26th de February de 2021
BLOOMBERG
18-05-2020 13:01

Bonos sociales atraen a inversionistas pese a colapso de Ecuador

En enero, Ecuador vendió US$400 millones en bonos sociales gubernamentales para ayudar a financiar casas asequibles.

Adrian Krajewski y Selcuk Gokoluk
18-05-2020 13:01

En enero, Ecuador vendió US$400 millones en bonos sociales gubernamentales para ayudar a financiar casas asequibles.

Cuatro meses después, el valor de la deuda, que vence en 2035, ha disminuido, llevando el rendimiento a 7,6%, a medida que la nación suramericana lidia con las consecuencias económicas de la propagación del brote de coronavirus.

Sin embargo, hasta ahora, hay pocas señales de que los problemas de Ecuador hayan ahuyentado a los inversionistas en bonos sociales, la parte de más rápido crecimiento de las finanzas sostenibles. Originalmente diseñada para financiar mejoras en la sociedad, la emisión ha aumentado a medida que los Gobiernos buscan asumir los programas de salud y empleo en la batalla contra el coronavirus. Las ventas de bonos sociales superaron los bonos verdes por primera vez en marzo y abril, según la administradora de fondos Amundi SA.

Los bonos sociales “fueron ciertamente más fáciles de colocar” que los bonos verdes vendidos por las empresas en las últimas semanas, especialmente si se utilizan para pagar medidas pandémicas, según Magdalena Polan, economista global de mercados emergentes en Legal & General Investment Management.

“Durante la crisis, los bonos —incluso los verdes— emitidos por compañías podrían ser menos atractivos”, dijo. “Los gubernamentales son más seguros, incluso si hablamos del exótico bono social”.

La emisión de bonos sociales en todo el mundo se cuadruplicó este año a US$24.500 millones, según datos compilados por Bloomberg. Bancos de desarrollo como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo vendieron deuda para hacer frente al impacto del virus.

La emisión de bonos sociales a través de prestatarios soberanos y corporativos de mercados emergentes se ha duplicado a US$5.200 millones este año, en comparación con US$2.300 millones para todo 2019.

“Los bonos sociales son particularmente adecuados para mostrar los esfuerzos realizados por las instituciones financieras públicas para apoyar el sistema de salud y la recuperación económica”, dijo Timothee Jaulin, director de cobertura de entidades supranacionales globales en Amundi, con sede en París. “El reciente aumento en la emisión de bonos sociales muestra que emisores e inversionistas han mostrado señales de confianza en el uso del formato”.

Esto sigue siendo cierto a pesar de las dificultades del bono social de Ecuador. El mes pasado, el Gobierno obtuvo el consentimiento de los bonistas para suspender los pagos de cupones de su deuda externa hasta mediados de agosto. El país busca un alivio de la deuda externa de US$18.00 millones mientras se enfoca en el impacto del virus, así como en el colapso del precio del petróleo, su mayor exportación.

Los bonos sociales de la nación han generado una rentabilidad negativa de 51%, en comparación con la deuda convencional de la nación, que ha generado una rentabilidad negativa de 60%.

“Es un caso especial, hablando del riesgo de Ecuador, aunque sugeriría que esto disuadirá a los inversionistas en el futuro de comprar bonos sociales de países con un historial de estrés, a menos que tengan garantías de que los bonos convencionales del país no lo tienen”, dijo Richard Segal, analista senior de Manulife Investment Management en Londres, que administra US$625.000 millones en activos.

Los bonos sociales de naciones emergentes mejor calificadas como China, Corea del Sur o Polonia “se considerarían muy seguros”, dijo.

En esta Nota