BLOOMBERG
Afganistán

Los talibanes controlan la moneda con el mejor desempeño del mundo este trimestre

Los controles de divisas, las entradas de efectivo y otras remesas han ayudado al afgani a repuntar alrededor de un 9% este trimestre, superando el aumento del 3% del peso colombiano.

General Economy in Afghanistan
General Economy in Afghanistan | Source: Bloomberg

Los miles de millones de dólares procedentes de ayuda humanitaria y el creciente comercio con los vecinos asiáticos han impulsado a la moneda de Afganistán a la cima de las clasificaciones mundiales este trimestre, un lugar inusual para un país golpeado por la pobreza y con uno de los peores historiales de derechos humanos del mundo.

El grupo talibán, que tomó el poder hace dos años, también ha desatado una serie de medidas para mantener al afgani afgano como bastión, incluida la prohibición del uso de dólares y rupias paquistaníes en transacciones locales y el endurecimiento de las restricciones para sacar billetes verdes fuera del país. El grupo declaró ilegal el comercio en línea y amenazó con la cárcel a quienes violen las reglas.

Los controles de divisas, las entradas de efectivo y otras remesas han ayudado al afgani a repuntar alrededor de un 9% este trimestre, superando el aumento del 3% del peso colombiano, según muestran datos compilados por Bloomberg. En lo que va del año, el afgani ha subido aproximadamente un 14%, lo que le sitúa en el tercer lugar de la lista mundial, detrás de las monedas de Colombia y Sri Lanka.

Sin embargo, la reducción de las pérdidas de la moneda observadas después del cambio de régimen también contradice la dramática agitación que persiste sobre el terreno con Afganistán en gran medida aislado del sistema financiero global debido a las sanciones.

Afganistán: Talibanes queman instrumentos musicales por considerarlos "inmorales"

Según un informe del Banco Mundial, el desempleo es desenfrenado, dos tercios de los hogares tienen dificultades para permitirse artículos básicos y la inflación se ha convertido en deflación. Por otro lado, desde finales de 2021 han llegado casi semanalmente de Naciones Unidas aviones cargados de dólares estadounidenses para los pobres, algunas cargan de hasta US$40 millones, durante al menos 18 meses.

“Los controles de divisas están funcionando, pero la inestabilidad económica, social y política hará que esta alza de la moneda sea un fenómeno a corto plazo”, afirmó Kamran Bokhari, experto en asuntos de Oriente Medio, Asia Central y Asia Meridional del New Lines Institute for Strategy & Policy, con sede en Washington.

Cambio de divisas

En Afganistán, el cambio de divisas se realiza ahora en gran medida a través de cambistas —llamados localmente sarrafs— que instalan puestos en los mercados u operan desde tiendas en ciudades y pueblos. El bullicioso mercado al aire libre Sarai Shahzada en Kabul es el centro financiero de facto del país, donde cada día cruza el equivalente a decenas de millones de dólares. Según el banco central, no hay límite para el comercio.

Debido a las sanciones financieras, casi todas las remesas se transfieren ahora a Afganistán a través de un sistema de transferencia de dinero conocido como hawala de siglos de antigüedad que se practica en regiones como Oriente Medio. Hawala es una parte clave del negocio de los sarrafs.

La ONU, que estimó que Afganistán necesita alrededor de US$3.200 millones de ayuda este año, ha desplegado alrededor de US$1.100 millones hasta el momento, según el servicio de seguimiento financiero del organismo mundial. El año pasado, la organización gastó cerca de US$4.000 millones, ya que la mitad de la población —que ronda los 41 millones— se enfrentaba a una situación de hambre que amenazaba sus vidas.

El Banco Mundial pronostica que la economía dejará de contraerse este año y registrará un crecimiento del 2% al 3% hasta 2025, aunque advirtió de riesgos como una reducción de la ayuda global a medida que los talibanes intensifiquen su represión contra las mujeres.

