5th de March de 2021
BLOOMBERG
04-12-2020 19:45

Legado de Trump podría ser reforma migratoria

Durante los últimos cuatro años, el debate sobre las políticas de inmigración se ha vuelto más acalorado y fuera de lugar. El presidente Donald Trump se comprometió a hacer miserables tantos inmigrantes como sea posible, y cualquier análisis costo/beneficio fue irrelevante.

Frank Wilkinson
04-12-2020 19:45

Durante los últimos cuatro años, el debate sobre las políticas de inmigración se ha vuelto más acalorado y fuera de lugar. El presidente Donald Trump se comprometió a hacer miserables tantos inmigrantes como sea posible, y cualquier análisis costo/beneficio fue irrelevante.

Es bastante fácil imaginar un sistema menos sádico. Pero reinventar la aplicación de la ley, sus fines y sus medios, es una tarea más complicada.

Ese es el propósito de un nuevo artículo de Peter Markowitz, profesor de la Facultad de Derecho Benjamin N. Cardozo, publicado esta semana por Center for American Progress. “El país necesita un nuevo paradigma para la forma en que hace cumplir las leyes de inmigración: un paradigma que sea más humano, significativamente menos costoso y, a la vez, más efectivo para aumentar el cumplimiento de la ley de inmigración”, escribe Markowitz.

Markowitz se centra en la aplicación de la ley en el interior en lugar de en la frontera. Y quiere más que un retorno al reinado de la discreción procesal del presidente Barack Obama, cuando se priorizó la deportación de delincuentes por encima de la destrucción de familias pacíficas. Su opinión es que la aplicación de la ley de inmigración debería parecerse más a los regímenes regulatorios de la Agencia de Protección Ambiental o la Comisión de Bolsa y Valores, burocracias que rara vez buscan una “pena de muerte” contra los objetivos de aplicación.

En lugar de la “pena de muerte”, la deportación, Markowitz propone desviar a aquellos con el potencial de estatus legal a un camino hacia la residencia permanente legal. Las personas que enfrentan la amenaza de deportación deberían tener acceso a un abogado, lo que aumenta drásticamente la probabilidad de poder permanecer en EE.UU. legalmente. Se debe permitir que los jueces apliquen “sanciones escalables” por delitos de inmigración, incluidas multas en lugar de encarcelamiento o deportación. También propone una prescripción a los delitos de inmigración, lo que permitiría a los residentes indocumentados de larga data ingresar a la vida estadounidense en pleno.

Tal indulgencia permitiría que más inmigrantes indocumentados permanezcan en EE.UU. y sin duda produciría una poderosa reacción política, con amplias oportunidades para la demagogia. Pero la aplicación agresiva a gran escala es un desarrollo reciente, que data de la segunda mitad del siglo XX. “Durante la mayor parte de la historia de este país”, escribe Markowitz, “los procedimientos de cumplimiento e incluso el proceso de deportación en sí se iniciaron con avisos, no con arrestos, y el país puede volver a esa norma sin socavar la integridad del sistema”.

Por supuesto, durante la mayor parte de la historia de EE.UU., las nociones de ciudadanía y pertenencia fueron vagas y significativamente dependientes de la raza. La historiadora Jill Lepore cita a Edward Bates, fiscal general de Abraham Lincoln, quien revisó libros de leyes y registros judiciales 75 años después de que se redactó la Constitución, en una “búsqueda infructuosa” de una definición práctica de ciudadano estadounidense.

La obsesión de Trump con la demografía racial no frenará la transformación del país. Mientras tanto, su brutalidad ha alimentado la simpatía por los inmigrantes y un cambio decisivo a favor de los inmigrantes en la opinión pública. Algunos optimistas fronterizos imaginan un flujo más racional de trabajo legal, no muy diferente al flujo legal de bienes, a través de la frontera con México y, eventualmente, mejores condiciones en los países centroamericanos, donde la desesperación ha estado alimentando la migración.

Si el pánico racial hacia la derecha estadounidense se alivia y las condiciones que impulsan la migración mejoran, no es difícil imaginar un régimen de aplicación de la inmigración suavizado que cueste mucho menos dinero y produzca significativamente menos miseria. Por ahora, el pánico no ha disminuido y América Central sigue en crisis. Incluso con un régimen más amable y gentil, los términos de pertenencia nacional estarían sujetos a disputas. Como el historiador John Higham señaló en 1975: “Fundamentalmente, los problemas de la vida étnica nunca se resuelven”.

En esta Nota