martes 31 de enero de 2023
DEPORTES Mundial de Qatar 2022

En el mejor partido del Mundial de Qatar 2022, la Scaloneta eliminó a los Países Bajos y va por Croacia

En un partido parejo donde Argentina fue un poco más que los naranjas, no pudo aguantar en el final y los dirigidos por Van Gaal remontaron un 2-0. Pero la albiceleste con amor propio, heroísmo y buen fútbol sacó adelante el tiempo suplementario y fue más en los penales, con un Dibu y un Lautaro Martínez que aparecieron cuando se los necesitaba.

09-12-2022 19:53

No sé si Argentina- Países Bajos será un clásico contemporáneo como le gusta decir a algunos para inflar un poco el interés por un partido de fútbl, pero que brindaron el mejor encuentro de este lindo mundial de Qatar 2022 no hay dudas. Y qué lindo es el fútbol. Si los hinchas de este deporte hermoso vimos con placer el primer partido de Cuartos entre Brasil y Croacia, lo que habrán disfrutado los “neutrales” del segundo, este que nos quitó el aliento a los argentinos, que teníamos casi liquidado con un 2 a 0, creímos que nos sacaban cuando nos empataron en pocos minutos y pudimos sacar adelante en los penales para convertir al Campeón de América 2021 en el mejor equipo americano en Qatar 2022. Croacia, allá vamos

Con fútbol, con sacrificio, con alguna equivocación, con piernas y sin piernas. Con solidaridad, con toques, con fortaleza anímica, y con fuerzas que sacaron vaya uno a saber de dónde… Y ahí va la Scaloneta, proponiendo fútbol, jugando, tocando y sin perder la línea. Con variantes en el dibujo táctico según lo pida el partido.

Con cambios de nombres cuando alguno no puede más. Pero con la certeza de que quien entra, juego más, juego menos, deja todo y no desentona. Como en la lista inicial, que no tenía discusiones, cada jugador aporta lo suyo.

Y en el duelo entre el entrenador más experimentado de la copa y el menos... el "partido de ajedrez" táctico lo ganó Lionel Scaloni ante el mítico Louis Van Gaal.

Cuando caen los candidatos, las selecciones que van al mundial no solo con la ilusión sino con la capacidad y el talento para ganarlo, muchos hinchas se alegran, ven un rival menos en el camino, como si quien lo deja en el camino no fuera un rival temible, un seleccionado que se empieza a poner la ropa de candidato.

Los golazos de la Scaloneta evocan a la Naranja Mecánica y a la selección de Pekerman

En la previa de Argentina- Países Bajos, algunos nos estremecimos por ver a la verde- amarelha jugando un muy buen partido ante la no menos temible Croacia. Brasil era el candidato para todos, tuvo las situaciones más claras y convirtió en figura del encuentro al arquero rival. Y no sorprendió a nadie que (si bien tuvo que ir al alargue para convertir el gol), se pusiera en ventaja a poco de terminar el primer tiempo suplementario.

En ese segundo entretiempo festejaban como si tuvieran sellado el pasaje a semifinales. Pero cometieron un error, no tanto con la pelota sino con la cabeza. Dieron el partido por ganado, y entretuvieron la pelota en ataque en lugar de atacar en serio y definir el partido. Lo mismo le pasó a la Scaloneta, pero en los 90 reglamentarios. Faltaban cinco para los 120 y la perdieron.

Los croatas aprovecharon la velocidad y una defensa mal parada, y lograron el empate que mandó la definición a los penales. Y como España, a Brasil le atajaron el primero, y eso condicionó anímicamente la serie. Croacia acertó en los cuatro que pateó y los de Tité, Neymar y Pelé, se volvieron al hotel a armar las valijas.

Mundial de Qatar: Croacia eliminó a Brasil y es semifinalista de la Copa del Mundo

Ay de quienes dan los partidos por ganados antes de jugarlos… Bueno, qué vamos a decir de los nuestros, que todos sacábamos cuentas con los goles que le íbamos a hacer a Arabia Saudita y nos ganaron en el debut, con lo que nos dejaron pariendo cada partido.

