lunes 14 de junio de 2021
BLOOMBERG Carrera espacial
06-05-2021 16:11

¿La estación espacial podría ser un hotel de lujo?

En 1967, Barron Hilton, el futuro jefe de Hilton Hotels Corp., apareció en una reunión de la Sociedad Astronáutica Estadounidense dedicada al “turismo espacial exterior”. Aún faltaban dos años para el primer alunizaje, pero Hilton no iba a llegar tarde al próximo gran mercado de viajes. En la conferencia, expuso planes para los hoteles de la Luna y los hoteles en órbita alrededor de la Tierra, con salones Galaxy, donde los huéspedes podrían “disfrutar de un Martini y las estrellas”.Por desgracia

06-05-2021 16:11

En 1967, Barron Hilton, el futuro jefe de Hilton Hotels Corp., apareció en una reunión de la Sociedad Astronáutica Estadounidense dedicada al “turismo espacial exterior”. Aún faltaban dos años para el primer alunizaje, pero Hilton no iba a llegar tarde al próximo gran mercado de viajes. En la conferencia, expuso planes para los hoteles de la Luna y los hoteles en órbita alrededor de la Tierra, con salones Galaxy, donde los huéspedes podrían “disfrutar de un Martini y las estrellas”.

Por desgracia, los humanos tuvimos que esperar décadas para tener un puesto de avanzada en el espacio exterior y el que obtuvimos, la Estación Espacial Internacional, no fue construido para ocupación privada, mucho menos para viajes de lujo. Pero ahora, a medida que la EEI se acerca al final de su vida útil, algunos empresarios están volviendo a revisar la visión de Hilton, e incluso llevándola más allá. La ambición estadounidense de comercializar el espacio es casi tan antigua como la necesidad de explorarlo.

Como lo imaginó Menem: China planea vuelos desde la estratósfera a distintas partes del mundo

En 1962, la NASA lanzó Telstar 1, el primer satélite privado del mundo (pagado por AT&T). Horas después del lanzamiento, transmitió las primeras imágenes transatlánticas de televisión en vivo, abriendo el camino para la multimillonaria industria actual de satélites de comunicaciones.

Pero las estaciones espaciales que realmente podrían albergar visitantes humanos resultaron ser un desafío mucho mayor. Aunque los científicos soviéticos y estadounidenses lanzaron diseños competitivos para tal instalación en la década de 1970, estos se parecían más a una lata flotante que a los bungalows de vacaciones de Hilton. Sin embargo, la NASA estaba presionando por algo mucho más ambicioso: una estación orbital tripulada que pudiera servir como laboratorio, fábrica y punto de referencia para viajar a la Luna y Marte.

La EEI, anunciada en 1984, parecía ajustarse al presupuesto. No obstante, al igual que muchos proyectos gubernamentales con múltiples partes interesadas, la estación sobrepasó persistentemente los costos y los plazos. Su primer lanzamiento no despegó hasta 1998. Los costos totales durante las tres décadas hasta 2015 superaron los US$150.000 millones, lo que le otorga a la ISS el justo derecho de ser proclamada la cosa más cara que se haya construido. Por esa cantidad de dinero, los estadounidenses, con justa razón, esperaban que la ISS fuera de mucha utilidad. Sin embargo, la instalación se ha visto muy infrautilizada durante la mayor parte de su historia, debido tanto a la mala administración crónica y al alto costo que tiene llevar personas y equipos al espacio.

A partir de 2005, la NASA adoptó una nueva estrategia para abordar este último problema. Firmó acuerdos con tres compañías espaciales privadas para transportar carga y tripulación a la estación, con la esperanza de reducir los costos y alentar el desarrollo de una industria espacial comercial. La NASA actuaría como asesor e inversionista y seleccionaría el diseño más prometedor para reemplazar el transbordador espacial que pronto será retirado.

Stalin, Menem y Elon Musk, unidos por la estratósfera

Fue una gran apuesta creer que empresas poco conocidas como SpaceX podrían hacerlo mejor que los contratistas aeroespaciales tradicionales. Y fue un gran éxito: dieciséis años después, el costo de llevar personas y equipos a la EEI ha disminuido drásticamente y el espacio comercial está en auge. El año pasado, Estée Lauder Cos. organizó una sesión de fotos para una crema facial en la estación. Este año, los turistas llegarán de vacaciones a través de un cohete SpaceX (a US$55 millones por boleto) y Tom Cruise filmará escenas para una próxima película.

Pero la visión de la NASA se extiende mucho más allá que tales casos especiales. En 2020, la agencia contrató a Axiom Space Inc. para conectar módulos (con interiores diseñados por Philippe Starck) a la EEI que se dividirán y formarán una estación comercial que incluirá zonas residenciales, así como un laboratorio y una dependencia de fabricación. En marzo, anunció que financiará hasta otras cuatro compañías para desarrollar conceptos competitivos, utilizando un modelo similar al que condujo al éxito de SpaceX.

Quedan muchos detalles por resolver, incluido qué hacer exactamente con la EEI. Pero un puesto de avanzada comercial sostenible en parte baja de la órbita terrestre parece algo muy recomendable. La NASA simplemente tendría que ser un cliente en lugar de un propietario-operador, lo que ahorraría dinero de los contribuyentes o que se podría destinar a otras prioridades espaciales. Las empresas podrían usar la nueva plataforma para realizar experimentos de microgravedad, investigación farmacéutica, pruebas de ciencia de materiales y más. A medida que los costos disminuyen, hay buenas razones para pensar que se les ocurrirán usos completamente nuevos.

Por supuesto, nadie debería esperar orbitar a los Hilton todavía. Pero el sueño de comercializar el espacio ya no parece un tiro al aire.