jueves 06 de octubre de 2022
CICLO DE ENTREVISTAS Perfil Educación

Carlos Maslatón: "Hay militantes de Milei que adoptan aptitudes antidemocráticas"

El referente del liberalismo participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación. Críticas al espacio libertario, elogios a Sergio Massa y su polémica propuesta para sancionar amnistía para delitos de corrupción.

08-09-2022 22:05

Carlos Maslatón participó de una conferencia de prensa organizada por estudiantes de la Escuela de Comunicación del Grupo Perfil. En este marco, el abogado del liberalismo se refirió al escenario de violencia que se inició con el atentado a Cristina Kirchner y analizó la relación entre Javier Milei y los discursos de odio. "Hay una tendencia en el liberal y también en el extremista de izquierda a decir: 'La democracia no sirve''. Milei nunca dijo esa frase, pero hay militantes de Milei que adoptan actitudes antidemocráticas", sostuvo. 

El especialista en finanzas también se expresó sobre la figura de Sergio Massa, la cual ha cobrado centralidad en los últimos meses. “Es el político por excelencia, un político del poder y que busca el poder legítimamente”, agregó Maslatón en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación. 

—En los últimos meses ha tenido un distanciamiento pronunciado con Javier Milei, ¿se arrepiente de haber impulsado su candidatura?

—No, lo que hice el año pasado fue correcto. Conozco a Milei desde el año 2014 venía a un programa de radio que yo tenía, tuve diferencias de interpretación económica, cuando asumió Macri por dos años no hablamos. Él se lanzó a la política en el 2020 y a mí me pareció que era correcto apoyarlo y me gustó cuando se separó de José Luis Espert. Pero lo mío siempre fue una colaboración a título gratuito. Cuando él sacó el 17% el año pasado y todos festejamos le ofrecí seguir colaborando, pero luego se produjeron diferentes interpretaciones sobre cómo hacer la cobertura nacional y después de esas diferencias de opiniones él tomó ciertas determinaciones respecto de quién sería el responsable del armado político. Luego él tuvo algunas expresiones y le dije que abramos el movimiento, entonces si se decide ir a las PASO yo voy a competir contra Milei, ya que es algo favorable para un partido que aya varias posibilidades desde el punto de vista del elector final que vota.

—¿Coincide con los que sostienen que las expresiones y actitudes de Milei encarnan un discurso de odio?

—En principio, no es una actitud que él mostrará durante el año pasado, pero en las últimas sesiones yo discrepo con cosas que él ha dicho. Cuando se produjo el debate sobre el atentado fallido que sufriera la vicepresidenta Cristina Kirchner, la forma en que él empieza el discurso es “nosotros condenamos todo tipo de violencia”. Cuando vos tenés un hecho puntual y no estás poniendo foco específicamente en lo que había pasado, es una forma de construcción de la frase que minimiza el hecho, porque hay otras cosas. Esto no se puede hacer en materia de hechos políticos que atentan contra el sistema democrático o que generan la posibilidad de la pérdida de vida de una persona que hace política dentro de un sistema democrático. Eso puede ser un principio de discurso de odio, hay una tendencia al fascismo de élite dentro de la ideología liberal. De todas maneras, quiero aclarar que como ahora se pone de moda armar leyes que reprimen el odio, estoy en contra de esas legislaciones, soy pro libertad de prensa y de expresión total. Esto no quiere decir que no se puedan hacer acciones individuales por injurias o por calumnias o que los poderes del Estado no puedan prevenir la acción de terroristas. La prensa no tiene que tener ninguna clase de regulación y hoy en día es algo más amplio ,es la gente que opina en las redes sociales donde también está lleno de desubicados, pero yo los quiero combatir con el ejemplo de la tolerancia democrática, hay que estar alerta para que no sucedan hechos como que un loco quiera matar a un político con el cual discrepa.

—El grupo de los detenidos por el intento de magnicidio ha mostrado su simpatía por Milei. ¿Considera que hay alguna responsabilidad de Libertad Avanza en el atentado?

Absolutamente no, creo que es una persona que está desconectada del movimiento, no lo haría responsable a Milei, ni directa ni indirectamente por la tentativa de asesinato de la vicepresidenta. Vos podés tener simpatizantes que son locos, que son desequilibrados o que son terroristas, pero vos no sos responsable de eso. Lo que yo creo con Milei es que no lo veo demasiado firme con el sistema democrático cuando se enoja con el sistema, inclusive cuando habla en general de casta política. No existe la casta política, existe el político corrupto por supuesto, pero yo en todos los partidos reconozco gente que actúa correctamente. 

—¿Teme que el movimiento libertario adquiera rasgos fascistas?