Salvo algunos prudentes, los argentinos no aprendieron la lección. Entonces, estaban casi todos palpitando el partido en semis contra Brasil. Pero antes estaban los Países Bajos, la ex Holanda, la ex naranja mecánica y el lugar del mundo donde Máxima Zorreguieta encontró el amor y cría a sus hijas…

Cómo fue el partido en que Argentina eliminó a los Países Bajos

La ex Holanda comenzó manejando la pelota y presionando en un pobladísmo medio campo cuando la perdían. Ante esto, la Argentina intentó jugar prolijo, sin arriesgar, retrocediendo y apoyándose en un defensor ante la posibilidad de perder la pelota y ante la superioridad numérica de los de naranja en cada jugada.

La primera buena asociación albiceleste fue antes de los primeros cinco minutos, un corte por la derecha que manejó Lío Messi pero se diluyó en una serie de rebotes. Era un poco palo y palo, hasta que llegó el primero. Argentina nunca hace un gol por casualidad. Siempre necesita asociarse, tocar, buscar la sorpresa, el cambio de ritmo. Y así fue el primer gol, cuando todo era ilusión. Ahí reaccionó Países Bajos, y tuvo su mejor momento, del primer tiempo, que descontroló a la albiceleste y eso le costó tres amarillas: Acuña, por un pisotón sin querer, a Romero por manotear la pelota y cortar un avance y a Julián Alvarez por una tontería cuando había perdido la pelota.

En el segundo tiempo la selección argentina arrancó una vez más, tratando de controlar la pelota. De ser prolijos para encontrar espacios. La movió con paciencia Lío Messi y cuando aceleraron, se vino un córner, sin mayores consecuencias. Pero los Países Bajos recuperó pronto el control de la pelota, sin encontrar espacios, al menos hasta el primer cuarto de hora del segundo tiempo.

Otro récord adentro: Messi se convirtió en el capitán con más partidos en un Mundial

Eso sí, a pesar del control neerlandés, las más picantes las tuvo la albiceleste, que encontraba espacios. Lo tuvo en una contra De Paul que se le abrió y se resbaló cuando intentó el centro, lo tuvo Lío de tiro libre. Y en un lateral que parecía sin importancia, aceleró mientras los Países Bajos dormía la siesta, penal a Acuña y gol de Lío para el 2 a 0. Alguno habrá pensado “partido liquidado”. Pero como dice el tango de Homero Expósito, “Naranjo en flor”, y se repite cada vez que pensamos en este sufrido país, sea en el fútbol, en la economía o en la grieta: “Primero hay que saber sufrir…”

De ahí para adelante, fue casi todo para los Países Bajos. Encontró el 1- 2 y tuvo 10 minutos de descuento al tiempo reglamentario. Centros, corners, un tiro que se fue al lado del ángulo, un tiro libre que rebotó en la barrera. Y acertó con una jugada preparada en el último instante del descuento.

Carajo, tan poquito faltaba, pero claro… Enfrente teníamos un rival que no perdió nunca la compostura y tuvo la sangre fría para meter una jugada de pizarrón cuando se jugaban 55 minutos del segundo tiempo y se quedaban afuera del mundial…

De Paul expresó la alegría de todos: "Queríamos llegar hasta el último día y acá estamos"

La selección argentina afrontó el tiempo suplementario fundida, cansada, agotada y sin ideas para tener la pelota, para jugar, ni para defenderse. Alguna señal teníamos ante Australia, que también perdía dos a cero, descontó y en la última, la tuvo pero tapó el Dibu Martínez para convertirse en héroe.

Fueron todas finales. En la zona de grupos y en Octavos. Nos agarraron los Países Bajos, que era la primera potencia futbolística que tuvimos que enfrentar en este mundial. Y fue un partido tremendo, completamente diferente de lo que habíamos enfrentado hasta esta instancia, casi dándole la razón a quienes decían que en este instancia “empezaba” el mundial.

