BLOOMBERG
Estados Unidos

BlackRock advierte por tasas más altas y mayor volatilidad en 2024

Según el Global Outlook publicado por la compañía, la flexibilización económica en los Estados Unidos "no comenzará" al menos hasta mediados de año.

BlackRock Moves Headquarters To Hudson Yards
BlackRock advierte que no será fácil alcanzar el objetivo de inflación de 2%. | Bloomberg

BlackRock Inc. afirma que el optimismo del mercado en relación al alcance de los recortes de las tasas de interés el próximo año podría estar yendo demasiado lejos y recomienda alejarse de bonos con vencimientos más largos.

Si bien algunos operadores se están posicionando para que la Reserva Federal comience a recortar las tasas a partir del primer trimestre, los estrategas de BlackRock prevén que la flexibilización no comience hasta mediados de año.

“Vemos riesgo de que estas esperanzas se vean defraudadas”, escribieron los estrategas, entre ellos Wei Li y Alex Brazier. “El nuevo régimen está definido por tasas más altas y mayor volatilidad”.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

En ese entorno, el administrador de activos prefiere bonos de vencimiento corto y mediano como fuente de ingresos, pero mantiene infraponderados los bonos del Tesoro a largo plazo en su asignación estratégica, según el Global Outlook 2024 publicado por el BlackRock Investment Institute.

Reserva Federal de los Estados Unidos

Dado que se prevé que los tipos se mantengan por encima de los niveles anteriores a la pandemia, BlackRock también ha rebajado a neutral su visión estratégica a largo plazo sobre las acciones de los mercados desarrollados, citando las elevadas valoraciones y las débiles perspectivas económicas. Sigue sobreponderando las empresas relacionadas con la inteligencia artificial.

“Los mercados oscilan entre la esperanza de un aterrizaje suave y el temor a una recesión”, escribieron. “Pero no es así. La economía se está normalizando tras la pandemia y está siendo moldeada por factores estructurales. La desconexión resultante entre la narrativa cíclica y la realidad estructural aviva aún más la volatilidad”.

Las restricciones de la oferta causadas por la geopolítica, la reducción de la mano de obra como consecuencia del envejecimiento de la población y la transición a una economía con bajas emisiones de carbono impulsan cambios que se traducirán en un menor crecimiento, una inflación estancada por encima de los objetivos oficiales y un aumento de la incertidumbre, advirtió BlackRock. Esto crea el tipo de entorno volátil en el que los gestores activos cobrarán protagonismo, según los estrategas.

Fuera de sincronización

Aun así, las recomendaciones podrían parecer no sincronizadas con los recientes movimientos del mercado.

Las acciones y los bonos, ya sean de corto o largo plazo, han repuntado. La volatilidad ha caído a medida que los operadores se han ido haciendo a la idea de que la Reserva Federal terminó con su ciclo de ajuste. Ahora la atención se centra en cuándo empezará a recortar los costos de endeudamiento y en qué medida.

En las últimas semanas, los operadores se han volcado en las apuestas relacionadas con los recortes de tasas, a medida que los datos mostraban que la inflación se estaba relajando y la economía se ralentizaba. En la actualidad, los mercados monetarios dan a entender que la Reserva Federal comenzará a reducir las tasas en mayo, y que tanto el banco central estadounidense como el europeo recortarán al menos 125 puntos básicos el año que viene.

Diciembre, un mes difícil para las acciones estadounidenses según Morgan Stanley

La creciente carga de la deuda estadounidense es otra razón para evitar los bonos del Tesoro a largo plazo, según BlackRock.

Si los costos de endeudamiento se mantienen cerca del 5%, en unos años el Gobierno podría gastar más en el pago de intereses que en prestaciones sanitarias, según los estrategas. Eso podría provocar una inflación arraigada y un crecimiento tambaleante, ya que los bancos centrales se esfuerzan por responder a una economía vacilante con agresivos recortes de tasas, como hicieron en el pasado.

“Esto aumenta el riesgo a largo plazo de una mayor inflación a medida que los bancos centrales se vuelven menos agresivos con la inflación”, señala el informe. “También vemos un aumento de la prima por plazo, o la compensación que exigen los inversionistas por mantener bonos a largo plazo”.

Traducido por Paola Torre.