miércoles 16 de junio de 2021
BLOOMBERG PANDEMIA DE CORONAVIRUS
16-02-2021 21:49

Las muertes por covid aumentarán muy pronto en Venezuela

Quizás ningún país de la región esté menos preparado. La Encuesta Nacional de Hospitales Venezolanos y la red no gubernamental de defensa de la epidemiología de Venezuela, contó solo 720 camas de cuidados críticos y 102 ventiladores en todo el país cuando comenzó la pandemia.

16-02-2021 21:49

Los venezolanos tuvieron una rara ocasión de celebrar la semana pasada cuando una directiva del Gobierno despejó el camino para que cientos de miles de sus compatriotas en peligro recibieran dosis de las vacunas contra el covid-19.

Sin embargo, los compatriotas en cuestión eran inmigrantes, después de haber salido de su tierra natal para hacer una nueva vida en el extranjero. El Gobierno era el colombiano, cuya directiva para proteger a los venezolanos expatriados no emanaba del caudillo en Caracas, sino que su archicrítico al otro lado de la frontera, el presidente colombiano Iván Duque.

Mejor aún, la oferta de vacunas es parte de un acuerdo más amplio para otorgar un estatus de protección temporal a los venezolanos que viven de manera irregular en Colombia, lo que abre la puerta para que casi 1 millón de vecinos desplazados residan, trabajen y accedan a la salud pública en su hogar adoptivo de manera legal. Tales son los signos vitales de la República Bolivariana, donde para quienes se han quedado atrás, la perspectiva es desesperada.

El covid-19 cierra la grieta en Venezuela: comprarán vacunas con fondos congelados

Mucho antes del impacto del nuevo coronavirus, Venezuela estaba bajo el peor colapso económico e institucional en la historia de América Latina. Para quienes no tienen salida, eso se ha traducido durante mucho tiempo en desempleo y pobreza. Con los contagios por covid-19 a punto de acelerarse, también se espera un aumento de la enfermedad incapacitante y de las muertes.

Es un milagro que el virus ya no haya sobrepasado a Venezuela. Para el 11 de febrero, el país había registrado oficialmente casi 132.000 casos y lamentado la pérdida de 1.260 vidas a causa de la enfermedad, un número notablemente modesto en comparación con el afectado continente sudamericano, en particular si se considera la devastación del sistema de salud de Venezuela, del que hemos hablado previamente. Las autoridades venezolanas atribuyen la curva de contagio relativamente baja a los oportunos mandatos de uso de tapabocas y las medidas de cuarentena.

Las cuarentenas y las medidas de distanciamiento social, las herramientas favoritas de los regímenes autoritarios que buscan sofocar la disidencia colectiva, pueden haber ayudado. Sin embargo, médicos y profesionales de la salud informan que la combinación de la ineptitud oficial y la emergencia económica del país puede haber camuflado y, por lo tanto, subestimado descaradamente la crisis.

En quiebra por el socialismo, Venezuela cede control de empresas

Empecemos por la drástica escasez de gasolina que agotó las bombas de combustible, redujo la movilidad nacional y, por lo tanto, frenó, o tal vez simplemente retrasó, la propagación de la enfermedad en la comunidad, que golpeó más fuertemente a Caracas y el estado norteño de Miranda. Sin embargo, los datos de salud pública crónicamente defectuosos o manipulados llevaron a un recuento infravalorado de casos y muertes por covid-19. La autoridad sanitaria de Venezuela dejó de publicar estadísticas de salud pública en 2016.

Un fracaso en el seguimiento del virus se ha sumado a la ilusión. Con solo dos laboratorios gubernamentales acreditados en Caracas, donde se reportaron la mayoría de los casos, y pocas pruebas en otros lugares, Venezuela cayó ciega a la pandemia. “Saque los cálculos: ¿cuántas pruebas pueden procesar las dos instituciones gubernamentales?”, dijo el especialista venezolano en enfermedades infecciosas Alberto Paniz-Mondolfi, director asistente de microbiología de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

De hecho, el país ha promediado solo 21,3 pruebas de hisopos (PCR) por cada 100.000 habitantes desde abril, una tasa cinco veces menor que la de los países vecinos, según un estudio realizado en diciembre por las investigadoras venezolanas María Eugenia Grillet y Margarita Lampo. No es de extrañar que la curva de contagio oficial de Venezuela parezca plana.

Lejos de la sombra de Chávez, Maduro crea base de poder propia

Ese idilio no durará. Luego de estar confinado en algunas zonas, el virus comenzó a propagarse rápidamente a mediados del año pasado, lo que causó el regreso de aproximadamente 40.000 a 80.000 migrantes desde los países vecinos entre marzo y finales de mayo, escribieron Grillet y Lampo.

La fatiga de la cuarentena, la relajación de las órdenes de distanciamiento social y las medidas improvisadas de control de daños del presidente Nicolás Maduro, que eliminó los controles de precios y permitió que el dólar fluya libremente para reactivar el postrado mercado interno, han acelerado el contagio. Trabajadores independientes del sector de la salud que están rastreando el virus proyectan que pronto podría aumentar.

Quizás ningún país de la región esté menos preparado. La Encuesta Nacional de Hospitales Venezolanos y la red no gubernamental de defensa de la epidemiología de Venezuela, contó solo 720 camas de cuidados críticos y 102 ventiladores en todo el país cuando comenzó la pandemia. Los números no son mejores hoy, dice Paniz-Mondolfi.

Como si las horribles condiciones sanitarias no fueran un problema suficiente, la intromisión y el enfoque médico del Gobierno no tienen control. Médicos sin Fronteras tiró la toalla en noviembre pasado y cerró sus operaciones en un hospital de emergencia clave en los barrios marginales de Caracas después de repetidas interferencias del Gobierno.

Ataques e insultos reciben a venezolanos que huyen de la miseria

Los médicos y los trabajadores de salud de primera línea de Venezuela necesitan todo el respaldo que puedan recibir, debido a que unos 30.000 médicos ya habían huido del país antes del inicio de la pandemia. Los que se quedaron se enfrentan a un sistema de salud en ruinas. Una encuesta realizada a principios del año pasado encontró que 75% de los médicos atendían en instalaciones con suministro de agua poco confiable, mientras que un 65% trabajaba sin guantes, tapabocas, jabón, gafas protectoras ni ropa hospitalaria.

 

La vacunación masiva sería una bendición, sin embargo, una difícil circunstancia partidista ha amenazado un acuerdo para asegurar hasta 6 millones de dosis de vacunas contra el covid-19 destinadas a Venezuela a través del mecanismo global Covax de la Organización Mundial de la Salud. Bloomberg News informó el 11 de febrero que un avance puede estar cerca, pero hasta ahora Maduro ha afirmado que no puede pagar las vacunas debido a los fondos congelados por el Gobierno de Estados Unidos, mientras que el líder de la oposición respaldado por EE.UU., Juan Guaidó, no pedirá la liberación de esos fondos hasta que Maduro se alinee con la Organización Panamericana de la Salud.

Sin ceder, Maduro desairó a Guaidó y a sus patrocinadores gringos al anunciar un acuerdo con Moscú para importar la vacuna Sputnik V de Rusia, de la cual se espera que lleguen 100.000 dosis la próxima semana y quizás millones más en algún momento. Pero por ahora, lamentablemente, el mejor plan para la mayoría de los venezolanos para defenderse de los estragos locales puede ser dirigirse a un país vecino.