lunes 26 de septiembre de 2022

La inflación en Estados Unidos presenta la mayor alza en el precio al consumidor desde 1990

Los precios que pagan los consumidores estadounidenses se aceleraron en octubre frente a un año antes y registraron el mayor incremento desde 1990, superando las proyecciones y aumentando la evidencia de crecientes presiones inflacionarias a medida que las empresas logran con mayor éxito traspasar los mayores costos.

10-11-2021 10:48

Los precios que pagan los consumidores estadounidenses se aceleraron en octubre frente a un año antes y registraron el mayor incremento desde 1990, superando las proyecciones y aumentando la evidencia de crecientes presiones inflacionarias a medida que las empresas logran con mayor éxito traspasar los mayores costos.

El índice de precios al consumidor aumentó 6,2% frente a octubre de 2020, según datos Departamento del Trabajo publicados el miércoles. El IPC subió 0,9% frente a septiembre, el mayor avance en cuatro meses.

La estimación mediana en una encuesta de Bloomberg a economistas apuntaba un aumento de 5,9% interanual en el IPC general y un alza de 0,6% respecto del mes anterior.

El dólar blue pega un nuevo salto y supera los $200 con una cifra récord
 

En un contexto de sólida demanda, las empresas han aumentado de forma sostenida los precios de los servicios y bienes de consumo al mismo tiempo que cuellos de botella en las cadenas de suministro y una escasez de trabajadores calificados elevan los costos. Muchos economistas, incluidos algunos de la Reserva Federal, esperan que esas presiones sobre los precios persistan durante el próximo año, manteniendo la inflación elevada.

Un informe dado a conocer el martes mostró que los precios que pagan los productores estadounidenses también se aceleraron el mes pasado, en gran parte debido a los mayores costos de los bienes, lo que aumenta las preocupaciones sobre las persistentes presiones de precios en todo el mundo. En China, la inflación a nivel de fábrica registró el mes pasado su mayor incremento en 26 años, mientras que los precios al consumidor en Brasil se aceleraron más de lo previsto.