martes 07 de julio de 2020 | Suscribite
CORONAVIRUS / Pandemia
martes 5 mayo, 2020

Estados Unidos: usan la tecnología de los drones para combatir el coronavirus

La policía de Connecticut utiliza cámaras desde el aire para detectar posibles infectados y obligar a la gente a mantener distancia. En Israel hacen cámaras térmicas.

Detecta si las personas tienen fiebre o no respetan las reglas de distanciamiento social. Foto: Cedoc
martes 5 mayo, 2020

La policía de Westport, en el estado norteamericano de Connecticut, ha comenzado a probar un dron que detecta si las personas a nivel del piso tienen fiebre o están a menos de dos metros de distancia entre sí. De ser necesario, la policía podrá además enviar advertencias verbales a través de un altavoz en el dron.

La nueva tecnología fue desarrollada por Draganfly, y utiliza cuadricópteros de la empresa Westport PD modificados con su propio software de detección. Según la empresa, ese software de Inteligencia Artificial es obra de una compañía de Deep Learning llamada Vital Intelligence Inc. e investigadores de la Universidad del Sur de Australia.

La plataforma es capaz de medir si las personas se acercan a menos de dos metros de distancia al más puro estilo Terminator. Según las pautas de distanciamiento social dadas por las autoridades norteamericanas, dos metros es la distancia segura para evitar lo peor de las pequeñas gotas de estornudos o toses que pueden viajar en el aire cargadas de virus.

CuidAR: la nueva versión de la app para hacer el autotest de coronavirus

Lo que ven los operadores de estos drones es a las personas rodeadas de un gran círculo verde que se torna rojo si se acercan demasiado a otras. La NBC asistió a una de las pruebas de esta tecnología en las calles de Connecticut, que mostraron que nadie respeta las medidas de distanciamiento.

El programa de estos drones se llama “Aplanar la curva” (Flatten the Curve Pilot Program). En una publicación de Facebook, la policía de Connecticut explica que su intención es ayudar a la comunidad a respetar el distanciamiento social y ayudar en la detección temprana de personas enfermas, sea de coronavirus o de otras condiciones peligrosas para la salud.

 

Por su parte, las compañías israelíes que fabrican detectores de drones redirigieron su tecnología para testear la fiebre a la distancia. Algunos dispositivos pueden medir incluso en movimiento. Los expertos creen que los medidores en los puntos de venta y ambientes laborales seguirán siendo aplicados a futuro, superada la pandemia del covid-19.

“Normalmente, mi empresa fabrica tecnología para interceptar drones malignos”, dijo Matan Melamed, CEO de Iron-Drone y graduado de la unidad de inteligencia 8200 de las Fuerzas Armadas Israelíes (FDI), famosa por producir innovadores que reutilizan ideas militares.

“Queríamos ayudar a combatir el virus, pero no podemos hacer máscaras y no sabemos nada de respiradores. Sin embargo, conocemos muy bien las cámaras térmicas. En dos días nos dimos cuenta de cómo debería ser un dispositivo de temperatura y lo diseñamos. El prototipo será probado en un supermercado”, explicó Melamed a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

La producción de su máquina ThermoGate ya comenzó y se espera que, en breve, los israelíes puedan usarla para escanearse a sí mismos en los lugares de trabajo y las tiendas. La compañía predice que se mantendrán en su lugar mucho después de que la crisis del Fus haya pasado. “Todos se sentirán más seguros con los controles de temperatura en el futuro”, dijo su CEO.

Mientras Melamed diseñaba su máquina ThermoGate, los ingenieros de Rafael Advanced Defense Systems, una de las tres mayores empresas de defensa de Israel, desarrollaban su propio testeador de temperatura.}

En Israel, un app detecta por la voz si alguien está infectado con Covid-19

“Tomaron una cámara térmica existente que usamos en sistemas en aviones y jets y le aplicaron un conjunto de algoritmos que pueden detectar la temperatura corporal”, dijo Ofri Rimoni, el gerente de comunicaciones corporativas de la compañía.

