28th de February de 2021
BLOOMBERG
23-11-2018 10:28

Economía es muy sólida para que Fed ceda a los mercados

La horrible venta masiva en los mercados de valores ha suscitado dudas sobre la voluntad de la Reserva Federal de seguir adelante con su plan de volver a aumentar los tipos de interés en diciembre. No debería.

Timothy A Duy "Tim"
23-11-2018 10:28

La horrible venta masiva en los mercados de valores ha suscitado dudas sobre la voluntad de la Reserva Federal de seguir adelante con su plan de volver a aumentar los tipos de interés en diciembre. No debería.

Las probabilidades que los actores del mercado estiman de un alza en los tipos de interés habían caído a alrededor del 65 por ciento desde un máximo de más del 80 por ciento hace unas semanas. Este descenso se produce a pesar de que los miembros del banco central dan pocas razones para dudar de que se avecina otra subida en los tipos de interés. El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, miembro con derecho a voto en el Comité Federal de Mercado Abierto, reiteró esta semana su expectativa de que la Fed "probablemente elevaría un poco las tasas de interés, pero realmente es en el contexto de una economía muy fuerte".

¿Qué está pasando aquí? El desafío para la Fed es gestionar una economía que está en transición a través de un punto de inflexión.

Las probabilidades de que el crecimiento económico se desacelere notablemente el próximo año son muy altas. El impacto rezagado de las siete subidas de tipos de interés de la Fed en los últimos dos años (que ya es evidente en el sector inmobiliario), el debilitamiento del estímulo fiscal y la desaceleración del crecimiento mundial, todos ellos apuntan en esta dirección. Esta es también la previsión de referencia de la Fed.

Pero, ¿se desacelerará el crecimiento lo suficiente como para aliviar lo que la Reserva Federal cree que son presiones inflacionarias subyacentes? En general, los miembros del banco central creen que la economía opera actualmente a pleno empleo, o más allá. Sin duda, no están lo suficientemente preocupados como para impulsar las tasas a un ritmo más rápido, y creen en cambio que pueden aprovechar la oportunidad para reducir un poco más de holgura en el mercado laboral.

Sin embargo, los responsables políticos están suficientemente preocupados por el potencial de sobrecalentamiento, que preferirían que el desempleo no baje demasiado.

Desde la perspectiva de la Fed, eso significa que el crecimiento necesita desacelerarse a algo más cercano al 1,8 por ciento, que resulta ser la estimación de la Fed para la tasa de crecimiento a más largo plazo. Desde el mes pasado, la Fed pronosticó un crecimiento del 2,5 por ciento para 2019, incluso con subidas continuas de los tipos de interés. En otras palabras, una desaceleración al 2,5 por ciento deja la actividad aún demasiado robusta para aliviar las preocupaciones de la Fed.

Esto, por supuesto, crea un entorno difícil para los inversores. Si la economía está cerca o más allá del pleno empleo, podemos esperar una presión continua sobre los márgenes de ganancias, incluso si el crecimiento se ralentiza. Esto es un doble golpe: márgenes más bajos y desaceleración de las ventas.

¿Qué necesita ver la Fed para cambiar de rumbo? A corto plazo, requeriría un cambio bastante drástico en las condiciones financieras. La caída de las acciones no es suficiente, especialmente considerando la preocupación de que los mercados de valores estuvieron sobrevaluados a principios de este año. El énfasis en el sistema financiero debe ampliarse. Miro hacia atrás, al período 2015-2016, como referencia.

Incluso entonces, las tensiones financieras se vieron acompañadas de datos económicos más débiles, sobre todo en el sector manufacturero. Eso es lo que cambiaría la perspectiva de la Fed. A mediano plazo, como en los próximos seis meses, la Fed cambiaría cada vez más a una postura más expansiva si aumentan las evidencias de que la economía se está desacelerando en línea con sus proyecciones. Cuanta más desaceleración se vea, más probabilidad verá la Fed de que el tiempo para una pausa se acerca. Por supuesto, en la otra cara de la moneda, si la desaceleración no es tan profunda como se teme, entonces la Fed seguirá en una dirección más restrictiva.

¿En qué debemos centrarnos mientras la Fed navega en esta transición de crecimiento? Dos preocupaciones me saltan a la vista. La primera es que los datos están rezagados con respecto al ciclo y continuamos experimentando informes sólidos que mantienen a la Fed subiendo mucho tiempo después de lo que debería. Eso sería un error político directo, pero no creo que estemos en ese punto. La segunda preocupación es que la inflación suba más de lo previsto. Una inesperada aceleración de la inflación podría atar de pies y manos a la Fed, especialmente si los responsables políticos temen que las expectativas de inflación se eleven más con una postura más restrictiva.

A pesar de que la Fed podría no acudir al rescate en el corto plazo, la "put de la Fed" (la potencial opción de la Fed para salir al rescate de los mercados si fuera necesario) se mantiene viva y en buenas condiciones. Mientras la inflación se mantenga contenida, la Fed se sentirá cómoda cambiando a una postura más expansiva si los datos se debilitan más de lo esperado.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

En esta Nota