Y la Scaloneta chocó contra unos tipos que le emparejaron un partido que estaba dos a cero. Ellos juegan también, nosotros nos equivocamos y hubo que jugar tiempo suplementario, en el que la Argentina, que parecía agotada, mostró mejor imagen, quizá con más situaciones de gol en ese alargue que en el tiempo regular. Pero fue empate y hubo que definir por penales. “¿Lotería? Podrá ser allá por los años ’70 u ’80. Ya no. Son una muestra de carácter, de inteligencia y de preparación.

Los penales, como cualquier circunstancia de juego se entrenan y la Argentina tuvo una serie de penales casi perfecta. El Dibu Martínez atajó los dos primeros, claves para darle a sus compañeros la tranquilidad de poder tener un error. Lo tuvo Enzo Fernández, a quien se le había negado el gol en el último minuto del tiempo suplementario cuando estrelló su remate en el palo. Y un tipo que perdió la titularidad, que no está al ciento por ciento físicamente y que entró para jugar en el peor momento del partido. Pero el delantero no falló. Lo que se le había negado contra Australia, cuando tenía cerrado el arco. Es le abrió en la última, en el penal, ante los Países Bajos, para sellar el pasaporte a semifinales.

Los héroes de la Scaloneta que eliminaron a los Países Bajos, uno por uno

Emiliano Martínez tuvo su primera intervención fue a los 17 del primer tiempo, en la que se anticipó al delantero que no llegó a dominar una pelota en cortada que le tiraron para romper líneas. Cuando se cumplía el tiempo reglamentario, y adicionaron 5 más en el primer tiempo, controló fácil abajo un tiro libre peligroso, cuando los Países Bajos se venían con todo. A partir del gol argentino, decidió romper líneas y dejar de salir jugando. Pero no logró su objetivo, no sorprendió a nadie y la pelota siempre terminó controlada por el arquero rival. No tuvo nada que hacer en ninguno de los dos goles de Países Bajos. Lo de los penales, fue descomunal. Atajar los dos primeros, que podría decirse que fueron "bien pateados" le dio serenidad a sus compañeros. Interviene poco, le hicieron cinco goles que son más "de la defensa" que responsabilidad propia.

Nahuel Molina. Firme en la marca, conjuró un ataque neerlandés tirando un sombrero. Bien en las proyecciones por su banda. Y en una cortó, se asoció con Lío, y adentro. Gol, carajo gol. ¿El 4 de Croacia la rompió? El nuestro la mandó a guardar para el 1 a 0. Un jugador de toda la cancha

Cristian Romero, ganó por arriba en un centro complicado. Bien en los cortes, sólido para marcar.

Nicolás Otamendi. Ante Memphis, marcó bien, lo contróló y terminó trando la pelota al córner. Sólido en los centros ante las torres naranjas. Una fiera en el fondo, ¿qué novedad? Hasta tuvo el 3 a 2 en el final del primer tiempo suplementario, en un excelente centro de Messi. No falló nunca, y hasta tuvo buenas intervenciones en ataque.

Lisandro Martínez. Bien en defensa, fue a trabar con la cabeza sin dudarlo cuando fue necesario. Atento para cortar un avance naranja cuando Argentina la perdió y quedó mal parado. Se le escapó Weghorst en un centro y descontó Países Bajos, cuando la única idea que tenía era llenar de centros el área argentina. 

Marcos Acuña. Resolvió mal un pase de Messi en el primer avance nacional, se proyectó con ganas, pero sin precisión. Se mandó a los 25 del segundo tiempo en una jugada que Argentina aprovechó la siesta de los Países Bajos, lo barrieron abajo y penal para la albiceleste… Gran partido de Acuña, de la mitad para atrás y de la mitad para adelante.

