lunes 26 de septiembre de 2022
INTERNACIONAL tumbas en los bosques de ucrania

Vuelve el horror por las zonas reconquistadas a los rusos: cientos de cadáveres con huellas de torturas

Una delegación de policías, fiscales y periodistas recorrió las afueras de la ciudad de Izium, en Járkov, parte del territorio que permaneció siete meses en poder de los rusos y cuyo control recuperó Kiev con su contraofensiva de los últimos días. Entre las tumbas hay una fosa común con los cadáveres de 17 soldados ucranianos. Varios de los cuerpos tenían las manos atadas a la espalda, lo que sugiere que murieron fusilados. Muchos otros tienen señales de haber sido torturados. Los combates continúan en el este y en el sur de Ucrania, que las tropas rusas bombardean incesantemente.

17-09-2022 00:02

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, calificó ayer a Rusia de “asesinos” y “torturadores” tras el hallazgo de cientos de tumbas en un bosque cerca de Izium, ciudad del este de Ucrania recientemente liberada de las tropas rusas, donde también se encontraron “salas de tortura”.

Según las autoridades locales, fueron halladas en total 450 tumbas en ese bosque y, entre ellas, una fosa con los restos de 17 soldados ucranianos. Al menos uno de los cadáveres había sido enterrado con las manos atadas, según pudo comprobar la prensa que viajó a la ciudad.

También se habrían descubierto 10 supuestos “centros de tortura”, de acuerdo con el jefe de la policía ucraniana, Igor Klimenko, en localidades reconquistadas a los rusos en la región de Járkov, dos de ellas en la ciudad de Balakliya.

“Rusia solo deja a su paso muerte y sufrimiento. Asesinos. Torturadores”, dijo Zelenski. Algunos de los restos exhumados, detalló el mandatario ucraniano, pertenecían a niños y personas que probablemente fueron torturadas antes de morir.

Según Oleg Kotenko, responsable gubernamental para la búsqueda de personas desaparecidas, las tumbas fueron cavadas durante los combates ocurridos en el momento de la toma de la ciudad por las fuerzas rusas en marzo, y también durante la ocupación rusa, que terminó la semana pasada. Algunas de ellas contienen los restos de varias personas.

“Las tumbas que no llevan nombre son las de la gente (encontrada) en la calle”, indicó Kotenko, añadiendo que “muchas personas murieron de hambre”.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos indicó rápidamente que quiere enviar “pronto” un equipo a Izium para “determinar las circunstancias de la muerte de esas personas”.

“No es momento de guerra”. Zelenski había visitado el miércoles Izium en su primer viaje a esta región fronteriza con Rusia desde la partida de las fuerzas de Moscú, expulsadas gracias a una contraofensiva lanzada por Kiev a inicios de mes en varios frentes.

En esa ciudad, que contaba con 50.000 habitantes antes de la guerra, poco después de la partida de las fuerzas rusas, la noche del sábado al domingo, la devastación era evidente. A la vista estaban las casas y los edificios administrativos destruidos en los combates y los restos de blindados esparcidos por las carreteras.

En el frente, ayer resultaron heridas 12 personas en bombardeos rusos “masivos” en zonas recientemente liberadas por las fuerzas ucranianas en la región de Járkov. Otras cuatro personas fueron heridas en esta ciudad, según las autoridades regionales, y en la región separatista prorrusa de Lugansk, en el Donbás (este), el fiscal general Serguéi Gorenko murió junto con su adjunta Ekaterina Steglenko en una explosión en las oficinas donde trabajaba, indicó el líder separatista local.

Presente junto al presidente ruso, Vladimir Putin, en una cumbre regional en Uzbekistán, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió el fin del conflicto en Ucrania “lo antes posible”, mientras que el primer ministro indio, Narendra Modi, le dijo al propio jefe del Kremlin que “no era el momento de (hacer la) guerra”.

Tal como hizo el jueves al reunirse con el presidente chino, Xi Jinping, Putin les respondió a Erdogan y a Modi que “comprendía” la preocupación que tenían por el conflicto, aseguró que quiere poner fin a la guerra “lo más rápido posible” y acusó a Kiev de “rechazar cualquier proceso de negociación”.

Combates en Lugansk. Mientras, en la zona de Lugansk (este) proseguían los “combates de posiciones” ayer, y en la región vecina de Donetsk los bombardeos rusos, en particular sobre Bajmut, causaron cinco muertos y seis heridos, indicó la presidencia ucraniana. En el frente sur, donde las fuerzas ucranianas están enfrentando una mayor resistencia que en Járkov, “la situación sigue siendo difícil”, aunque el ejército de Kiev continúa bombardeando los puentes utilizados por las tropas del Kremlin, según la misma fuente.

Tras la invasión iniciada el 24 de febrero, los occidentales adoptaron una larga serie de sanciones contra Rusia y facilitaron armas a Kiev.

En este marco, Washington validó el jueves un nuevo paquete de ayuda militar a Ucrania de 600 millones de dólares. Hasta el momento, Estados Unidos ha entregado más de 15 mil millones de dólares en ayuda militar a Kiev.

En una visita a Kiev este jueves, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, prometió que la UE estará al lado de Ucrania “el tiempo que haga falta”, y abogó, en una entrevista con un canal alemán, por que el presidente ruso, Vladimir Putin, comparezca algún día ante la Justicia internacional.