martes 28 de septiembre de 2021
COLUMNISTAS Inflación
13-08-2021 23:55
13-08-2021 23:55

El voto de los jubilados

13-08-2021 23:55

En un reciente y muy interesante informe del CEPA (Centro de Economía Política) se observa que “si se considera la jubilación mínima desde principios del año 2019 en adelante, se observa que la curva se mantiene relativamente estable, con los saltos relacionados con el impacto de los bonos respectivos. Es decir, no se recuperan aún los valores perdidos durante los cuatro años de gestión de Cambiemos, pero las jubilaciones no pierden contra la inflación”.

Y finalmente desde el mismo centro de estudios agregan en el análisis respecto al período neoliberal anterior: “Si se comparan los índices de movilidad con la fórmula anterior y los resultantes de la aplicación de la ley actual, se observa un mejor desempeño de la reciente norma. La actualización jubilatoria, en caso de haberse mantenido la fórmula votada a finales del año 2017 (70% inflación y 30% salarios) hubiese sumado 33,6% en los primeros nueve meses. Asimismo, con la nueva fórmula, ese valor ascenderá a 36,2%. Adicionalmente, en la estimación para todo el año 2021, la fórmula anterior alcanzaría 45%, mientras que la actual se encontrará cerca de 50%”.

Sin embargo, los mayores de 60 años en el caso de las mujeres y 65 años en el de los hombres son los dos grupos de mayor resistencia a la oferta electoral del Frente de Todos. 

Muchos permanecen aún en situación de indefinición a pesar del recuerdo reciente del daño inédito que les propiciara el gobierno de Mauricio Macri en el poder adquisitivo de pensiones y jubilaciones, que en cuatro años cayó un 20%.

La búsqueda de respuesta a este fenómeno es compleja y remite a variables diversas, entre ellas el consumo masivo de medios opositores y televisión abierta por parte de la ciudadanía mayor de 60 años.
En efecto, diversos estudios de consumo cultural y de medios demuestran que en este grupo de mayores de 60 años se concentra el poder de los medios tradicionales y en especial la televisión abierta –y en menor medida por cable– donde hoy se concentra y propala el discurso opositor de manera sistemática y sostenida.

Sin embargo, como respuesta dominante no parece ser del todo convincente y debe necesariamente complementarse con el análisis de los verdaderos niveles del poder adquisitivo de las jubilaciones y pensiones, en especial las mínimas, que afectan a más del 63% de los beneficios (y 48% de los beneficiarios), en este contexto de 50,1% de inflación general interanual y gran disparada de precios de alimentos.

Al respecto, leemos en PERFIL: “Luego del anuncio de que la inflación en mayo dejó una suba de precios del 3,3%, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) agregó este jueves otro indicador clave del ritmo inflacionario: una familia tipo necesitó $ 64.445 en mayo para no caer en la pobreza y la canasta básica subió casi 50% en el último año. Así se indicó en el trabajo del organismo que la canasta básica total (CBT) aumentó 2,4% en mayo respecto de abril, mientras que la alimentaria, que define el nivel de indigencia, subió 2,8%, a $ 27.423,41. En los últimos doce meses, la canasta total aumentó 49,6%, mientras que la alimentaria se incrementó 53,4%”.

Los mayores de 60 años en el caso de las mujeres y 65 años en el de los hombres son los dos grupos de mayor resistencia a la oferta electoral del Frente de Todos. 

Como se observa, una jubilación mínima actual de $ 23.064,70, que con los bonos de $ 5 mil en agosto ascenderá a $ 28.065, supone rozar el valor de la línea de indigencia para una familia tipo.

En esta condición de poder adquisitivo tan estrecho debe buscarse también la explicación de por qué los tramos de mayor edad permanecen en situación de indefinición y son refractarios a la oferta oficialista, insistimos, a pesar del daño que les propició la última experiencia neoliberal encabezada por Mauricio Macri. 

No hay alquimia publicitaria o estrategia o marketing político capaz de resolver el dilema de empeoramiento de las condiciones materiales de existencia y adhesión electoral.

Sucede que la ciudadanía no vota tan solo por su bolsillo, es una verdad a voces, pero difícilmente en el tiempo lo haga contra su bolsillo.

 

*Sociólogo. Director de Consultora Equis.