientras deciden si aceptar la propuesta, los inversores se preguntan si se trata de un nuevo Kicillof, un político más maduro que ha dejado atrás algunos de sus rasgos más agresivos para trabajar en pro de un plan sostenible y justo para la reestructuración, la cual todos coinciden es inevitable en este punto. El enfrentamiento entre Kicillof e inversores se ha convertido en la salva de apertura en lo que seguramente será una renegociación más amplia de la deuda argentina este año. El Gobierno nacional, que tiene problemas de liquidez, se prepara lentamente para iniciar sus propias conversaciones con acreedores.

Hernán Lacunza cruzó a Axel Kicillof por la deuda: "Podrían cubrirse los vencimientos de enero"

“Él es el gobernador ahora, y tiene mucho más que perder”, dijo Alberto Bernal, estratega jefe de XP Investments en Miami, que ha estado siguiendo los pasos de Kicillof desde que saltó a la fama como viceministro de Economía en 2012. “El camino lógico aquí es el de la conversación”.

Kicillof apareció por primera vez en el radar de los inversores hace siete años cuando dirigió los esfuerzos del gobierno federal para expropiar a la empresa petrolera YPF SA. Más notablemente para los bonistas, él era ministro de Economía en 2014 de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando la administración desafió un fallo de la corte de Estados Unidos que dictaba pagar miles de millones de dólares adeudados a fondos de cobertura liderados por el multimillonario Paul Singer, lo que hundió al país en su segundo default en 13 años. Desde entonces, ha mantenido una estrecha relación con Fernández de Kirchner, convirtiéndose en uno de los aliados más destacados de alguien vilipendiado por los inversores.

Ahora, recientemente juramentado como líder de la provincia más poblada de Argentina, pide a tenedores de Buenos Aires de bonos extranjeros por US$500 millones que vencen en 2021 que acepten cambiar los términos de las notas para que el retraso en el pago no constituya un default. No ofrece ninguna compensación, pero insiste en que un punto muerto dará tiempo para una reestructuración más integral. Los bonos cotizan actualmente en 57 centavos por dólar.

Si bien Kicillof hace lobby para que los inversores acepten la exención (75% tiene que firmar para que surta efecto), hay un subconjunto de especuladores que apuestan que el pago se realizará de una forma u otra. Dicen que es poco probable que Kicillof o el gobierno federal permitan un default por defecto que provocará una pelea legal. En cambio, se opina que la provincia podría pedir un préstamo o buscar en sus arcas para obtener el efectivo.

Máximo Kirchner respaldó la postura de Axel Kicillof con la deuda bonaerense

También señalan que Kicillof ha sido pragmático en ciertos puntos en el pasado, como cuando llegó a un acuerdo sobre deudas impagas con el grupo de países acreedores del Club de París y compensó al productor petrolero español Repsol SA por la adquisición de YPF. Además, dado que estas negociaciones con acreedores son percibidas como una vista previa de cómo podrían ser las conversaciones con el gobierno federal para retrasar sus propias obligaciones, existe la sensación de que los funcionarios podrían querer mantener las cosas lo más amigables posible.

Para Joaquín Almeyra, operador de renta fija en Bulltick LLC en Miami, es demasiado arriesgado apostar por un giro amistoso de Kicillof.

“La verdad es que la propuesta de la provincia Buenos Aires tiene olor a engaño”, dijo Almeyra, quien realiza operaciones con provincias argentinas pero no tocará la deuda de Buenos Aires por el riesgo de que Kicillof cumpla con su amenaza e ignore el pago. “No tiene ningún sentido defaultear en un monto tan chico. La situación es grave, pero el default es mucho más costoso”.

Los optimistas convirtieron los bonos de la provincia con vencimiento en 2021 en unos de los mejores del mundo por un período que se extendió desde fines de agosto hasta principios de este mes, produciendo un retorno de más de 50% para los tenedores que confiaron en que se realizarán los pagos del 26 de enero. Esas ganancias se evaporaron parcialmente cuando la provincia dijo que buscaría conversaciones con los acreedores.

Algo similar sucedió a mediados de 2014, cuando los inversores subieron los precios de los bonos soberanos anticipando que Kicillof llegaría a un acuerdo con los acreedores para permitir que los pagos continuaran, solo para quedar mal cuando las conversaciones se interrumpieron y el gobierno federal incumplió una vez más.

En aquellos días, se le conocía como la espina en las costillas de los inversionistas, particularmente los fondos de cobertura que habían comprado la deuda de incumplimiento del país en 2001 a centavos por dólar y luego ganaron una orden judicial para recibir el reembolso total. Si bien Buzzfeed escribió un artículo en ese entonces en el que lo calificaban de “hermoso“, Business Insider lo etiquetó como el “político más peligroso de América Latina”.

La oficina de prensa de Kicillof se negó a comentar sobre su historial con inversores y cualquier plan sobre lo que sucede si no obtiene el consentimiento para cambiar los términos de los bonos.

Kicillof nació en una familia de clase media, hijo de un psiquiatra y una psicóloga que apreciaban los logros intelectuales. Ascendió a la política a través de una influyente organización estudiantil en la Universidad de Buenos Aires, donde obtuvo un doctorado en economía. Como profesor allí, dio una conferencia contra lo que llamó economía neoliberal y escribió libros sobre las virtudes de John Maynard Keynes.

El historial de Kicillof como defensor de línea dura de la intervención del gobierno en la economía le valió un lugar en la administración de Fernández de Kirchner. Al día siguiente de lograr un exitoso acuerdo de US$9.700 millones con el Club de París, el Ministerio de Economía adornó sus paredes con carteles de periodistas, economistas y líderes de la oposición y sus citas donde cuestionaban la capacidad de Kicillof para llegar a un acuerdo.

Después de un período como legislador durante la administración del expresidente Mauricio Macri, Kicillof participó en el regreso al poder de los peronistas en las elecciones del año pasado, cuando se postuló para el cargo de gobernador. Sin embargo, desde su victoria, ha culpado a líderes anteriores de la provincia de dejar desorden económico y dijo que los problemas financieros significaban que no había forma de que los inversores en deuda pudieran pagar sin quitarle a los pobres.

Aunque Martín Guzmán, ministro de Economía de Argentina, dijo que la administración no dará efectivo a la provincia para realizar el pago de la deuda, podría haber otras formas de pago para los inversores. Buenos Aires podría obtener el dinero pidiendo prestado al banco provincial o reasignando los recibos de impuestos federales, dijo Almeyra.

“No es que no tenga el dinero, pero va en contra de su ADN tomar dinero de los bancos de alimentos y las escuelas para pagar la deuda”, dijo Walter Stoepplewerth, director de inversiones de Portfolio Personal Inversiones en Buenos Aires. “Realmente cree que hay que dar a las personas que tienen menos y quitar a las personas que tienen más. Y las personas que administran los fondos de deuda de los mercados emergentes tienen mucho más”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4916

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.