miércoles 06 de julio de 2022

Hungría sostiene que dejar el petróleo ruso le costará al menos 810 millones de dólares

El país informó a sus homólogos de la Unión Europea que costará al menos 770 millones de euros renovar su industria petrolera mientras discuten sobre posibles sanciones que apuntarían a los suministros rusos.

17-05-2022 15:32

Hungría dijo a sus homólogos de la Unión Europea que costará al menos 770 millones de euros (US$810 millones) renovar su industria petrolera mientras discuten sobre posibles sanciones que apuntarían a los suministros rusos.

El Gobierno del primer ministro, Viktor Orbán, dijo que se necesitaban 550 millones de euros para reacondicionar sus refinerías para cumplir con la prohibición, y otros 220 millones de euros para un oleoducto desde Croacia, según personas familiarizadas con las discusiones que tuvieron lugar esta semana entre los ministros de la UE y los documentos vistos por Bloomberg. Es posible que se necesiten fondos adicionales para adaptarse a un posible aumento de precios como resultado de la prohibición de las importaciones rusas.

Hungría, sin salida al mar, también insiste en que cualquier restricción debe centrarse en el petróleo transportado por mar, y en los oleoductos exentos, para que Budapest respalde la prohibición. La UE no ha dado indicios de querer hacer esa distinción en el paquete de sanciones, que debe ser aprobado por los 27 estados de la UE para seguir adelante.

Cayó el último bastión de Ucrania en Mariúpol: planean un intercambio de soldados

Como parte de una estrategia más amplia para alejar a Europa del crudo ruso durante los próximos seis meses y de los combustibles refinados a principios de enero, se espera que la UE proponga algunas inversiones esta semana para ayudar a los países que dependen más de los suministros rusos. También ha ofrecido a Hungría y Eslovaquia extender el plazo hasta finales de 2024, y a la República Checa hasta junio del mismo año.

Según las fuentes consultadas se esperaba que el paquete convenciera a Hungría de que abandonara su amenaza de veto y pusiera fin a una semana de estancamiento sobre la propuesta. Orbán ha sugerido que el tema debe ser discutido por los líderes de la UE, con la próxima cumbre del Consejo Europeo programada para fines de mayo.

Hungría, cuyo líder fomentó lazos estrechos con Moscú antes de la guerra, ha estado buscando garantías técnicas y de inversión para la transición lejos del crudo ruso, incluida la infraestructura en Croacia.

La suma propuesta es una fracción de los 15 mil a 18 mil millones de euros que el ministro de Relaciones Exteriores húngaro Peter Szijjarto dijo que serían necesarios para arreglar la infraestructura energética de Hungría en un tuit el lunes.

La postura de Hungría ha recibido críticas mordaces de otros miembros de la UE, según otro diplomático europeo. Incluso las naciones que alguna vez estuvieron estrechamente aliadas con Hungría han comenzado a expresar su frustración, y el ministro de Relaciones Exteriores checo calificó la postura de Orbán de “inaceptable” en un tuit el martes.

Por separado, el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría dijo en Facebook que la modernización completa de la infraestructura energética del país costaría entre 15.000 y 18.000 millones de euros.