jueves 13 de mayo de 2021
BLOOMBERG internacional
25-09-2019 06:57

Un fabricante de cigarrillos electrónicos planea recortar empleos y reestructurar su plantilla

Juul Labs Inc. se enfrenta a la propuesta de una prohibición a los cigarrillos electrónicos de sabores por la Administración Trump.

25-09-2019 06:57

Juul Labs Inc. planea una reestructuración de su plantilla mediante la reducción de nuevas contrataciones y el recorte de algunos empleos, según una fuente familiarizada con el tema.

El fabricante de cigarrillos electrónicos se enfrenta a un creciente escrutinio por parte de autoridades estatales y federales tras la difusión de informaciones de una misteriosa enfermedad relacionada con el vapeo y la propuesta de una prohibición a los cigarrillos electrónicos de sabores por la Administración Trump a principios de este mes.

La startup, con sede en San Francisco, había estado incorporando rápidamente miles de empleados de acuerdo con sus planes de expansión mundial. Actualmente emplea a unas 3.900 personas, más del doble del personal en diciembre. The Wall Street Journal había informado previamente sobre la reestructuración del personal.

Fumadores sin salida: dicen que el cigarrillo electrónico también es cancerígeno

En una medida para evitar despidos, Juul pidió a los gerentes de algunas divisiones que identificasen puestos clave para que el personal rotase a posiciones abiertas nuevas o existentes. La compañía ya introdujo una congelación de la contratación de dos semanas la semana pasada.

Los inversores valoran a Juul en US$38.000 millones. Entre ellos figura Altria Group Inc., que invirtió US$12.800 millones en diciembre pasado por una participación de 35%.

Como parte del acuerdo, los empleados recibieron una bonificación de US$2.000 millones repartidos entre las 1.500 personas en nómina en ese momento. Esto representa alrededor de US$1,3 millones por empleado, y se pagará en cuotas en función del tiempo que la persona lleve en la empresa.

Sobre los riesgos del vapeo, algunos países europeos han destacado la posible adicción y la posibilidad de que puedan alentar a los usuarios a fumar. Un informe de agosto patrocinado por el ministerio de salud alemán concluyó que, si bien tal vez ayuden a fumadores a dejar de fumar, deberían estar regulados de manera más estricta para reducir el uso público de los productos y prevenir los riesgos cardiovasculares. 

En esta Nota