Enzo Fernández. Se asoció siempre con sus compañeros, con De Paul, con Mac Allister. Loi tuvo en el final del tiempo suplemnentario cuando la defensa naranja ya era con más heroísmo que ideas. Tuvo el el gol en la última pero el palo lo dijo que no… Una fiera en el mediocampo,

Rodrigo De Paul. Movedizo, participativo, lanzando la pelota para intentar sorprender a un rival compacto, que ocupa muy bien los espacios. Corta, pasa, toca. No estaba al ciento por ciento para los 90 y fue reemplazado. Pero el tiempo en que estuvo en cancha, la rompió.

Alexis Mac Allister. Otro que se movió en ataque buscando espacios, provocando el error del rival. Las corrió todas. Las ganó casi todas.

Lionel Messi. Lo rodean de a cuatro o cinco, pero el tipo se las ingenia para salir jugando, para encontrar el pase. Manejó la primera antes de los 5 y tuvo otra a los 10, donde amagó pegarle desde afuera pero abrió para Acuña, que tiró el centro con tal violencia que terminó en el otro lateral. Tuvo una linda jugada que definió alto a los 22. La tuvo a los 39, tras un buen anticipo de Lisandro, que habilitó a Julián Alvarez, que se la devolvió y definió a las manos del arquero. En el penal, mostró toda su jerarquía. No le tembló nada para pegarle a media altura, a la izquierda del arquero, que se había inclinado para el otro palo, pero cuando se dio cuenta, era tarde. Muy tarde. Argentina ya estaba 2 a 0 arriba. Fundió físicamente tras el penal, como casi todo el equipo argentino. Sacó fuerzas de donde no había y fue figura nuevamente en el tiempo suplementario. Si jugó su mejor partido ante Australia, contra los Países Bajos, superó, una vez más, su mejor partido.

Julián Álvarez. Molestando al arquero en la salida, por muy poco no logró morderla. Siempre atento a la salida rival, y a asociarse con Lío, con Mac Allister, con De Paul. Terminó bien amonestado en el peor momento de la Argentina en el partido, por una falta sin sentido, en el campo rival. Es fundamental en todo el juego argentino.

Paredes entró por Rodrigo De Paul para rearmar el mediocampo. Como toda la defensa, firme en la marca, cortó y se mandó, terminó logrando un tiro libre para recuperar el aire cuan faltaban tres minutos. Mucha personlidad para mandar en la mitad de la cancha, tuvo varios intervenciones acertadas.

Argentina barrió a Polonia, se quedó con el grupo C y ahora empieza otro mundial para la Scaloneta

 Guido Pezzella la primera que tuvo fue un pelotazo largo que fue controlada por el arquero rival. Cuando iban 9 minutos de descuento, se llevó puesto en una salida a un delantero y fue tiro libre para los Países Bajos y fue gol. Jugada preparada y forzaron el tiempo suplementario. Tuvo que cruzar a un delantero cuando se le venía y fue un tiro libre que nos paró el corazón a todos. Tuvo el gol en un corner, pero su cabezazo se fue por arriba del travesaño.

Nicolás Tagliafico pocas intervenciones, pero atento y seguro en la marca. 

Lautaro Martínez. Iba a tener poco más de diez minutos, cuando los naranjas se venían y lograban el descuento en los 90 reglamentarios. No tuvo chances en el tiempo regular, ni en el primer tiempo del suplementario. Pero se mató con los defensores, chocó, buscó, metió diagonales buscando espacios y chances. Siempre se movió bien sin la pelota. Tuvo el triunfo cuando faltaban seis, pero le pegó al defensor en el pecho y fue corner. Minutos después, el arquero se la sacó en un excelente movimiento para definir. Fue por el quinto penal de la albiceleste. Pesaba, ¿eh?. Y se sacó la mochila, la mufa y cómo carajo le quieran decir. Gol argentino. En la definición por penales. Estamos entre los cuatro mejores equipos de fútbol del mundo, amigos.

Gonzalo Montiel buena participaión en ataque que derivó en un tiro libre que jugaron coirto y messi

Angel Di María tiró un corner para pobar si daba olímpico y la sacó el arquero cuando se metía. un par de intervenciones importantes, en el mejor momento de la Argentina, el tiempo suplementario.