martes 27 de septiembre de 2022
INTERNACIONAL COMBATES EN LA ZONA

Ucrania reclama avances “extraordinarios” en la ofensiva que lanzó en el este del país

El presidente Volodimir Zelensky anunció que las tropas de Kiev han reconquistado dos mil kilómetros de territorio que los rusos habían ocupado tras la invasión en el este del país. El propio ministerio de Defensa de Rusia admitió en forma indirecta el avance ucraniano al anunciar un redespliege de sus fuerzas rumbo a otras zonas. El gobierno de Ucrania busca éxitos en el terreno rápidamente antes de que el paso del tiempo erosione el apoyo occidental.

10-09-2022 23:55

“Estos últimos días, el ejército ruso nos ha mostrado lo mejor que tiene: su espalda. Después de todo, hizo lo que debía: huir”. Así afirmó ayer e presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, al anunciar que las tropas de Kiev han reconquistado “dos mil kilómetros de territorio” que habían caído en manos rusas. “No hay lugar en Ucrania para los ocupantes, y nunca lo habrá”. 

Poco antes, las fuerzas especiales habían reivindicado importantes conquistas territoriales, incluida la ciudad de Kupiansk, en el este, en el marco de la contraofensiva contra Rusia, que ordenó el redespligue de sus tropas en el frente oriental.

“Kupiansk es Ucrania”, escribió un responsable regional en las redes sociales, al anunciar la reconquista de esa localidad de la región de Járkov, fronteriza con Rusia, tomada por las tropas de Moscú poco después del inicio de la invasión, el 24 de febrero. 

Las fuerzas especiales ucranianas (SBU) publicaron imágenes de combatientes “en Kupiansk, que fue y siempre será ucraniana”. 

“¡Liberaremos nuestra tierra hasta el último centímetro! ¡Vamos más allá! ¡Gloria a Ucrania!”, prosigue el texto.

La reconquista total de esta urbe de 27.000 habitantes supondría un duro golpe para Moscú, ya que es clave para el abastecimiento de sus posiciones en el frente oriental.

Tras el anuncio ucraniano, el ministerio ruso de Defensa informó que decidió “reagrupar sus fuerzas”.

“Se ha tomado la decisión de reagrupar a las tropas rusas destinadas en las regiones de Balakleya e Izium para mejorar las acciones en dirección a Donetsk y así lograr los objetivos declarados de la operación militar especial para liberar el Donbás”, afirmó el vocero del ministerio, general Igor Konashenkov.

También en el este del país, en el pueblo de Grakove liberado hoy por las fuerzas ucranianas, los soldados de Kiev encontraron postes eléctricos caídos, cables esparcidos por el suelo, casas destruidas, calles salpicadas de cráteres: “Fue aterrador”, dijo Anatoli Vasiliev, de 61 años, recordando la batalla de esta semana. “Hubo bombardeos y explosiones por todos lados”, indicó ese poblador, según la prensa ucraniana.

De los 800 habitantes del pueblo, ahora solo quedan unos treinta. El camino a Grakove desde Járkov, segunda ciudad más grande de Ucrania, está bordeado de restos de automóviles destruidos por explosiones o aplastados por los tanques rusos.

Situación “muy difícil”. El dirigente de la región separatista prorrusa de Donetsk, Denis Pushilin, reconoció que la situación era “muy difícil” en esa zona, que junto a la de Lugansk conforma la cuenca del Donbás, parcialmente controlada por los separatistas prorrusos desde 2014 y epicentro de la ofensiva rusa en los últimos meses.

Pushilin citó concretamente el caso de la ciudad de Lymán, conquistada a fines de mayo por las tropas rusas, y dio parte de combates en “varias otras localidades” del norte de la autoproclamada “República Popular de Donetsk”, según un video de Telegram. “Simplemente estamos obligados a mantenernos en el Donbás y lo haremos. Por supuesto, vamos a ganar”, aseguró.

También el líder de la administración rusa instalada en Izium, en la región de Járkov, declaró que la situación era “muy difícil. “En las dos últimas semanas, la ciudad ha sido bombardeada por las fuerzas ucranianas, lo que está causando graves destrucciones y muchos muertos y heridos”, declaró Vladislav Sokolov a la prensa rusa.

La contraofensiva ucraniana en el este está liberando “más ciudades y aldeas”, declaró el vocerodel Ministerio ucraniano de Relaciones Exteriores, Oleg Nikolenko. “Su valentía, sumada al apoyo militar occidental, está dando unos resultados extraordinarios”, agregó. “Es crucial seguir enviando armas a Ucrania. Derrotar a Rusia en el campo de batalla significa una victoria para la paz en Ucrania”, insistió.

Las fuerzas ucranianas también “están avanzando a lo largo del frente del sur en varias secciones, entre dos y varias decenas de kilómetros”, afirmó ayer Nataliya Gumenyuk, portavoz del mando sur del ejército ucraniano. Las agencias rusas informaron de seis explosiones en Nova Jakovka, una localidad controlada por las fuerzas rusas en esa región.

Apoyo de Alemania. La ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, realizó ayer una visita sorpresa a Kiev, para mostrar que los ucranianos “pueden seguir contando con nosotros”, según afirmó en un comunicado. Alemania seguirá apoyando a Kiev “tanto tiempo como sea necesario, con suministro de armas y apoyo humanitario y financiero”, agregó.

En las últimas semanas, Alemania envió obuses, lanzacohetes y misiles antiaéreos a Ucrania, parte de un arsenal de armamento suministrado por los occidentales que, según los observadores, habría socavado la capacidad militar de Rusia.

Su visita siguió a la del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, que el jueves prometió casi 3.000 millones de dólares en ayuda militar para Ucrania y países vecinos.

En esta Nota