Los talibanes volvieron al poder e imponen dura censura a la prensa

“Las restricciones más estrictas a las transacciones de divisas y una mejora muy gradual en el comercio están impulsando la demanda del afgani”, dijo Anwita Basu, jefa de riesgo país de Europa en BMI en Londres. Es probable que el afgano se estabilice en los niveles actuales hasta finales de año, afirmó.

Una moneda más fuerte puede ayudar a frenar la presión inflacionaria sobre importaciones críticas para Afganistán, como el petróleo, particularmente a medida los precios del crudo se acercan a los US$100 el barril.

Recursos minerales

La Administración talibán, con problemas de liquidez, busca atraer inversiones en los ricos recursos del país, incluido el litio, cuyo valor total se estima en hasta US$3 billones. Empresas chinas, británicas y turcas participaron en US$6.500 millones en contratos otorgados este mes para construir minas de hierro, minerales y oro a gran escala. Los talibanes también firmaron un acuerdo en enero con una empresa china para extracción de petróleo.

En mayo, China y Pakistán acordaron ampliar la Iniciativa de la Franja y la Ruta a Afganistán, lo que podría atraer miles de millones de dólares para financiar proyectos de infraestructura. En una señal del deshielo de los lazos, una delegación empresarial estadounidense en septiembre copatrocinó “una conferencia en Kabul para atraer inversionistas globales”.

Mientras tanto, los dólares introducidos por contrabando a Afganistán desde Pakistán también han dado un salvavidas a los talibanes en los meses anteriores. Da Afghanistan Bank, el banco central del país, está subastando hasta US$16 millones casi todas las semanas para respaldar la moneda, dijo el portavoz Hassibullah Noori.

A medida que disminuyó la presión sobre la moneda, el banco central aumentó el límite para los retiros de dólares para las empresas a US$40.000 por mes desde US$25.000 y para los individuos a US$600 por semana desde US$200 hace dos años.

Terrible situación

Aun así, incluso mientras ingresa dinero en efectivo, la situación humanitaria y las perspectivas financieras siguen siendo terribles.

Estados Unidos había acordado liberar US$3.500 millones de los US$9.500 millones en reservas de divisas congeladas, pero suspendió el plan después de descubrir que el banco central carece de independencia de los talibanes y tiene deficiencias en los controles contra el lavado de dinero y en la lucha contra la financiación del terrorismo, según un informe de julio del inspector general especial para la Reconstrucción de Afganistán.

La ONU tiene previsto que si la ayuda exterior cae un 30% este año, eso reduciría el ingreso per cápita a US$306, una caída del 40% con respecto a los niveles de 2020.

Las amplias restricciones y abusos contra las mujeres también han avivado las divisiones en el seno de la Administración talibán, y algunos critican abiertamente a su líder supremo, Haibatullah Akhundzada. Akhundzada ha dictado órdenes que prohíben a las mujeres estudiar, trabajar, visitar parques públicos, utilizar gimnasios y viajar largas distancias sin escolta masculina.

Un informe de la ONU de este mes afirmaba que los talibanes cometieron más de 1.600 casos de violaciones de derechos humanos, incluida la tortura, desde enero de 2022 hasta finales de julio de este año, durante el arresto y detención de personas.

Mientras tanto, una evaluación del Pentágono de 2023 reveló que el Estado Islámico está utilizando de nuevo Afganistán como base para planear atentados en todo el mundo, según ha informado el Washington Post. El grupo terrorista también ha intensificado los atentados en Afganistán, como el asesinato de un vicegobernador y el bombardeo de una mezquita.

Militantes del Estado Islámico han amenazado con atacar las embajadas de China, India e Irán en Afganistán, según la ONU.

“En última instancia, la estabilidad política hará que la moneda prospere o deshará: si los talibanes pierden el control interno, entonces la moneda también se verá afectada”, dijo Basu de BMI.