—El liberalismo es una ideología muy fuerte y muy definida. El liberal se siente muy seguro de lo que piensa en todos los temas, muchas veces entra en conflicto con la realidad de la política y con la decisión del pueblo cuando vota. Se enoja demasiado cuando la realidad es distinta a la de su pensamiento. Hay una tendencia en el liberal y también en el extremista de izquierda a decir: “La democracia no sirve''. Milei nunca dijo esa frase, pero hay militantes de Milei que adoptan actitudes antidemocráticas. Por eso es que yo llamo fascista a cualquiera que niega la democracia o cualquiera que descalifica en conjunto a la actividad política del país, una actividad noble y no necesariamente corrupta ni amoral. Hay dos fascismos, uno es populista y otro es un fascismo de élite, el fascismo populista, hace el montaje de que la gente vota, el fascismo de élite directamente niega el voto. El tipo de fascismo que yo veo en ciertos liberales es el fascismo de élite, yo creo que violar el sistema democrático significa, descalificar en conjunto la opinión del que piensa diferente. Por eso es que yo no estoy en esa línea de intolerancia a las demás ideologías y propuestas políticas.
 

Carlos Maslatón en Perfil Educación 20220906


—¿Cristina Fernández pueda ser candidata a presidenta en 2023?

—Como analista creo que es posible, no sé a cuánto llega, algunos me dicen que después de los últimos días subió al 35% porque es una mártir, pero para ganar necesitas el 38% en primera vuelta más o menos. Sin embargo, hasta este momento ella no quería ser candidata a presidente, quizás las circunstancias políticas la fuercen. El candidato normal del oficialismo, el cual no anda bien pero que puede llegar a estarlo si las cosas mejoran, es Sergio Massa, tal vez no le den los números ahora, pero quién sabe dentro de ocho meses cuando haya que definir las candidaturas. Tampoco sé cuál es la reacción de ella si Macri decide presentarse o la reacción de Macri si ella decide presentarse, pero es muy interesante lo que vamos a vivir estamos todos esperando eso que ordenara o desordenara todo el sistema político.

—¿Qué tipo de político es Sergio Massa?

Massa es el político por excelencia, es un político del poder y que busca el poder legítimamente, quiere ser presidente está diseñado mentalmente para eso. Es un pragmático del poder y a veces quizás para gobernar un país se necesita una mentalidad así y no una mentalidad tan ideológica. La gente que es muy ideológica, salvo que pueda incorporar la flexibilidad de la política, tiene dificultades no solamente para tomar medidas que son importantísimas, sino para conversar acuerdos con otros sectores, vos en política no haces lo que querés. La búsqueda de consenso es fundamental para la práctica política, Massa es probablemente la persona más capaz de hacer eso, si bien hoy no está pasando un buen momento, ya que él quedó muy desacreditado después del año 2019 cuando regresa con una alianza en este neokirhcnerismo. Ha conducido magistralmente la Cámara de Diputados y  ahora es un buen ministro y le va a ir muy bien, pero quiero dejar en claro que no estoy acordando nada en sentido electoral, no me cambio de fuerza. 

Usted conoce a Massa desde que el ministro de Economía se inició en la Ucedé. ¿Está en contacto ahora con Massa?

—Hablé hace tres semanas hablé con él. Me llamó para conversar, lo conozco hace treinta años. Me reuní un par de veces con la finalidad de intercambiar ideas de cómo están las cosas, le manifiesto a él mis opiniones casi a diario por Twitter. La verdad tengo un pensamiento muy positivo con el país y esto parecerá raro viniendo  de alguien liberal, pero considero que Argentina terminó su ciclo de caída histórico y los próximos años van a ser mucho mejores. No quiere decir que estemos bien ahora, quiere decir que vamos a estar bien. Con muy pocas medidas el equipo económico puede torcer un montón de cosas que están mal y salir fuertemente al alza de toda la economía. Por estas cosas todos los días habló del tipo de cambio y del déficit cuasifiscal del Banco Central, no tengo el carácter de asesor, ni siquiera extraoficial. En política se habla mucho y a veces se ha malinterpretado en la opinión pública una foto con uno que es distinto de otro sector, en política no todo es para ser intercambio de prestaciones ilegales ni por un negocio político, se habla porque se habla. 

—Usted pide una ley de amnistía sobre la corrupción para kirchneristas y macristas. ¿Es necesario normalizar la corrupción para acabar con la grieta?

—No, yo estoy en contra de la corrupción. Estoy preocupado porque es un tema central de la política argentina, y no me gusta que se use como arma política y que sea unilateral a un partido o un hecho determinado. Los casos de corrupción más visibles de los últimos años se hicieron conocidos en el año 2018 con el caso de los Cuadernos. Lo que marca el caso es la coparticipación de todo el sistema político y empresarial en la obra pública, en la sobrefacturación de las obras y de los gastos del Estado. En general la corrupción que hemos vivido es una consecuencia del sector empresarial contratista conjuntamente con la jerarquía del oficialismo de turno y con gente de la oposición; que sea para votar una norma o para callarse la boca y no hacer un escándalo recibe ciertos beneficios de eso. Esos beneficios pueden ser directos como valijas con dinero o pueden ser distribuciones en la adjudicación de obras públicas. Un juzgamiento a la corrupción tiene que abarcar a todos, donde décimos de ahora en más esto no se hace más y hacemos una ley de amnistía, igualmente nadie se va a animar a hacerlo.

Por Fernando Maack Stevens, Valeria Travaglio y Nahir Corletto
Estudiantes de Periodismo Perfil Educación

Escuela de Comunicación