La cámara térmica de Rafael ya está en funcionamiento en el Hospital Bnei Zion en Haifa y en el Centro Médico HaEmek en Afula, pero las personas testeadas apenas se dan cuenta. Utilizando una cámara que se parece a las que se ven en muchos controles de pasaportes, evalúa la temperatura de todos los que entran por la puerta, y muestra los resultados a los guardias de seguridad.

“Muchas cámaras térmicas sólo pueden medir la temperatura de una persona”, dijo Rimoni, explicando que Rafael controla a muchas personas simultáneamente. “Con esto, ni siquiera tienen que detenerse”, aclaró.

El personal de seguridad ve una pantalla con cada persona que pasa por la cámara, y su temperatura en grados centígrados en números verdes en la parte superior de su cabeza. Si alguien parece tener fiebre, se le desvía a la sala de emergencias. Dani Steinberg, subdirector del Hospital Bnei Zion, dijo a los científicos de Rafael que visitaron el hospital que su tecnología da tranquilidad a su personal, permite que el hospital funcione con mayor fluidez, “y, en última instancia, salva vidas”.

 

El plan que mira Alberto para salir de la cuarentena: los casos de éxito de Israel y Corea del Sur

 

Rimoni dijo que Rafael está produciendo actualmente las máquinas sólo para hospitales y clínicas, pero espera recibir pronto pedidos de tiendas y centros comerciales, atraídos por el potencial de escanear a múltiples individuos al mismo tiempo. “Si un centro comercial abre y hay cinco personas con alta temperatura corporal, las identificará”, dijo.

Según Melamed, el escaneo térmico no sólo es más eficiente y menos intrusivo que los termómetros, sino que además es más preciso y menos probable que genere falsas alarmas. “Los termómetros de mano son equipos baratos y no se calibran continuamente”, dijo. “Más importante aún es el método de medición. La temperatura de la frente varía mucho. Un lugar más preciso para medir es alrededor de los ojos, el conducto lagrimal. Medimos toda la cara y somos capaces de detectar el punto que da la lectura más precisa”, agregó.

Un científico argentino diseñó una app para prevenir contagios

Su dispositivo, a diferencia del de Rafael, funciona examinando a las personas una por una después de que se acercan a la máquina, pero dijo que tiene la ventaja de reducir la necesidad de monitoreo. Puede ser instalado en lugares que no tienen un guardia de seguridad dedicado, ya que no hay necesidad de que el personal opere o revise constantemente la máquina. En cambio, un empleado de la tienda es alertado si alguien tiene una temperatura corporal elevada, y simplemente se acerca al cliente en la máquina.

Melamed dijo que las cámaras que utiliza están disponibles, pero el mayor desafío ha sido el procesamiento de los datos. “Las cámaras térmicas fueron hechas inicialmente para propósitos de defensa y seguridad. Fueron hechas para ver cosas, no para medirlas”, explicó.

Los programadores necesitaban construir un sistema de procesamiento que comprendiera en qué partes de la cara enfocar y qué importancia atribuir a la temperatura de áreas específicas. El sistema también necesitaba una forma de comprobar constantemente que está calibrado correctamente para leer la temperatura. Esto se logró añadiendo un elemento calefactor en el marco que se mantiene a una temperatura constante, de modo que el sistema pueda comprobar que está leyendo esto con precisión.

En el producto final, todo esto sucede en un abrir y cerrar de ojos. “Detecta tu temperatura en medio segundo, y obtienes una luz verde o una luz roja”, expresó Melamed.

“Creemos que será el nuevo estándar en supermercados, centros comerciales, estaciones de autobuses, estadios, arenas, teatros. Todos lo necesitarán. Creo que pronto será regular en todo el mundo y creo que el camino a seguir es la automatización”, concluyó.

SF CP


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5049

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.