viernes 30 de septiembre de 2022

May viaja a Bruselas para resolver a tiempo plan post-brexit

Theresa May se dirige a Bruselas para mantener negociaciones por el brexit, atrapada entre sus colegas que quieren que reelabore el acuerdo y líderes europeos que dicen que se retirarán si lo hace.

21-11-2018 07:16

Theresa May se dirige a Bruselas para mantener negociaciones por el brexit, atrapada entre sus colegas que quieren que reelabore el acuerdo y líderes europeos que dicen que se retirarán si lo hace.

La primera ministra viaja para reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, este miércoles por la tarde en un esfuerzo por avanzar en la diagramación del futuro acuerdo comercial que ambas partes quieren establecer.

La primera ministra quiere que los funcionarios de la Unión Europea firmen el acuerdo de salida de 585 páginas así como el documento relativo a la asociación futura en una cumbre especial en Bruselas este domingo.

Pero los euroescépticos de su Partido Conservador desean eliminar partes fundamentales del acuerdo y exigen más concesiones de la UE antes de rubricar el plan. La oposición al acuerdo no agradó a dirigentes de la UE como Angela Merkel de Alemania, en un contexto de preocupación de los diplomáticos por tener que cancelar la cumbre del domingo si May presiona para obtener más cambios.

El tiempo para las demoras se agota. Faltan apenas cuatro meses para que Gran Bretaña salga de la UE. May dilata las cosas, herida en el ámbito local por una serie de renuncias perjudiciales de ministros de su gabinete que no toleran su acuerdo.

Al mismo tiempo, los tories de las bases tratan de reunir apoyo suficiente para un intento formal de destituirla como líder. Hasta el momento, no han tenido éxito.

Sin una mayoría automática en el Parlamento, May enfrenta, no obstante, la tarea colosal de persuadir a un número suficiente de miembros de la Cámara de los Comunes de que apoyen su acuerdo en una votación decisiva prevista para diciembre. Si la pierde, el Reino Unido se encaminará a salir de la UE sin un acuerdo.

El presidente de la Comisión de Asuntos Digitales, Cultura, Medios y Deportes de la Cámara de los Comunes, Damian Collins, dijo en el programa Today de la BBC este miércoles que votará en contra del acuerdo de May en su forma actual, sumando así su nombre a una lista de tories que no lo respaldará. Si efectivamente no es aprobado por el Parlamento, dijo que la primera ministra debe convocar una elección u otro referéndum.

Futuro en foco

Cuando May vaya a Bruselas este miércoles para reunirse con Juncker, sus conversaciones se centrarán en lo que se ha dado en llamar la asociación futura, la relación en materia de comercio y seguridad que reemplazará la pertenencia a la UE como base para el intercambio comercial entre el Reino Unido y los 27 países restantes del bloque. Los detalles de dicho convenio se negociarán durante un período de 21 meses a partir del 29 de marzo.

Pero los términos y condiciones de este otro tratado de salida ya resultan contenciosos. En una reunión de gabinete que tuvo lugar en Londres este martes, los ministros de May analizaron planes alternativos para el tema más difícil de las negociaciones: el mecanismo de protección para evitar una frontera aduanera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Algunos ministros partidarios del brexit estarían analizando la posibilidad de irse si May no negocia los términos y condiciones del divorcio para garantizar que el Reino Unido tenga la facultad unilateral de retirarse de todo acuerdo de protección para Irlanda, si así lo desea. La secretaria de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, la tory pro-europea que May reincorporó al Gabinete la semana pasada, instó a sus colegas a “volver a echar un vistazo” a lo que May consiga en Bruselas.

El martes por la noche, el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, que apoya al gobierno conservador minoritario de May, hizo una demostración de fuerza en una advertencia a la premier. Por segunda vez en dos días, el DUP se negó a votar con el gobierno en protesta por el acuerdo de brexit de May para Irlanda. Sin el respaldo del DUP, el gobierno se vio obligado a aceptar enmiendas del Laborismo a su ley de presupuesto.

En esta Nota