jueves 16 de septiembre de 2021
BLOOMBERG Estados Unidos
11-11-2020 05:58

Fiscalía General de EEUU se abre a dudas sobre victoria de Biden

La nueva directriz del fiscal general de EE.UU., William Barr, para agilizar las investigaciones de fraude electoral podría complacer al presidente Donald Trump, pero es poco probable que produzca evidencia que pueda cambiar el resultado, según exfiscales federales.

11-11-2020 05:58

La nueva directriz del fiscal general de EE.UU., William Barr, para agilizar las investigaciones de fraude electoral podría complacer al presidente Donald Trump, pero es poco probable que produzca evidencia que pueda cambiar el resultado, según exfiscales federales.

Para los partidarios de Trump, el esfuerzo de intervención de Barr puede proporcionar municiones en un esfuerzo a largo plazo para retrasar la certificación de Biden como presidente mientras intentan impulsar un desafío legal hasta la Suprema Corte. También podría socavar el apoyo público a Biden, incluso después de que asuma el cargo el 20 de enero.

La directiva es particularmente preocupante porque algunos fiscales federales podrían interpretarla como "disparar primero y hacer preguntas después", asegura Gregory Brower, exfiscal federal del distrito de Nevada.

Barr emitió un memorando sin precedentes el lunes, en el que autoriza a los fiscales estadounidenses de todo el país a abrir investigaciones sobre posibles irregularidades en las elecciones presidenciales, aun reconociendo que no hay pruebas concluyentes.

"Si bien las acusaciones serias deben manejarse con mucho cuidado, las especulaciones y las afirmaciones inverosímiles no deberían ser una base para iniciar investigaciones federales", escribió Barr. "Nada aquí debe tomarse como una indicación de que el departamento haya concluido que las irregularidades en la votación han afectado el resultado de cualquier elección".

Biden hereda problemas económicos que hundieron campaña de Trump

Eso sugirió un alto umbral de acción, porque afectar el resultado de las elecciones presidenciales podría requerir anular los resultados de la votación en suficientes estados para marcar la diferencia.

Después de que se publicara el memorando de Barr, Richard Pilger, quien dirigía la rama de Delitos Electorales del Departamento de Justicia, renunció a ese cargo.

En un correo electrónico a sus colegas, Pilger dijo que renunciaría porque la nueva política de Barr "derogó la política de no interferencia de cuarenta años para las investigaciones de fraude en las boletas electorales en el período anterior a que las elecciones fueran certificadas y no impugnadas".

El presidente del Comité Judicial de la Cámara, Jerrold Nadler, un demócrata de Nueva York, dijo en un comunicado el martes que "es poco probable que la medida de Barr abra nuevas vías legales para la campaña de Trump, pero demuestra el impulso peligroso e irresponsable de Barr de complacer los peores instintos del presidente".

La pregunta es qué harán los fiscales federales en respuesta a la directiva. El Departamento de Justicia no proporcionó detalles de inmediato. La oficina del Fiscal de Estados Unidos para el Distrito Este de Pensilvania, que cubre Filadelfia, declinó hacer comentarios.

"El objetivo es provocar tanto alboroto como sea posible en los estados de campo de batalla, donde el voto todavía se está contando, por cualquier medio", asegura William Weld, exgobernador republicano de Massachusetts, exfiscal federal y antiguo oponente de Trump. "Ese no es un objetivo noble", dice.

Prácticamente, la directiva de Barr no debería afectar la certificación de los resultados electorales porque los fiscales federales están sujetos a reglas que les impiden hablar sobre las investigaciones en curso, afirma Brower, exfiscal federal en Nevada, quien también es exfuncionario del FBI y ahora accionista del bufete de abogados Brownstein Hyatt Farber Schreck LLP.

Pero Brower y otros exfuncionarios dijeron que no pueden descartar que los fiscales estadounidenses leales a Trump y a los republicanos no sigan las reglas normales.

Analista: "En EEUU, un mecanismo gigante impide que un presidente haga lo que quiera"

Posibles fugas

"Hay un viejo dicho que dice que el poder de acusar es el poder de destruir", asegura Brower. "He llegado a creer que el poder de investigar es el poder de destruir si el fiscal está dispuesto a filtrar los hechos de una investigación".

Los republicanos podrían hacer estallar los indicios de una posible mala conducta para sembrar más dudas sobre las elecciones, incluso si no hay evidencia firme, asegura Kristen Clarke, presidente y directora ejecutiva del Comité Nacional de Abogados para los Derechos Civiles Bajo la Ley.

"Es difícil no ver esto como parte de una campaña coordinada para retrasar la certificación de los resultados de las elecciones", dijo Clarke, quien también es exfuncionaria del Departamento de Justicia. "El memorando corre el riesgo de provocar una expedición de pesca por parte de los fiscales federales en los estados".

Barr ha sido uno de los partidarios más ardientes y agresivos de Trump, y su mensaje llega cuando Trump y su equipo legal continúan haciendo hasta ahora afirmaciones infundadas de fraude electoral generalizado.

Barr reconoció que al autorizar las investigaciones del Departamento de Justicia rompió con políticas que, según dijo, requieren consulta con los funcionarios de integridad pública de la agencia en algunos casos.

Argumentó que el tiempo era esencial, ya que esos funcionarios generalmente aconsejan que no se deben tomar medidas de investigación abiertas hasta que se concluya el resultado de las elecciones.

Bob Bauer, un destacado abogado de la campaña de Biden, dijo en un comunicado que "es profundamente desafortunado" que Barr "decidiera emitir un memorando que solo alimentará las 'afirmaciones especulativas, fantasiosas o descabelladas' de las que profesa proteger. Ese es el tipo de reclamos que el presidente y sus abogados hacen sin éxito todos los días, mientras sus demandas son objeto de burlas en un tribunal tras otro".