24th de February de 2021
BLOOMBERG
14-12-2020 10:13

Tras la trágica muerte de Jorge Brito, Banco Macro se apoya en su principal operador

Un mes difícil para los bancos argentinos se volvió exponencialmente más duro el mes pasado para Banco Macro SA, cuando su presidente y cofundador, Jorge Brito, murió en un accidente de helicóptero.

Ignacio Olivera Doll y Scott Squires
14-12-2020 10:13

Ahora Ezequiel Carballo, quien junto con Jorge Brito cofundó al predecesor de Banco Macro hace 42 años y se hizo cargo del banco cuatro días después de su muerte, debe lidiar no solo con su dolor, sino que también con una serie de problemas que enfrenta la industria: una economía devastada por la pandemia de coronavirus envuelta en una recesión de tres años, pronósticos de una contracción de 12% este año, una tasa de inflación de 40% y un aumento en los préstamos incobrables.

Pero Macro tiene varias ventajas que lo ayudarán a impulsar todas las crisis de este año, dijo Carballo, quien también era cuñado de Brito, en su primera entrevista con los medios internacionales desde que asumió el cargo.

La compañía reportó la mayor ganancia por acción entre los bancos locales en el tercer trimestre, registrando una ganancia de casi 6.100 millones de pesos (US$74 millones). Y Macro logró mantener los préstamos incobrables en 1%, por debajo del promedio del sector de 4,5%. Su índice de cobertura, un indicador de liquidez, se mantuvo por sobre 300%, muy por encima del promedio de la industria de 126%.

El más político de los empresarios

Aun así, sus acciones han registrado los peores rendimientos entre las 22 compañías del índice bursátil de referencia Merval este año, ya que los inversionistas castigaron al banco por su exposición a los innumerables problemas económicos de Argentina. Y la pérdida de Brito significa que Macro será un lugar diferente.

“Jorge tenía una gran capacidad para relacionarse con las personas”, dijo Carballo, quien conoció a Brito cuando ambos tenían 16 años. “Era alguien que le ponía el cuerpo a las cosas”. También se preocupaba profundamente por los asuntos públicos, según Carballo, que posee una participación de 17,4% en Macro, igual a la de Brito. “Jorge sabía cómo equilibrar los intereses de la banca pública y privada”.

"Jorge le ponía el cuerpo a las cosas", dice Ezequiel Carballo, cuñado y socio de Brito

Carballo, de 68 años, quien ha supervisado el departamento de tesorería del banco desde que se fundó la compañía, sigue muy involucrado en esa operación. Todavía se sienta en la mesa de dinero del banco cuatro horas al día, una práctica que, según él, permite que Macro reaccione más rápido que sus competidores.

“Prefiero no hacerlo, pero en momentos como este tienes que hacerlo”, dijo, hablando en su oficina del piso 27 en el rascacielos de vidrio de la compañía en el centro de Buenos Aires, con vistas al Río de la Plata y la ciudad en expansión. “Al tener al accionista en la mesa, podemos tomar decisiones rápidamente y no perder oportunidades”.

Carballo dice que Macro, con sede en Buenos Aires, tiene otras ventajas que lo hacen destacar en medio de la volatilidad. Una de ellas es su gran presencia en las provincias del país, donde los bloqueos fueron menos severos que en la capital.

Otra es la inusualmente alta liquidez de la compañía: el banco tiene un patrimonio neto de 145.000 millones de pesos, de los cuales 80% es líquido. Eso es gracias a una venta de acciones de seguimiento en 2016 que recaudó US$ 670 millones.

Las reservas de liquidez de Banco Macro 

“Tenemos un colchón de liquidez para absorber eventuales problemas que es más significativo que el del resto de los bancos”, dijo Carballo.

Esa liquidez permitió a la compañía invertir en activos del Gobierno, incluidas las notas del banco central conocidas como Leliq que ayudaron a defender la posición del banco en un momento en que los préstamos caían debido a la recesión.

Los fondos originalmente estaban destinados a un crecimiento a través de adquisiciones: Banco Macro fue el último postor por una participación mayoritaria en Banco Patagonia antes de que las conversaciones fracasaran.

Quién era Jorge Brito, un banquero clave en Argentina 

Carballo, quien dijo que Macro aún está abierto a adquisiciones, retiró un acuerdo para Bansud en 2001, cuando el país estaba en medio de una crisis de deuda que provocó un default US$ 95.000 millones.

“Jorge y yo pudimos fijar el precio, incluso en un momento en que nadie sabía lo que sucedería después”, dijo. “Siempre estamos atentos. Está en nuestro ADN buscar oportunidades. Pero aún no hemos llegado”.

Carballo dijo que espera que una oportunidad similar no se presente todavía, porque significaría que la crisis del país se ha profundizado. Prefiere buscar catalizadores de apetito por el riesgo, como la vacuna contra el coronavirus, un acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional y decisiones políticas que promuevan la inversión y restablezcan la confianza. La cantidad de cheques sin fondos, que ha vuelto a los niveles previos a la pandemia, es otra señal positiva, dijo.

Hacia el final de la entrevista, Carballo señaló un gran cuadro en la pared de su oficina del artista argentino Valentín Thibon de Libian, que retrata a los inmigrantes que llegan en 1880. Se titula La llegada al país del oro. “Estos inmigrantes elegirían entre ir al Estados Unidos o Argentina”, dijo. “Necesitamos volver al país que los atrajo”.

En esta Nota