Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 18 de octubre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / opinion
domingo 9 diciembre, 2018

Un mandato urgente para Bullrich

.

por Gustavo González

LA MINISTRA crecerá en la campaña mientras la economía de Dujovne deba ser escondida. Foto: TEMES
domingo 9 diciembre, 2018

Lo que se puso en discusión con el nuevo reglamento de uso de armas de las fuerzas de seguridad es, por sobre todas las cosas, cómo va a hacer Cambiemos para ganar las próximas elecciones.

Que en el fondo es preguntarse cómo va a hacer Mauricio Macri para seguir representando a una mayoría circunstancial que lo eligió con un doble mandato: como expresión político-económica de sus intereses y como espejo social de lo que esa mayoría es.

Estrategia. El primer mandato de sus representados Macri lo cumplió a medias: fracasó en la retribución económica a sus mandantes, esa inédita alianza policlasista integrada por sectores altos y medios, cierta progresía liberal urbana, grupos conservadores del interior, clase media-baja y baja.

Una mayor parte de esa alianza sufrió la megadevaluación, la inflación y la caída de los ingresos, pero no de sus impuestos. Solo los ligados a negocios de exportación, financieros, energía, turismo interno, informática o agro, sufrieron menos o se beneficiaron, pero no son la mayoría.

La estrategia electoral sobre unos y otros será convencerlos de que todo lo malo que pasó fue culpa del pasado y que, ahora sí, el futuro será mejor. Lo será porque se logró reinstalar a la Argentina en el mundo, el peso recuperó competitividad y porque se invirtió en infraestructura pensando en el largo plazo: la exitosa cumbre del G20, el crecimiento de las exportaciones, el superávit comercial, Vaca Muerta y el déficit cero serán los ejemplos que se reiterarán en los próximos meses para demostrar que lo peor ya pasó.

Desafío Macri: convencer de que estamos mal, pero vamos bien y enfrentar a Cristina

No dirán "Estamos mal, pero vamos bien", porque eso ya lo dijo Menem, pero ésa será la explicación de fondo hacia quienes le habían dado un mandato en busca de mejores resultados económicos.

El Presidente dice en la intimidad que todo lo que hizo en esa materia fue inevitable y correcto. No parece solo una defensa espontánea frente a un periodista. A sus amigos y colaboradores de mayor confianza también les dice eso y cree que desde afuera los líderes internacionales lo ven con claridad, por eso su emoción en el Colón. En ese universo oficial todos están convencidos, en mayor o menor medida, de lo mismo. Aunque aceptan que ese “éxito” será más difícil de explicar fronteras adentro.

Por eso la campaña pondrá el foco en el segundo mandato que recibió de sus votantes, el de la representación por eco.

Intentará demostrar de distintas formas que ahí sí cumplió y que sigue siendo un buen espejo de las emociones, miedos, prejuicios y esperanzas promedio de sus representados.

Ser ella. Patricia Bullrich ocupará un lugar clave en ese mensaje. La llamaron a hacer de ella, que es esa mujer fogueada en la clandestinidad de la dictadura, disciplina montonera y pragmatismo militante; que desdeña un tanto los dilemas “pequeño burgueses” sobre los medios necesarios para alcanzar los fines. Recibe instrucciones. No la necesitan "coachear".

Ahora tiene el mandato urgente de empezar a resolver el problema de la inseguridad. Macri se lo transmitió de parte de esa mayoría que lo votó y que, a falta de soluciones económicas, recibiría con satisfacción alguna respuesta para ese flagelo.

La inseguridad cruza a toda la sociedad, pero afecta más a los sectores que más sufren con la crisis económica.

En el Ministerio de Seguridad entienden que los debates sobre el garantismo no llegan a los barrios carenciados, donde lo que se reclama es una mayor presencia y eficiencia de las fuerzas de seguridad: “Cuando el riesgo es morir cada noche en tu villa o que los narcos maten a tus hijos, los dilemas sobre si un policía debe disparar sin dar la voz de alto son superfluos”.

La confianza en los policías no es baja. El último informe anual de Latinobarómetro señala que la confianza en la institución alcanzó el 38%. Viene creciendo y es la marca más elevada desde hace 20 años, cuando rondaba el 16%.

Según esta encuesta que consumen organismos como el BID y la ONU, el 81% de los argentinos afirma sentir algún grado de temor de ser víctima de un delito. Para ellos, el 47% de la violencia está en las calles.

Las encuestas que maneja el Gobierno señalan la buena imagen de Bullrich y la asocian a su estilo "mano dura", que en el oficialismo empiezan a denominar “mano justa”. Confían en que la mayor presencia de efectivos en las villas y el combate contra el narcotráfico darán noticias que se repetirán en plena campaña.

También se emitirán mensajes hacia sectores que reclaman que el Estado ejerza el monopolio de la fuerza en la vía pública. La eficiente organización del G20 es considerada un punto de inflexión y seguirían medidas para demostrar que “somos capaces de ponerle límite a los que creen que pueden coparnos las calles”. Incluyen en sus objetivos a piqueteros, movimientos sociales y “trapitos”.

No pudo cumplir con el mandato económico de sus votantes. Irá por el mandato social: ser espejo de ellos

Siempre Cristina. En esa parte de la campaña que apunta a que los representados por Macri sientan que es quien mejor los refleja, la pelea con Cristina seguirá siendo esencial. Porque ella simboliza todo lo que cierto votante detesta: el autoritarismo, la corrupción, el populismo.  

En el oficialismo están convencidos de que esa pelea no solo es inevitable porque corporiza una grieta instalada en la sociedad, sino porque es la que más chances les otorga de ser reelectos. Sin embargo, ese antikirchnerismo que se convirtió en señal de identidad macrista, es también el que limita su razón de ser.

El ser anti K de Macri expresa y refuerza el antikirchnerismo de los sectores que lo eligieron como su espejo, pero puede contener el virus que lo enferme.

El relato confrontativo de Macri (como el de CFK con él), corre el riesgo de aburrir a su audiencia, por cansancio o por madurez, con el eterno regreso del blanco o negro, del ayer malo y el hoy bueno, de la realidad bipolar.

En principio, en el corto plazo, el efecto Cristina le sumará ruido a la crisis económica, y si ese ruido fuera importante, hasta podría generar un peligro adicional para la reelección. Y, aun ganando los comicios, el juego de la bipolaridad se traducirá para el macrismo en un Congreso nuevamente hostil.

Pero para los estrategas electorales de Macri las cartas están echadas y los duelistas volverán a enfrentarse sin terceros que merezcan ser considerados: "No hay nadie más que aparezca en las encuestas ni en los focus groups. A Massa se lo ve como una mala copia de Cristina y a Urtubey como una copia de Macri. Y para copias ya están los originales".

Suena razonable, aunque a veces el deseo puede condicionar los argumentos.

Milagros. Los cerebros electorales de Macri tienen un gran desafío por delante.  

Al milagro de que un partido nuevo haya llegado a la Presidencia en apenas diez años, ahora le deben sumar un nuevo milagro: ser reelecto después de una gestión que solo tendrá malos resultados económicos para mostrar.
Pero en política los milagros no existen.

Lo que existe son las estrategias adecuadas para colocar a un candidato en el lugar indicado para que el devenir histórico se lo lleve por delante.

Luego esos líderes podrán creer que cabalgan al tigre de la historia, cuando en realidad apenas van agarrados a su cola.

Que no es poco.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4786

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.