jueves 15 de abril del 2021
BLOOMBERG
10-06-2020 03:05

Mientras empeoran las encuestas, Trump se hunde

Una encuesta de la cadena informativa CNN, publicada el lunes lo muestra 14 puntos porcentuales por debajo del ex vicepresidente Joe Biden. Los asuntos que no pudo ni parece poder controlar. El posible final de un ciclo.

Jonathan Bernstein
10-06-2020 03:05

Tal vez debería centrarme en los temas más importantes de la presidencia de Donald Trump, pero hoy simplemente no puedo dejar de pensar en asuntos de menor importancia.

Asunto:

Según los informes, el Servicio Secreto le dijo a Trump, el 29 de mayo, que se dirigiera a un espacio seguro en la Casa Blanca, porque los manifestantes al otro lado de la calle se estaban poniendo revoltosos. Me parece que tenía varias opciones:

  • Desafiar al Servicio Secreto, quedarse quieto y luego filtrar que heroicamente se mantuvo firme.
  • Bajar al búnker y luego, cuando la prensa lo informara, simplemente ignorar todo el asunto.
  • Bajar al búnker y luego usar el incidente para atacar a los manifestantes (a quienes el presidente retrata como violentos).
  • O ir al búnker, inventar algo sobre hacer una “inspección”, pelear con los medios durante una semana y luego avergonzarse completamente cuando su fiscal general revele la verdad.

Asunto:

Trump ha tenido una pésima racha en las encuestas, coronada por una encuesta de CNN publicada el lunes que lo muestra 14 puntos porcentuales por debajo del exvicepresidente Joe Biden. Las opciones incluían destacar la mejor encuesta, ignorar las encuestas y centrarse en gobernar, o al menos afirmar estar ignorando las encuestas y centrarse en gobernar. En cambio, Trump hizo que un encuestador redactara un memorando risible acusando a los otros encuestadores de ir tras él y lo tuiteó, confirmando así que está obsesionado con las encuestas, lo que implica que informes similares sobre encuestas internas erróneas son ciertas y llamando la atención sobre lo peor de todas las encuestas públicas recientes.

Asunto:

Los republicanos opositores a Trump han estado publicando anuncios de ataque en la televisión de Washington durante los programas de noticias por cable favoritos de Trump. Al parecer, el presidente está tan molesto por esto que su propia campaña ha gastado casi medio millón de dólares en contra publicidad en los mismos programas, principalmente para animarlo y convencerlo de que sus empleados están trabajando duro. Por supuesto, las campañas presidenciales generalmente tienen más dinero del que saben en qué gastar, por lo que no es como si la publicidad de la estrecha carrera presidencial se viera perjudicada, pero sigue siendo un comentario interesante sobre lo que los profesionales de la campaña piensan de su candidato.

Todas esas son de noticias del lunes. Podría ir fácilmente un poco más atrás. También está la continua pelea de Trump con el senador Mitt Romney, cada vez con declaraciones más fáciles de desmentir. El presidente parece perfectamente complacido de seguir adelante sin Romney o la senadora Lisa Murkowski de su lado. Vale la pena recordar que Trump ganó por poco en 2016 y no puede permitirse perder ninguna facción significativa de republicanos.

También está la decisión de Trump de comenzar nuevamente con sus actos electorales, haciendo caso omiso a las recomendaciones para controlar el coronavirus. ¿Le ayudarán? Ha estado realizando esos mítines desde principios de su presidencia y no parecen haberle hecho mucho bien, pero le gusta hacerlo y no tiene a nadie a su alrededor que le diga lo contrario.

Y si bien la historia sobre el ataque a los manifestantes se ha centrado en el fiscal general William Barr más que en Trump de forma personal, el lunes marcó una semana de declaraciones de la administración cada vez más dudosas sobre el evento, incluidos argumentos semánticos sobre lo que cuenta como usar gases lacrimógenos y acusaciones sin pruebas de la violencia de los manifestantes. El Washington Post probablemente ahora desmintió esas afirmaciones para siempre. Nuevamente, incluso dados los eventos originales, simplemente no había razón para que la Casa Blanca extendiera la mala publicidad durante una semana.

Ninguna de estas situaciones hace tanta diferencia por sí sola, pero suman muchos pasos en falso, mentiras fácilmente expuestas y esfuerzo desperdiciado, todo en los titulares de un solo día. Suficientes días como ese que se suman a un débil e impopular presidente que parece estar fracasando como nadie desde Jimmy Carter. Veremos qué nos trae el martes.

 
 
Drop here!