domingo 14 de agosto de 2022
BLOOMBERG Litigios millonarios

Elon Musk no es el único culpable del estancamiento en la compra de Twitter

Parece muy dudoso que, si esto terminara siendo discutido en la Corte de Equidad de Delaware, el tribunal acepte los argumentos de Musk por la única razón de que hacerlo cambiaría por completo el concepto de un acuerdo de fusión vinculante y haría que la razón misma de existir del tribunal sea cuestionable.

11-07-2022 18:28

He aquí por qué los abogados de Elon Musk han declarado que está “rescindiendo” su acuerdo para comprar Twitter Inc.

La carta de su abogado en realidad no toca esta narrativa. En cambio, ofrece un ataque legal a Twitter, acusando a la empresa de mentir sobre los bots; no darle a Musk suficiente información para investigar los bots; y no administrar su negocio correctamente.

El mensaje es que, por mucho que a Musk le encantaría cerrar este trato, la propia conducta de Twitter lo ha frustrado (lamentablemente). Mi colega Matt Levine lo explica todo aquí.

Elon Musk siembra dudas sobre compra de Twitter por US$44.000M y se derrumban las acciones

Parece muy dudoso que, si esto terminara siendo discutido en la Corte de Equidad de Delaware, el tribunal acepte los argumentos de Musk por la única razón de que hacerlo cambiaría por completo el concepto de un acuerdo de fusión vinculante y haría que la razón misma de existir del tribunal sea cuestionable.

La carta es risible. La parte que dice que una de las razones por las que Musk puede salirse del acuerdo es porque Twitter no le daría una copia del modelo financiero de sus propios banqueros, es especialmente encantadora, sobre todo porque el abogado que escribió eso siempre tendrá su nombre adjunto.

Todo está en consonancia con la naturaleza de este acuerdo desde el principio. ¿Recuerda cómo Musk presentó (tarde) la documentación de inversionista pasivo en Twitter a pesar de haber estado en conversaciones con la administración de la compañía, según su propio director ejecutivo, y luego le ofrecieron un puesto en la junta solo para rechazarlo? ¿Recuerda cómo al principio declaró que “vencería a los robots de spam o moriría en el intento” solo para luego citar a los robots de spam como un obstáculo insuperable? ¿O tal vez recuerda que él lideró con una “oferta mejor y final” después de realizar una rápida diligencia debida, que algunos podrían caracterizar como audaz, pero otros simplemente como precipitada y un poco extraña?

Un aspecto notable de este acuerdo es cuántas personas agregaron libremente sus nombres a él y, a veces, millones. Tal vez se le pueda perdonar al director ejecutivo de Twitter, Parag Agrawal, que se haya entusiasmado con la participación de Musk como “creyente, apasionado y crítico intenso”, porque tenía pocas opciones dada la participación y la intención de Musk. Fue esta misma pasión e intensidad las que inmediatamente relegaron a Agrawal a un pequeño papel en su propia compañía.

Musk dice que quiere que sus peores detractores sigan en Twitter

Quizás más absurda fue la declaración de Jack Dorsey —fundador, expresidente y ex director ejecutivo de Twitter— de que Musk era la “solución singular” al problema de que la plataforma fuera, a ojos de Dorsey, tanto un “bien público” como una empresa. En buena medida, agregó: “Confío en su misión de extender la luz de la conciencia”. Lástima que el compromiso de Musk con esa misión fracasó por falta de una hoja de cálculo de Goldman Sachs, supongo.

Musk aseguró respaldo de una galería de estrellas de Silicon Valley y fondos de renombre, por una suma de US$7.000 millones más o menos. Estos incluyen a Larry Ellison, Sequoia Capital, AH Capital Management vinculado a Marc Andreesen y a Brookfield Asset Management.

El príncipe Alwaleed bin Talal Al Saud, propietario de alrededor del 4% de Twitter, rechazó inicialmente la oferta por considerarla demasiado baja. Pero luego, después de que Musk usó la plataforma para criticar al príncipe sobre los derechos de libertad de expresión en Arabia Saudita, tuvo una especie de epifanía y acordó transferir su participación al nuevo Twitter y tuiteó que Musk “impulsará y maximizará su gran potencial”. 

In a Bind | Elon Musk made a binding offer for Twitter at a price that now looks high while the value of his main source of funds, Tesla, has dropped

Si bien todos tenían sus propias razones para respaldar a Musk, el hilo común más probable se resumió en una respuesta genérica dada por el director ejecutivo de Brookfield, Bruce Flatt, durante una entrevista con CNBC en mayo. Después de decir que las valoraciones del sector tecnológico se habían vuelto “más razonables”, continuó: “... hemos tenido una larga relación con una serie de inversiones con Tesla y Elon y, por lo tanto, simplemente surgió de eso”.

Musk construyó un fabricante de vehículos eléctricos, Tesla, que llegó a cambiar el juego. Si bien creo que está sobrevaluado, eso es una especie de ventaja para cualquiera que realmente haya ganado dinero con él. Si bien Space Exploration Technologies Corp., o Space X, no cotiza en bolsa (todavía), también es un logro asombroso. Los inversionistas perdonarán una enorme cantidad de cosas por ese tipo de ganancia y estarán listos para sumarse y mostrar su apoyo con la esperanza de que haya más por venir.

De hecho, mientras otros podrían considerar como un riesgo los desafíos innecesarios a los reguladores, —desde la Comisión de Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos hasta varios organismos estatales y federales de control de automóviles— aquellos que han cosechado recompensas de las empresas de Musk se inclinarán a verlo como una faceta más de la esencia disidente de un verdadero genio empresarial.

Después de Twitter, Coca-Cola ¿Será el nuevo objetivo de Elon Musk?

Sin embargo, todo este asunto es un manto caótico que ensombrece a toda la empresa, al igual como la ultraconflictiva adquisición de Tesla Inc. de SolarCity Corp. y la propuesta de compra fingida de Musk del propio Tesla. La genialidad no es necesariamente fungible. La idea de que Musk, un supertroll en Twitter, tenga la respuesta al tema increíblemente difícil de la moderación de contenido que persigue a todas las redes sociales, es extraña.

Una de las motivaciones para conseguir patrocinadores para su oferta fue cubrir su creciente exposición financiera personal del acuerdo mientras el mercado se desplomaba. Y ahora, como último recurso, sus abogados han aumentado aún más su nivel de creatividad.

En este caso, la palabra “patrocinadores” parece intercambiable con “facilitadores”. Si tomamos en cuenta a las muchas partes interesadas pasivas, especialmente los empleados de Twitter y los pequeños inversionistas atrapados en esta situación, esto se parece menos a las altas finanzas y más al vandalismo corporativo. Independientemente como termine esto, para los que participaron, esto debiera ser una vergüenza para los más ricos.