jueves 13 de mayo de 2021
BLOOMBERG Rebrote
14-07-2020 08:44

La UE se resiste a los viajes ante el riesgo de una nueva ola de virus

Diplomáticos de la Unión Europea recomendarán mantener sus fronteras externas cerradas a extranjeros durante al menos dos semanas más.

14-07-2020 08:44

La Unión Europea recomendará mantener sus fronteras externas cerradas a estadounidenses y la mayoría de demás extranjeros durante al menos dos semanas más a medida que crecen temores de una segunda ola de coronavirus, según tres funcionarios familiarizados con el asunto.

Enviados de los Gobiernos miembro en Bruselas planean instar a que no haya una expansión de la lista de 15 países —Canadá, Japón, Corea del Sur y China entre ellos—, cuyos residentes recibieron luz verde hace dos semanas para visitar la UE, dijeron los funcionarios bajo condición de anonimato.

Los diplomáticos también podrían recomendar acortar la lista a 13 Estados al eliminar a Serbia y Montenegro, por las nuevas infecciones allí detectadas, dijeron dos de las fuentes consultadas.

El plan es la primera revisión quincenal de una medida de la UE el 1 de julio para flexibilizar una restricción a los viajes no esenciales al bloque inducida por la pandemia.

Uruguay, el primer país del continente al que la UE abre sus fronteras

El resurgimiento de casos de coronavirus en todo el mundo está obstaculizando los esfuerzos europeos para salir de las cuarentenas nacionales e impulsar nuevamente las economías nacionales a medida que comienza la temporada turística de verano.

Hasta ahora, la prohibición de viajes no esenciales a la UE ha demostrado en gran medida la coordinación voluntaria entre los países miembro bajo los auspicios de la Comisión Europea, la rama ejecutiva del bloque de 27 naciones, que formalmente no tiene poder de decisión sobre el asunto.

La política sanitaria en Europa es principalmente una responsabilidad nacional.

No obstante, algunas capitales de la UE siguen su propio camino.

Grupos europeos de aerolíneas y aeropuertos criticaron la semana pasada que los países miembros no siguieron de manera uniforme la recomendación sobre la flexibilización del 1 de julio, citando “un sistema mosaico de restricciones de viaje y controles fronterizos en toda Europa”.