sábado 19 de junio de 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
12-05-2020 01:00

Europa sale a la vida y al rescate de su economía tras la pandemia

Los gobiernos de todo el continente aliviaron las restricciones a medida que se desacelera la propagación de la pandemia.

12-05-2020 01:00

Las estaciones de tren de París dieron la bienvenida a los pasajeros que regresaban, los suizos se apresuraron a abastecerse de café y los españoles pudieron regresar a los cafés al aire libre, mientras Europa se aventura a dar su paso más grande hacia la reapertura en la era del coronavirus.

Los gobiernos de todo el continente aliviaron las restricciones a medida que se desacelera la propagación de la pandemia. Francia hizo su primer movimiento significativo al permitir más viajes, mientras que las tiendas se reabrieron en Suiza y Grecia. Los barberos reanudaron labores en Países Bajos, y Dinamarca redujo a la mitad los requisitos de distanciamiento.

En la Gare du Nord en la capital francesa, los pasajeros permanecieron escasos el lunes por la mañana, mientras voluntarios repartían máscaras faciales a aquellos que olvidaron las suyas. El tráfico en el centro ferroviario más activo de Europa fue una fracción de los niveles anteriores a la crisis, cuando palpitaba con trabajadores de oficina agobiados, gente de negocios que se saltaba los canales y turistas abrumados. Pero la gente al menos se movía de nuevo.

“El transporte estuvo bien”, dijo Laura Hattiger después de su primer viaje en semanas desde Beauvais al centro de París. Su horario de trabajo se redujo en dos horas al día para tener en cuenta las perturbaciones en el viaje. “No había tanta gente”.

Si bien los gobiernos de todo el continente esperan que sus economías se recuperen rápidamente, es probable que los pasos tentativos para revivir la actividad anuncien un duro trabajo que dure meses. Después de más de 150.000 muertes en el continente –más de la mitad de la cifra global–, los líderes europeos están adoptando un enfoque cauteloso para reactivar la vida pública.

La perspectiva sombría fue subrayada por el pronóstico del 6 de mayo de la Comisión Europea de una contracción económica sin precedentes de 7,4% en la Unión Europea este año, la peor recesión de su historia. Incluso esa terrible proyección supone que el virus se mantendrá bajo control a medida que los estados miembro levanten gradualmente los confinamientos.

Para empeorar las cosas, las naciones del sur de Europa especialmente afectadas por el brote tienen una capacidad limitada para responder debido a sus grandes cantidades de deuda pública. La Comisión pronostica caídas en la producción de este año superiores al 9% en Italia, España y Grecia, en comparación con una disminución del 6,5% en Alemania.

En España, el 50% de la capacidad de asientos al aire libre podría usarse para restaurantes y bares en aproximadamente la mitad del país, y se permitirían las reuniones de hasta 10 personas en privado. Las reglas en Madrid y Barcelona siguen siendo más restrictivas, incluso cuando el país con el brote más extenso de Europa registró su menor número de muertes diarias en casi dos meses.

En Alemania, que la semana pasada anunció planes para un amplio reinicio de la economía más grande de Europa, una caída en los nuevos casos fue moderada por un aumento preocupante en una medida de la velocidad de propagación, con el llamado factor de reproducción aumentando a 1,13. El país ha permitido que todas las tiendas vuelvan a abrir y allanó el camino para que reabran los restaurantes, los bares y el fútbol profesional.

Solo un tren de Eurostar International Ltd., que opera servicios ferroviarios que atraviesan el Canal de la Mancha, circula al día en cada dirección entre Londres y París, a pesar de las políticas de viaje más flexibles, ya que las fronteras de Europa permanecen en gran medida cerradas.

En la hora pico de desplazamientos del lunes, las taquillas automáticas en Gare du Nord estaban prácticamente desiertas. En la plataforma del Metro de la estación, los agentes manejaban fácilmente los flujos de cercanías mientras había espacio y asientos vacíos, lo que normalmente es un lujo. El tráfico en las calles de la capital francesa era más pesado que en las últimas semanas, pero la actividad comercial se mantuvo moderada.

