domingo 26 de junio de 2022
CULTURA Tras las pistas de El Remanso

Un libro que revela los misterios de Mar del Sur: hoteles abandonados y refugios nazis

Facundo Di Genova escribió “En el lejano sudeste”, donde compila sus investigaciones con el objetivo de recuperar parte de la historia de ese territorio tan magnético como oscuro.

11-02-2022 13:27

Llamado por algo parecido a la intuición el periodista Facundo Di Genova llegó a Mar de Sud y una de las primeras cosas que encontró allí fue una lápida que parecía pertenecer a una pareja de nazis. Aunque sintió un escalofrío, el asombro lo imantó aún más a ese lugar. Allí conoció historias de hoteles lujosos abandonados a su suerte, o enterrados bajo la arena, un cementerio de niños judíos que quedó en el olvido, espionaje nazi y asesinatos a sangre fría. El periodista se compró un terreno en ese lugar y decidió escribir un libro.

El libro “El lejano sudeste”, anticipa: Mar del Sud, gauchos judíos y nazis en fuga. Se imprimió a fines de 2021 por Ediciones del empedrado y en él, Di Génova reúne ocho relatos y un epílogo de lo que fue descubriendo en esas playas al sur de Miramar, pertenecientes al partido de General Alvarado. 

En el lejano sudeste 20220211

Cuando se encontró con la lápida que resultó ser del número dos del área de finanzas del nazismo argentino, los presagios no fueron nada buenos. Di Genova se vinculó con el documentalista Laureano Clavero, con el especialista en investigaciones sobre el nazismo en el país, Julio B. Mutti y con un conocedor único de arquitectura patrimonial Pablo Grigera. Grigera falleció de un infarto fulminante antes de que pudieran avanzar en la información vinculada al cenotafio, al -entonces futuro- autor de “El lejano sudeste” le tomaron el terreno y le cortaron el ingreso aprovechando que, por la pandemia, no podía viajar hacia allí.

En el lejano sudeste 20220211

“Una banda de delincuentes irrumpió en mis terrenos de El Remanso, robó tres tranqueras y destruyó todo el alambrado de campo de seis hilos, una púa, cuarenta postes y catorce esquineros de quebracho”, explica Di Genova en el prefacio del libro. “No conformes con el daño y con el robo los bandidos bloquearon la calle que daba acceso a la zona y lo hicieron con el alambrado que me habían robado”, señala. Esto fue el puntapié de “En el lejano sudeste”.

Un hotel bajo la arena

Agoniza semienterrado otro edificio destinado a hotel. Las arenas ya entran por las ventanas y salen por las puertas; las habitaciones son sótanos, el edificio se encorva y sucumbe. Quise interrogar, abrumado por mi soledad, pero el guardián no estaba. Sin duda esa desolación le pesaba también”, decía la descripción de Pedro Bovet, especialista en movimientos de médanos en un informe presentado al Congreso Forestal Frutal de la provincia de Buenos Aires en 1911.

Este extracto es citado en el texto titulado “El misterioso hotel que estuvo enterrado en la arena por más de 100 años en Mar del Sud”. Como se indica, el emprendimiento turístico fue camuflado por los médanos hasta convertirse en mito, hasta el día en que Laureano Clavero lo encontró. 

En el lejano sudeste 20220211

Tanto ese como el Hotel Boulevard Atlántico, entre los arroyos La Tigra y La Carolina, aspiraban a crear una villa balnearia a todo lujo. El paso del tiempo, sin embargo, dejó a uno debatiéndose entre mito y realidad y al otro como un gran despliegue arquitectónico en completo deterioro. 

En diálogo con PERFIL, Facundo Di Genova brindó detalles sobre cómo comenzaron a gestarse las historias que aparecen en el libro.

-¿Recordás tu llegada a El Remanso, por qué elegiste buscar un lugar ahí?
-Llegás a Mar del Sur y olfatéas algo, yo llegué ahí y vi Segunda Guerra Mundial, no me preguntes por qué ni qué vi, pero sentí eso.  Ahí empecé a hablar con la gente, después conocí a Laureano Clavero que es un documentalista que vivía en Mar del Sur y que ahora vive en Barcelona y en 2020 llegó el gran hallazgo de la lápida del tesorero del partido nazi de la Argentina.
Esto para nosotros fue importante porque es un documento que certifica la presencia de los nazis, porque empezamos a investigar y nos dimos cuenta de que Mar del Sur fue la cabecera de playa del espionaje nazi en la Argentina que operaba ahí para los desembarcos clandestinos.

-¿Cómo aparece el Hotel Boulevard Atlántico en la escena?
-Es que Laureano había entrevistado a la hija de un espía muy famoso que se llamaba Gustav Einckerberg, quien le contó que su padre se juntaba con camaradas alemanes en el lobby del hotel a tomar café y planificar las operaciones. En base a eso empezamos a indagar y la mitad del libro se refiere a la presencia de los nazis.

- ¿Cuándo decidiste convertir toda esta información en un libro, más allá de las crónicas que publicabas como periodista?
-Fue central lo que pasó con mis terrenos, porque yo lo consideré un atentado, incluso tres tranqueras de las que me robaron aparecieron en el Hotel Boulevard Atlántico y actualmente estoy en juicio con la gente que es dueña del hotel. Antes de que se perdiera, quise dejar sentada toda la información que tenía. Yo digo que ese hotel es macabro y está maldito, porque a su alrededor siempre pasaron cosas feas.

Los nazis de la cámara de gas

A través de los textos se descubre un entramado de lo que fue el paso del nazismo por el territorio argentino, que muestra su organización, métodos de espionaje y su financiamiento. Pero la forma en que estos nacionalsocialistas realizaban su vida diaria en el país sin que se advirtiera alguna irregularidad llega al extremo en la historia titulada: “Una cámara de gas para perros callejeros y un refugio seguro en Miramar. La historia del nazi vendido por un peso”. 

En el lejano sudeste 20220211

Allí se narra cómo, con identidades falsas, el nazi Walter Kutschmann y su esposa alemana-argentina vivieron un tiempo en Buenos Aires, hasta que fueron descubiertos y se instalaron en Miramar donde vivieron una década más y luego se les perdió el rastro. Kutschmann recién fue detenido en 1985, en Vicente López y murió antes de ser devuelto a su país. Lo paradójico es que con su pareja crearon la “Asociación Amigas de los Animales”, otra triple A con la que promovían la eutanasia para perros abandonados. El método que eligieron fue la cámara de gas.

Como esta aparecen muchas otras historias, algunas más vinculadas al patrimonio arquitectónico, otras a ciertos negocios turbios que se manejan entre sombras, todas se despliegan en “El lejano sudeste”, un libro que viaja en el tiempo a través de la sal y la arena.

 

RB/HB