domingo 03 de julio de 2022
BLOOMBERG Mercados

Crecen los temores de recesión mundial mientras se lucha contra la inflación

Los esfuerzos de los bancos centrales para frenar la espiral inflacionaria en sus países aumenta las probabilidades de un colapso global.

22-06-2022 15:55

El director ejecutivo de Deutsche Bank AG advirtió que la economía mundial podría estar dirigiéndose a una recesión a medida que los bancos centrales intensifican sus esfuerzos para frenar la inflación, con lo que se une a un creciente coro de ejecutivos y encargados de política monetaria que están pintando un panorama pesimista.

En la cumbre Future of Finance, en Fráncfort, el miércoles, Christian Sewing dijo que la economía global está colapsando bajo una serie de tensiones, desde problemas de las cadenas de suministro en China hasta el aumento de los precios de los alimentos, particularmente en los países más pobres. Si bien el banco había pronosticado durante algún tiempo que las tasas de interés subirían para frenar las alzas de los precios, el ritmo al que ahora se espera que los bancos centrales ajusten su política monetaria lo sorprendió, sostuvo.

“Yo diría que al menos tenemos un 50% de probabilidad de una recesión a nivel mundial”, señaló el director ejecutivo de Deutsche Bank en una entrevista. En Estados Unidos y Europa, “la probabilidad de que se produzca una recesión en el segundo semestre de 2023, mientras que al mismo tiempo suben las tasas de interés, obviamente es superior a las estimaciones que teníamos antes de que estallara la guerra” en Ucrania.

La crisis mundial de commodities se dirige a niveles de la crisis del petróleo de 1970

Sus comentarios se producen el mismo día que analistas de Citigroup Inc. hicieron una predicción similar, citando crisis de suministro y tasas de interés más altas. Sewing dijo que, a pesar del impacto en el crecimiento económico, apoyaba las medidas de bancos centrales como la Reserva Federal de EE.UU., porque son necesarias para reducir a un nivel más sostenible la inflación, que calificó de riesgo para la democracia.

A principios de esta semana, delegados en el segundo Foro Económico anual de Catar –desde el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, y Nouriel Roubini hasta Bob Diamond, de Atlas Merchant Capital, y Bill Winters, de StanChart– advirtieron que EE.UU. se dirigía a una recesión. Y Jamie Dimon, director ejecutivo de JPMorgan Chase & Co., dijo este mes a los inversionistas que se prepararan para un “huracán” económico debido a que la economía está luchando contra una combinación de desafíos sin precedentes.

Hawkish Stance| More than 60 central banks have hiked rates this year

“La experiencia de la historia indica que la desinflación a menudo conlleva importantes costos para el crecimiento y vemos que la probabilidad agregada de una recesión ahora se acerca al 50%”, escribieron economistas de Citigroup. “Es posible que los bancos centrales aún logren los aterrizajes suaves, o casi suaves, incorporados en sus pronósticos (y en los nuestros), pero para que eso ocurra, la crisis de suministro tendría que disminuir y la demanda debería mantenerse resiliente”.

Pronósticos de crecimiento

Citigroup ahora estima que la economía mundial crecerá un 3% este año y un 2,8% en 2023. Sus economistas dijeron que si ocurriera una recesión, probablemente sería una “común y corriente”, donde habitualmente el desempleo aumenta varios puntos porcentuales y la producción experimenta un par de trimestres débiles.

“Consideramos que es una expectativa razonable, pero el comodín –como hemos enfatizado– es cómo resulta ser finalmente la persistente dinámica inflacionaria”, señalaron.

Sewing, de Deutsche Bank, dijo que su banco advirtió hace ya un año que la inflación no era transitoria. El ejecutivo ha instado en reiteradas ocasiones a los banqueros centrales a elevar las tasas de interés y había criticado las políticas monetarias ultraflexibles, particularmente en Europa, donde años de tasas negativas perjudicaron los ingresos de los bancos derivados de los préstamos.

Las alzas de tasas que se esperan ahora siguen siendo positivas para los prestamistas, siempre que hayan sido prudentes al evaluar los riesgos para otorgar préstamos, sostuvo Sewing.

LM