viernes 07 de mayo de 2021
BLOOMBERG ELECCIONES EN EEUU
04-11-2020 22:21

Análisis de Bloomberg: elecciones no ponen fin a la grieta en EEUU

Hace dos décadas, cuando trabajaba en política, me encontré con un amigo en Nueva York después de regresar de mi enésimo viaje a Washington. Faltaban semanas para el día de las elecciones, y estaba cansado de la manera en que la gente política está cansada en el otoño de los años que terminan en un número par.

Frank Wilkinson
04-11-2020 22:21

Hace dos décadas, cuando trabajaba en política, me encontré con un amigo en Nueva York después de regresar de mi enésimo viaje a Washington. Faltaban semanas para el día de las elecciones, y estaba cansado de la manera en que la gente política está cansada en el otoño de los años que terminan en un número par.

Expresó su inquietud por lo poco que estaba involucrado en política. Un actor brillante, no hizo mucho más que votar. Dije, con absoluta convicción, que teníamos la suerte de vivir en un país donde el arte era más importante que la política. Los lugares donde la política consumía todo lo importante eran invariablemente lugares con grandes problemas.

Estados Unidos es ahora un lugar así.

El estado de la política estadounidense es una disfunción peligrosa. Una nueva nación está luchando por nacer. Una vieja nación está haciendo todo lo posible para que eso no ocurra. Y el costo de esa lucha está aumentando.

“La cercanía de la competencia actual entre partidos no es normal en la política estadounidense”, escribió la politóloga Frances E. Lee en 2014. “De hecho, en las últimas tres décadas se ha visto el período más largo de casi paridad en la competencia entre partidos por el control de las instituciones nacionales desde la Guerra Civil”.

Trump suma reclamos e impugnaciones mientras Facebook y Twitter lo bloquean

La Guerra Civil no fue un hito para la grandeza nacional. Y la política estadounidense no ha mejorado desde 2014.

En muchos sentidos, esta elección fue mucho mejor de lo que podría haber sido. El día de las elecciones, el exsenador republicano Alfonse D’Amato de Nueva York me envió un correo electrónico y me dijo: “¡Temo que no sepamos quién es el ganador en las próximas semanas! ¡Oro para que nuestra nación no sea asediada por el caos y la violencia!”.

Violencia, no. Caos, sí.

El presidente Donald Trump quería el caos, por supuesto, y no es una exageración decir que cualquier cosa que sirva a los pocos intereses de Trump perjudica al país. Como era de prever, reclamó una victoria que no es suya, al decir en un tuit (posteriormente marcado con una advertencia por Twitter) que “somos GRANDES, pero están tratando de ROBAR las elecciones”.

Esto no es cierto, por supuesto. Y esa no es una pequeña parte del problema que enfrenta Estados Unidos. La política democrática se lleva a cabo a través del discurso, llámelo “debate” si es anticuado. No puede haber una política funcional, y mucho menos saludable y democrática, si el ejecutivo es una fuente de falsedad.

Biden ya festeja: "Cuando el conteo finalice, creemos que seremos los ganadores"

Trump bien podría ser removido después de que se cuenten los votos. Un demócrata ganará el voto popular. De nuevo. Y si bien la noche de Joe Biden no fue lo que los demócratas esperaban, tiene cierto parecido con la noche de las elecciones en 2018, cuando Florida eludió a los demócratas una vez más, pero la votación de última hora en el Medio Oeste y el Oeste reforzó una victoria demócrata. Parece que la mayoría demócrata en la Cámara está agotada pero en pie. Si el Muro Azul se mantiene en el Medio Oeste Superior, o la combinación correcta de un muro parcial con Nevada y Arizona se mantiene, entonces Biden será el presidente.

Que el voto popular no tenga relación con ese resultado es un problema estructural que no tiene solución en este momento. Que Biden pueda tener un Senado con una mayoría republicana obstruccionista es una preocupación más apremiante. Como informó el New York Times sobre las carreras del Senado, “en juego estaba la capacidad del próximo presidente para llenar su gabinete, nombrar jueces y seguir su agenda”.

Duran Barba sobre EEUU: "El ambiente está muy caldeado. puede haber disturbios"

La suposición subyacente es que si los demócratas no obtienen la victoria total en todas las ramas del gobierno, los republicanos harán que el país sea ingobernable mientras intentan hundir la economía. Como escribió mi colega John Authers: “No habrá un gran movimiento que cambie el rumbo hacia la política fiscal y se aleje de la dominación monetaria”.

Si Trump prevalece de alguna manera, Estados Unidos estará en camino a un estado fallido, con una Administración corrupta e incompetente a la que sigue oponiéndose la mayoría de los ciudadanos. Si Biden prevalece, como parece cada vez más probable, y los republicanos ocupan el Senado, se dedicarán a usarlo Senado para destruir la presidencia de Biden.

Hay un enorme movimiento de base en Estados Unidos en este momento, desde Black Lives Matter hasta mujeres suburbanas que organizan sus vecindarios. Se vislumbra un futuro. Sí, el Senado antimayoritario y el Colegio Electoral son serios impedimentos. Pero decenas de millones de estadounidenses votaron por Trump.

El Partido Republicano tiene un apoyo político amplio y genuino. Parece haber sido derrotado en gran medida, pero no fue reprendido, por lo que no cambiará. Los costos de la intransigencia republicana seguirán aumentando.