sábado 17 de abril del 2021
BLOOMBERG ELECCIONES EN EEUU
22-10-2020 20:50

Joe Biden se prepara para ataques de Trump contra su hijo en el debate

La campaña del demócrata dijo que está listo para una confrontación en el debate del jueves. Trump dice que intentará dirigir la discusión hacia las acusaciones de corrupción contra Hunter Biden.

Mario Parker y Jennifer Epstein
22-10-2020 20:50

La campaña del candidato demócrata a la presidencia de EE.UU., Joe Biden, dijo que está listo para una confrontación en el debate del jueves con el presidente Donald Trump, quien dice que intentará dirigir la discusión hacia las acusaciones de corrupción contra Hunter Biden.

“Cada vez que hace eso, lo único que hace es reforzar lo que hemos dicho todo el tiempo: está reconociendo que no tiene ningún argumento para un segundo mandato; no tiene respuestas a los fracasos de los últimos cuatro años ni planes ni visión para los próximos cuatro”, dijo la subdirectora de campaña de Biden, Kate Bedingfield, en una llamada telefónica con periodistas.

En mítines y entrevistas antes del debate, Trump ha dejado en claro que tiene la intención de centrar el foro en transmitir las acusaciones de que Hunter Biden participó en prácticas corruptas en Ucrania y China, afirmaciones que según el presidente los medios de comunicación están ignorando.

“Por supuesto, el presidente buscará oportunidades para dejar en claro al pueblo estadounidense exactamente lo que ha hecho Joe Biden”, dijo en una llamada con periodistas Richard Grenell, asesor de Trump desde hace mucho tiempo.

En una declaración escrita, el director de campaña de Trump, Tim Murtaugh, dijo que “la única pregunta que queda es si Joe Biden está comprometido por el Partido Comunista de China”. Uno de los exsocios comerciales de Hunter Biden, Tony Bobulinski, será un invitado de la campaña de Trump en el debate, según Fox News.

El debate de 90 minutos es uno de los últimos puntos de inflexión potenciales de las elecciones de 2020, el jueves por la noche a las 9 p.m. hora de Nueva York, cuando ambos hombres buscarán mejorar sus actuaciones del primer debate, que a juicio de consultores políticos de ambos partidos fue un encuentro desastroso.

Los temas para el debate del jueves son: el coronavirus, las “familias estadounidenses”, los problemas raciales, el cambio climático, la seguridad nacional y el liderazgo, según la comisión.

Trump deberá suavizar su postura agresiva del primer encuentro, que le costó algo de apoyo, y defender un segundo mandato, una línea de argumentación con la que ha tenido dificultades anteriormente.

Biden, que lleva la delantera por casi 8 puntos porcentuales en el promedio de encuestas de RealClearPolitics, tiene que evitar cualquier error que defina el debate y que cambie el status quo. Y necesita minimizar sus reacciones a las provocaciones de Trump.

Cuando salió de Wilmington hacia el sitio de debate en Nashville, Biden dijo que esperaba que el encuentro no fuera una repetición del caótico primer debate a fines de septiembre y que Trump siguiera las pautas para prevenir la propagación del covid-19.

Guía para entender las elecciones entre Trump y Biden en Estados Unidos

“Ojalá vaya a seguir las reglas. Ojalá todos hayan sido sometidos a pruebas. Con suerte, ya se han resuelto las reglas. Estamos deseando que llegue”, dijo Biden.

El debate, que se realizará en la Universidad de Belmont, tendrá un cambio, después de que Trump interrumpiera repetidamente a Biden durante el último enfrentamiento, en Cleveland. Los moderadores ahora silenciarán a cada candidato mientras el otro da su respuesta inicial de dos minutos sobre cada tema.

Las campañas presidenciales suelen tener tres debates de elecciones generales, pero el jueves será el segundo y último.

Después de la hospitalización de Trump por covid-19 y con el siguiente debate solo 14 días después de su resultado positivo en la prueba, la comisión decidió llevar a cabo el foro del 15 de octubre de manera virtual. Trump se negó a participar y, en cambio, los dos candidatos celebraron duelos en reuniones televisadas de diferentes ciudades. Las audiencias combinadas de los dos programas atrajeron una fracción de la audiencia que normalmente atrae un debate.

“Es un debate más que se ha intensificado porque el segundo no ocurrió. Los debates importan”, asegura David Winston, estratega republicano veterano.

El equipo de Trump dijo a principios de esta semana que creía que el debate se centraría en la política exterior, algo con lo que ni la comisión ni la moderadora Kristen Welker de NBC se habían comprometido públicamente.

Qué otros líderes podrían verse perjudicados por una derrota de Trump

La campaña de Trump dijo que obligaría a Biden a dar cuenta de sus casi cinco décadas de posiciones en política exterior. Trump ha minimizado durante mucho tiempo la amenaza que representa el virus y solo ha intensificado ese mensaje desde su recuperación.

Biden ha criticado a Trump por lo que considera un enfoque arrogante hacia la pandemia que ha matado a más de 200.000 personas en EE.UU.

La campaña de Trump ha indicado que está especialmente ansioso por atacar a Biden por un informe reciente en el New York Post que pretende citar correos electrónicos entre Hunter Biden y los líderes de la empresa de energía ucraniana en cuya junta servía.

Correos electrónicos no verificados que publicó el periódico después de obtenerlos del abogado de Trump, Rudy Giuliani, muestran a un empresario ucraniano agradeciendo a Hunter Biden “por la oportunidad” de conocer a Joe Biden, quien era vicepresidente en ese momento.

La campaña de Biden dijo que una revisión de los calendarios del exvicepresidente no muestra tal reunión.

Elecciones en Estados Unidos: ¿Trump podría lograr una victoria inesperada?

También ha enfatizado repetidamente que las posiciones políticas adoptadas por el gobierno de EE.UU. y sus aliados clave no se vieron influenciadas por el trabajo de Hunter Biden.

Otro supuesto correo electrónico dice que Hunter Biden recibía US$10 millones anuales de un multimillonario chino para “presentaciones solamente”, aunque no está claro quién estuvo involucrado en dichas presentaciones.

Trump ha buscado durante mucho tiempo mostrar a Biden como blando con China, creyendo que es un mensaje ganador con los votantes, incluso cuando su propio historial incluye muchos elogios al presidente chino, Xi Jinping.