domingo 02 de octubre de 2022

Rusia busca anexar el territorio ocupado de Ucrania ante los avances en Kiev

El Kremlin se apresura a organizar votaciones falsas sobre la anexión de las regiones de Ucrania que sus fuerzas aún controlan, después de que el Ejército de Kiev expulsara a las tropas rusas de grandes áreas de territorio tomadas durante su invasión, que ya lleva siete meses.

20-09-2022 10:28

El Kremlin se apresura a organizar votaciones falsas sobre la anexión de las regiones de Ucrania que sus fuerzas aún controlan, después de que el Ejército de Kiev expulsara a las tropas rusas de grandes áreas de territorio tomadas durante su invasión, que ya lleva siete meses.

Las llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk podrían celebrar sus votaciones desde este fin de semana, dijeron funcionarios citados por Interfax el martes. Ucrania y sus aliados han denunciado los referendos como ilegales y es probable que pocos países reconozcan los resultados. Funcionarios respaldados por Rusia en otras dos regiones también anunciaron planes para avanzar rápidamente hacia las votaciones.

Rusia atacó centrales eléctricas y las fuerzas ucranianas avanzan

En Moscú, autoridades dijeron que concederían las solicitudes de anexión de las regiones si las hacían. El expresidente Dmitri Medvédev, quien ahora es el subjefe del Consejo de Seguridad, señaló que la anexión sería “irreversible” y permitiría a Rusia usar “toda la fuerza posible en defensa propia” en el territorio recién adquirido.

La medida ayudaría al Kremlin a tranquilizar a sus seguidores preocupados por su retirada apresurada de otros territorios ante el avance ucraniano en las últimas semanas. También le da potencialmente al Kremlin la base formal para usar armas nucleares para defender lo que considera territorio ruso.

Al hacer que las zonas ocupadas sean parte formalmente de Rusia según las leyes del país, los votos también pueden permitir que el Kremlin despliegue tropas allí, además de la fuerza actual de soldados contratados y contratistas militares. El Kremlin hasta ahora ha evitado la movilización total, con el objetivo de limitar el impacto de la guerra en la población en general.

Pero con los votos de anexión, Rusia “se está moviendo a toda velocidad para crear la base legal para la movilización parcial”, afirmó Igor Girkin, un ex coronel de inteligencia ruso que se convirtió en comandante de las fuerzas separatistas respaldadas por Moscú en Dombás en 2014.

Vuelve el horror por las zonas reconquistadas a los rusos: cientos de cadáveres con huellas de torturas

La anexión, aunque seguramente será rechazada a nivel internacional, también podría complicar cualquier futura conversación de paz, ya que Rusia ha dicho que no cederá el territorio que considera suyo, mientras que Kiev se ha negado a ceder los territorios tomados por Moscú.

Las medidas repentinas para celebrar las votaciones en áreas donde la lucha aún es generalizada y las fuerzas rusas controlan solo una parte de las regiones planeadas para la anexión resaltan la desesperación del Kremlin por encontrar una manera de contrarrestar los avances repentinos de Ucrania en el campo de batalla. Las autoridades de las zonas ocupadas luchan para garantizar los servicios básicos y la seguridad; decenas de miles de residentes han sido desplazados, lo que hace que la organización de un verdadero plebiscito sea casi imposible. Los funcionarios de la ocupación dijeron que podrían usar la votación en línea, una técnica que ha sido ampliamente vista como una herramienta para el fraude en las elecciones rusas.

En lo que va de este mes, el Ejército de Ucrania ha recuperado alrededor del 10% de los espacios en poder de Rusia, derrotando a las fuerzas de Moscú en la región de Járkov en el noreste y presionando en el área de Jersón en el sur. Estos han sido los mayores contratiempos para Rusia desde que retiró tropas de los alrededores de Kiev en la primavera y llevó a muchos observadores a sugerir que la marea podría estar cambiando en la guerra.

Ucrania detuvo a cientos de personas por colaborar con las autoridades de ocupación tras la retirada rusa y las ha amenazado con largas penas de prisión.