miércoles 08 de febrero de 2023
CULTURA Festival y Mundial de Tango

Un campeón mundial del tango presentó su libro sobre la danza

El bailarín Hugo Mastrolorenzo presentó su obra “El tango ha muerto en escena”.

29-09-2021 23:02

El miércoles 29 en la Milonga El Beso, el coreógrafo y campeón de baile Hugo Mastrolorenzo presentó su nuevo libro El tango ha muerto en escena, acompañado por su histórica pareja de baile Agustina Vignau. Más que una promoción del material, lo que hubo fue una charla con el público. Vistiendo ropas de civil, despojados de la solemnidad que impone el atavío tanguero, el binomio pasó revista a las disputas entre los defensores de la vieja escuela tradicionalista y los cultores de un estilo más vistoso, con marcada impronta comercial y notoriamente alejado del tango clásico. 

Antes del comienzo, mientras los asistentes ocuparon sus lugares sonaba de fondo La Cumparsita, interpretada por la orquesta de Juan D´Arienzo. En las paredes del lugar no hubo fotografías, a excepción del retrato de Carlos Gardel, que preside el salón desde la pared. Completaban el espacio pinturas de parejas abrazadas en pose de tango, orquestas, bandoneones.

Aparecieron en escena Agustina Vignau y Hugo Mastrolorenzo, campeones mundiales de tango escenario en 2016. En tantas ediciones del Festival y Mundial de Tango de Buenos Aires hubo campeones de todas partes, porque la música originaria de Buenos Aires conquistó al mundo. Pero esta pareja tiene algo particular: fueron campeones bailando Balada para un loco de Astor Piazzolla y Horacio Ferrer, en presencia de Amelita Baltar, quien siempre destacó que no le gustaba que se baile ese tango porque al concentrarse en la danza se pierde el sentido de la poesía y la riqueza de la melodía, pero esa noche en el Luna Park se gastó las manos aplaudiendo el triunfo de Matrolorenzo - Vignau.

Amelita Baltar, quién siempre destacó que lo le gusta que bailen Balada para un loco los aplaudió la noche de su triunfo

Los expositores se preguntaron por el surgimiento y la evolución del tango. Recordaron que en el contexto social del 1900 se bailaba entre hombres, porque el origen prostibulario de esta danza impedía que lo practiquen las mujeres que no eran parte de ese ámbito.

¿Cómo fue posible que un baile tildado de 'inmoral' en sus inicios, pasara rápidamente de los confines de la ciudad a los salones del centro y concitara la atención de los sectores más acomodados sin perder su esencia arrabalera? ¿En qué momento se da el quiebre entre el tango que se baila en milonga, tango de exhibición y tango for export? Con vocación docente, Agustina y Hugo fueron respondiendo uno por uno, estos interrogantes.

Históricos danzarines como El Cachafaz, Virulazo y Juan Carlos Copes fueron únicos, por eso el 2x4 es tan diverso que permite una armonía entre todos los estilos de baile a punto tal que todos son tango y al mismo tiempo no lo son. Estos fueron otros de los temas abordados por Matrolorenzo y Vingau. Las letras también fueron objeto de estudio para la elaboración de este libro y como no podía ser de otra manera, tuvieron su lugar en la exposición de los oradores, esta noche.

A 86 años de la muerte de Carlos Gardel | Tres teorías sobre el accidente que le costó la vida

Como suele suceder, la cobertura de este evento se prolongó en las adyacencias. Parafraseando a Enrique Cadícamo, no era una Noche llena de hastío y de frío, pero había una Garúa persistente que molestaba. Tomar un cortado en una de las cafeterías que están frente a El Beso no era una opción. Era una necesidad.

Allí había un grupo de tangueros que repasaba historias de tangos, autores, compositores y orquestas. Uno de ellos, que responde al nombre de Hugo y acusa 60 años. “Me llamo así por Hugo del Carril” dijo, orgulloso. Contó cuatro datos de color sobre La Cumparsita: Sonó en la radio minutos antes que Orson Welles hiciera pegar un tremendo susto a su audiencia, hecho que cuatro décadas después fue recreado por el film de Woody Allen, Días de Radio. Se escuchó en el Estadio Olímpico de Munich en la fiesta inaugural del Mundial 1974 y fue pieza musical de un episodio de Tom y Jerry. Acto seguido, toma su celular y muestra orgulloso los videos que confirman su relato, como quien habla de sus logros o los de un ser querido.

 

En esta Nota