martes 05 de julio de 2022
BLOOMBERG Precios por las nubes

Analistas no encuentran un consenso en cómo combatir la inflación estadounidense

La rapidez con la que el Banco Central debe aumentar las tasas es una cuestión de grado y juicio y centra el debate económico en Estados Unidos.

06-06-2022 12:38

Se ha formado un consenso de que la Reserva Federal esperó demasiado para comenzar a restringir el dinero. Ben Bernanke, expresidente de la Fed, lo ha dicho. Janet Yellen, otra expresidenta que ahora se desempeña como secretaria del Tesoro, está implícitamente de acuerdo y dice que ella, como muchos otros observadores, subestimó cuán alta sería la inflación durante tanto tiempo.

Pero los observadores de la Fed todavía están en desacuerdo sobre otra pregunta: ¿ahora, el banco central está ajustando demasiado y demasiado rápido?

Josh Bivens, jefe de investigación del centro de estudios progresista Economic Policy Institute, está preocupado. “Si tenemos una recesión porque la Fed ajusta demasiado rápido y eleva demasiado las tasas de interés, será un claro error”, dijo recientemente al Huffington Post.

Economistas elevan las expectativas de inflación en Estados Unidos

La columnista del Washington Post, Megan McArdle, señala que la última vez que la Fed se enfrentó a una alta inflación —cuando Paul Volcker lideraba la institución a principios de la década de 1980 y tuvo que reducir la inflación de dos dígitos— ganó la batalla solo a costo de una recesión brutal.

Los costos de una recesión son tan altos que cree que la Fed probablemente debería “estabilizar la inflación y luego bajarla gradualmente”, si eso es posible.

Esa preferencia, al igual que la preocupación subyacente, es razonable, y la rapidez con la que la Fed debe aumentar las tasas es una cuestión de grado y juicio. Pero comparar nuestras circunstancias con las de Volcker debería empujar a la Fed a actuar más rápido.

La inflación en Estados Unidos alcanzó su pico más alto desde 1981

Volcker se convirtió en presidente de la Fed en agosto de 1979. Pero no fue hasta 1981 que el banco central hizo una ruptura sostenida de las políticas de dinero fácil de los años anteriores. La inflación (medida por los gastos de consumo personal) alcanzó un máximo a mediados de 1981, al igual que la tasa de crecimiento del gasto en toda la economía. La tasa de desempleo ya estaba en 7,2% en ese momento. El ajuste monetario de Volcker indujo una recesión que aumentó el desempleo en un 3,6% adicional.

Hoy la tasa de desempleo es de un 3,6% total. La participación en la fuerza laboral en edad productiva también es más alta de lo que era entonces. El mercado laboral está, por lo tanto, en mucho mejor forma para manejar el endurecimiento monetario.

En ese entonces, la lucha contra la inflación también era más desafiante. Para 1981, la inflación había sido alta durante años. La tasa anual había estado por encima del 8% durante una década. La inflación de hoy no ha sido tan persistente.

La inflación y la geopolítica empañan perspectivas de crecimiento en Estados Unidos

Esto significa que no está tan arraigada. La diferencia en los rendimientos entre los bonos que se ajustan a la inflación y los que no, implica que los participantes del mercado predicen que la inflación se mantendrá en un promedio por debajo del 2,5% durante el período de seis a 10 años a partir de ahora. Las expectativas de inflación están, como dicen los banqueros centrales, “bien ancladas”.

Esas son buenas noticias, pero sus implicaciones son ambiguas. Si se tiene una postura relativamente expansiva con respecto a la inflación, podría mirar esas bajas expectativas y decir que no hay motivo de alarma y que no es necesario tomar medidas drásticas. Pero la otra forma de verlo es que las bajas expectativas de inflación reducen el precio de combatir la inflación.

En un mundo en el que todos esperan que los precios suban un 10% anual, luchar contra la inflación significa cambiar esas expectativas. Los empleados se acostumbran a necesitar grandes aumentos solo para mantenerse al día con el costo de la vida. Los empleadores tienen que decepcionarlos o ver cómo aumentan sus costos reales ajustados a la inflación. Ese proceso de ajuste es una de las principales razones por las que luchar contra la inflación a menudo implica tolerar un mayor desempleo.

Deutsche Bank prevé recesión en Estados Unidos para 2023

Cuando las expectativas de inflación son moderadas, por otro lado, el ajuste no tiene por qué ser tan doloroso. Esa es nuestra situación relativamente feliz ahora, a pesar de nuestras justificadas quejas sobre la inflación posterior a la pandemia. La Fed debería reducir un poco la inflación esperada y, desde luego, evitar que aumente. No es necesario derribarla drásticamente.

Los costos de una restauración relativamente rápida de la estabilidad monetaria parecen bajos. Posponer esa restauración, por otro lado, presenta el riesgo de dejar que esas expectativas aumenten. No estamos en 1981, teniendo que elegir entre una inflación alta continua y una recesión severa. Estamos en 1968, decidiendo si detener la inflación en sus primeras etapas para que nunca lleguemos a 1981.

Algunos banqueros de la Fed parecen estar pensando más o menos de esta manera en este momento. Lael Brainard, vicepresidenta de la Fed, dice que una inflación más baja es actualmente el trabajo número uno y que la economía “tiene mucho impulso”. Mary Daly, presidenta de la Fed de San Francisco, se ha pronunciado de manera similar en los últimos días.

Fed tendrá dificultades para frenar inflación, según un ex economista del FMI

Pero también hay señales de que los banqueros centrales aún tienen demasiadas dudas sobre el control de la inflación. Las últimas proyecciones de la Fed muestran que la inflación superará el 2% hasta 2024 y que luego se estabilizará en el 2% a largo plazo. Eso implica que el gasto total en dólares no vuelva a caer a su trayectoria previa a la pandemia.

Una forma de interpretar esas proyecciones: la Fed no espera que la Fed ajuste lo suficiente la política monetaria. Tal vez tendría más confianza si actuara con mayor rapidez.