En el centro de jardinería Truffaut, en la orilla izquierda de París, ocho personas esperaban en la fila a que abrieran las tiendas, separadas por marcas de cinta naranja en la acera. A los clientes se les ofrecía desinfectante para manos con alcohol en la entrada, mientras que a cada cliente se le pedía que tomara un carrito de compras que acababa de limpiarse con spray desinfectante.

Prendas al vapor

En el distrito comercial de Opera Garnier, la tienda de Apple Inc. estaba cerrada y una tienda de la proveedora de telecomunicaciones Orange SA planea reabrir el martes solo con citas. Los famosos grandes almacenes Galeries Lafayette en el Boulevard Haussmann permanecen cerrados, mientras que en los grandes almacenes Le Bon Marche de LVMH había carteles que pedían a los clientes no tocar la mercancía.

Vendedores con guantes toman las carteras para mostrar características como bolsillos y correas, y en el departamento de belleza, los vendedores limpiaban las cremas con desinfectante antes de repartir una muestra con una cuchara desechable. Las prendas probadas por los clientes se planchan al vapor y luego se aíslan durante varias horas antes de devolverlas al estante.

En Ámsterdam, el dueño de la peluquería MarNick, Nick Schutte, estaba ansioso por volver al trabajo. Ahora se requiere un sistema de reserva para evitar filas, y los espacios están completamente reservados.

“Es emocionante”, dice Schutte. “Tomamos más en cuenta el tiempo para no tener mucha gente adentro”.

Dinamarca abrió todas las tiendas a medida que entra en la segunda fase de su plan para aliviar las restricciones. Uno de los primeros países de Europa en relajar las restricciones también redujo la distancia física requerida entre personas de dos metros a un metro. No obstante, las fronteras de Dinamarca permanecerán cerradas, con una actualización del gobierno a más tardar el 1 de junio.

El lunes también se vio la mayor parte de las tiendas minoristas operando nuevamente en Grecia, pero en la calle principal de Kallithea, una de las áreas más densamente pobladas de Atenas, la gente no estaba esperando a que volvieran a abrir.

En Ginebra, más compradores suizos estaban interesados en las cápsulas de café que en los relojes Swatch. Una fila de cinco personas esperaba afuera de la tienda Nespresso en la franja minorista principal de la ciudad poco antes de abrir, y los dos primeros clientes salieron con grandes bolsas negras llenas de docenas de cajas.

Verano desastroso

Ilias Tanoudis, gerente del restaurante italiano Osteria della Bottega en el casco antiguo de Ginebra, dijo que está frustrado con la forma en que las autoridades suizas han manejado las consecuencias económicas del virus, dándole poca opción más que tomar préstamos para sobrevivir.

Widder Hotel, una propiedad de más de 700 años en el casco antiguo de Zúrich, abrió el lunes y recibió reservas de no más de dos huéspedes por semana durante el resto del mes, una tasa de utilización de menos del 3%.

“Alrededor del 85% de nuestros huéspedes provienen del extranjero, y ahora se han reducido a cero”, dice Joerg Arnold, gerente general de Widder y su hotel hermano Storchen, a pocos pasos del río Limmat. “El verano será desastroso para nosotros”.

Sin embargo, para Mats Klingberg, propietario de la tienda de ropa masculina de lujo Trunk Clothiers con tiendas en Zúrich y Londres, el lunes comenzó bien. “Ya vendimos una chaqueta esta mañana”, dijo. “El cliente se la había probado antes del cierre en marzo y regresó esta mañana para comprarla”.

Las últimas semanas demostraron ser un gran impulso para el negocio en línea de la compañía, y las ventas en abril se triplicaron en comparación con abril del año pasado, cuenta Klingberg.

Mientras tanto, la gerente de una tienda cercana de Swatch Group AG no era demasiado optimista sobre el reinicio.

“No creo que tengamos muchos clientes el primer día”, dice Sylviane de Marchi-Moro, gerente de la tienda de relojes de la marca en el centro de Ginebra. “Tal vez algunas personas mayores que vengan a cambiar sus baterías”.