jueves 23 de septiembre de 2021
BLOOMBERG
25-10-2019 20:19
25-10-2019 20:19

Paulo Guedes esperó años para cambiar a Brasil y no renunciará ahora

Cuando se convirtió en ministro de economía de Brasil en enero, los inversionistas esperaban que fuera el exadministrador de fondos quien dirigiera la novena economía más grande del mundo.

25-10-2019 20:19

Cuando Paulo Guedes se convirtió en ministro de economía de Brasil en enero, los inversionistas esperaban que fuera el exadministrador de fondos, en lugar del presidente Jair Bolsonaro, quien dirigiera la novena economía más grande del mundo.

Diez meses después, tanto Guedes como sus partidarios están evaluando la realidad sobre cómo funciona realmente el gobierno, mientras Bolsonaro, el excapitán del ejército que una vez declaró que no sabe nada sobre economía, sube de rango.

El presidente rechazó varias propuestas del ministro, privando efectivamente a los mercados financieros de su amor. Bolsonaro amenazó con eliminar el límite al gasto público, para horror del exalumno de 70 años de la escuela de economía de libre mercado de la Universidad de Chicago. También rechazó la propuesta de Guedes para simplificar el sistema tributario de Brasil.

Aún así, el ministro, que amenazó públicamente con renunciar en los primeros meses de su mandato, ahora dice que está en la carrera a largo plazo. “Mientras el presidente confíe en mí, estaré allí”, dijo en una entrevista en su oficina en Brasilia.

Paulo Guedes: "Apoyaremos los esfuerzos de estabilización de Argentina"

Los miembros de su equipo dicen que se ha acostumbrado al estilo del presidente y está buscando permanecer en el cargo con el objetivo de seguir algunas de las políticas favorables al mercado que ha estado defendiendo desde la década de 1980. Entre ellas se incluye la reforma pensional aprobada esta semana, una mayor privatización y un gasto gubernamental más disciplinado para reducir el “endeudamiento de bola de nieve”.

“Las tasas de interés colapsaron desde que entramos y dijimos que mantendríamos el límite de gasto”, dice. “Dijimos: suficiente con el gasto público. Vamos a reducir los impuestos, reducir los costos de la energía”.

Larga espera

“Ha esperado 30 años por este momento”, asegura Fabricio Taschetto, socio y director de inversiones de Ace Capital. “Desde la redemocratización, Brasil ha implementado lo contrario de las políticas en las que Paulo Guedes cree. Ahora es el momento de implementar sus ideas y ver el resultado”.

Si bien los inversionistas están impresionados por el progreso del gobierno en la revisión del sistema de pensiones sobrecargado de Brasil, están comenzando a sentir ansiedad por los resultados en otros lugares.

“Hasta ahora, la agenda económica ha avanzado muy poco fuera de la reforma pensional. Ese es el mayor problema”, afirma Richard Back, jefe de estrategia política de América Latina en XP Investimentos.

La recuperación sigue siendo anémica y el desempleo permanece atrapado en los dos dígitos. Si bien se pronostica que la economía se acelerará el próximo año, los riesgos son a la baja, y la semana pasada el Fondo Monetario Internacional redujo su estimación para el crecimiento de 2020 a 2%, desde 2,4%.

Pero Guedes dice que “no tiene prisa”. Lo más importante es que la economía de Brasil crezca de manera saludable, agregó, y dijo que el presidente aprecia su posición, a pesar de la presión para mostrar resultados.

“Todos los políticos tienen prisa”, dijo. “El presidente entiende que si ahora tenemos prisa, podríamos terminar como Argentina”. El vecino del sur de Brasil ahora está sufriendo otra crisis financiera después del estancado programa de reformas del presidente Mauricio Macri.

Por ahora, Bolsonaro sigue, en sus propias palabras, “100%” comprometido con su ministro.

Presión en aumento

Pero lo que los inversionistas temen más que nada es la repentina partida de Guedes. Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs Group Inc., lo llama un “punto de referencia para la política económica brasileña”. Taschetto dice que toda la agenda económica de la administración depende del ministro y advirtió que su salida provocaría un “colapso total”.

La presión sobre el ministro ya está aumentando, a medida que Bolsonaro se impacienta con la recuperación vacilante y la falta de fondos disponibles para la inversión pública, según un miembro de su equipo que solicitó el anonimato para hablar libremente. La respuesta de Guedes, según la persona, es que los resultados están comenzando a mostrarse y que agosto –cuando el índice de actividad económica del banco central aumentó solo 0,07% respecto al mes anterior– puede haber sido el punto más bajo.

Por ahora, Bolsonaro sigue, en sus propias palabras, “100%” comprometido con su ministro. Si Guedes no tiene escasez de fanáticos en los mercados financieros, en el Congreso tiene muchos menos amigos, y no solo porque su filosofía económica representa una ruptura brusca con las tradiciones estatistas de Brasil.

Su estilo alcista y abrasivo tiende a molestar a los legisladores, y en una audiencia en el Congreso casi se golpea con un diputado que lo acusó de ser fácil con los ricos y duro con los pobres.

Ocasionalmente, el ministro también tiende a acelerarse. Comenzó el año prometiendo eliminar el déficit público primario, que luego se situó en casi 1,6% del producto interno bruto. Ese déficit, que excluye los pagos de intereses, se redujo solo modestamente desde entonces, a casi 1,4% del PIB.

Problemas fiscales

Una de las peleas más públicas entre el presidente y su llamado ‘superministro’ siguió a la propuesta de Guedes de introducir un impuesto a las transacciones financieras como un medio para reducir los impuestos en otros lugares. Pero ese impuesto tiene una larga e infame historia en Brasil, y Bolsonaro se apresuró a descartarlo categóricamente.

El desacuerdo pospuso la introducción de la propuesta general de reforma tributaria del gobierno, la segunda medida económica más importante de la administración Bolsonaro después de la reforma de pensional.

En ausencia de un plan ejecutivo, el Senado y la cámara baja ya están debatiendo sus propios planes de reforma tributaria, dejando a Guedes y su equipo fuera del centro de atención.

Otra área política clave, el límite constitucional del gasto público, también se ha convertido en un punto de discusión.

El presidente ha manifestado en repetidas ocasiones su frustración con la regla que muchos inversionistas consideran un control importante sobre la política fiscal laxa.

Alarmado, Guedes llamó a Bolsonaro para decirle que abandonar el límite de gastos dañaría la imagen del país entre los inversionistas. En cambio, argumentó, el presidente debería respaldar una idea para eliminar la asignación de fondos en el presupuesto federal. Actualmente, más de 90% del gasto presupuestario de 1,4 billones de reales de Brasil es obligatorio.

Pero al igual que con la reforma fiscal, el equipo de Guedes aún tiene que presentar una propuesta concreta sobre cómo deshacerse de la asignación de efectivo del gobierno. La explicación oficial es que sería mejor esperar hasta después de la aprobación completa de la reforma de pensional.

Guedes recurrió a una metáfora para explicar por qué reanimar el leviatán del estado brasileño es un proceso tan doloroso.

“Arponaron a una ballena durante 40 años”, dijo. “La hicieron sangrar hasta que estuvo casi muerta. Y apenas hemos sacado un arpón: las pensiones”.