ECONOMIA
Agronegocios

Alarma para el Banco Central: no habrá súper cosecha y los productores están generando menos dólares

La última ola de calor extremo se hizo sentir en los rendimientos esperados y los bajos precios internacionales no seducen a los agricultores para vender la cosecha futura.

Dólar soja
Dólar Soja 4: Cayó entre un 77% y 85% en octubre | Télam

Desde el campo no están llegando las noticias esperadas por el Gobierno, en el afán de conseguir dólares para reforzar las reservas del Banco Central y cumplir los compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por un lado, la ola de calor que se instaló en la segunda quincena de enero afectó negativamente a los cultivos de soja y maíz, recortando los rendimientos. De acuerdo con los números que maneja Romano Group, los volúmenes de producción se ubicarían en 44,5 millones de toneladas de soja y 52,5 millones de toneladas en maíz. En el caso de la soja, se esperaba superar los 50 millones de toneladas. La entrada de dólares por exportaciones de trigo, maíz y soja se ubicarían en US$ 32.000 millones.

Por otra parte, más allá de la cantidad de dólares, hay preocupación porque los productores no están vendiendo la cosecha futura como se esperaba.

La "maquinita" de pesos en la era Milei: cuánto emitió el Banco Central y con qué fines

Dante Romano, profesor e investigador del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, comentó a PERFIL que “estamos con un nivel de venta muy bajo, inclusive para el momento del año". Y agregó: "En el caso de la soja por ejemplo, el nivel es de un 2% cuando deberíamos estar al 10%, mientras que en maíz, alcanza al 10% pero en un año normal debería estar más cerca del 20%”. 

En el mismo sentido, Salvador Vitelli, economista de Romano Group, sostuvo que “los productores me comentan que van a vender lo mínimo indispensable para cubrir las necesidades y esperar a ver qué sucede con los precios”. 

Producción de soja, trigo y maíz.

“El tipo de cambio se viene apreciando en este último tiempo, a una velocidad muy rápida y que además los precios internacionales no seducen, entonces eso deja un margen muy ajustado para el productor”, agregó.

Banco Central en alerta

Para Vitelli, “esto es una señal de alarma para el Banco Central, por el hecho de que no habrá una buena cosecha y el aluvión de dólares esperado no va a llegar”.

El contexto internacional no ayuda, ya que el precio de la tonelada de soja que estaba en más de 500 dólares en 2022 en Chicago, hoy se ubica en 430 dólares. En Argentina, el precio es de alrededor de 280 dólares luego de gastos y retenciones.

Por el Programa de Incremento Exportador (PIE), las exportaciones se liquidan con 80% del dólar oficial y 20% del dólar CCL. Pocos días atrás, las bolsas de comercio comenzaron a difundir el valor de referencia del dólar, que se ubicó en 838,45 pesos este viernes. 

Aldo Abram:

“Con ese precio, los productores empiezan a tener problemas de rentabilidad, son valores que no se quieren asumir, y esto hará que la decisión de venta se demore, siempre esperando que algo suceda”, comentó Romano.

Qué esperan los productores para vender

Para Vitelli, “si los precios internacionales no remontan, quizás el productor espere una corrección del tipo de cambio o fijar la expectativa de unificación cambiaria en junio o julio como se ha dicho desde el Gobierno”.

Salvador Di Stefano señala que “el productor algo va a vender, pero éste será el año de la bolsa, es decir que va a embolsar más cosecha. El productor no está conforme con el tipo de cambio, ni con el precio, va a hacer warrant y cualquier cosa menos vender”.

Romano agrega que la fecha clave es el 30 de junio, ya que “hasta ese momento uno puede ir estirando algunos vencimientos, pero después hay que cubrirlos con pesos”. 

En cuanto a la posibilidad de un tipo de cambio diferencial al estilo “dólar soja” que implementó el gobierno anterior, el profesor de la Universidad Austral sostuvo que “sería un camino sin retorno, en el sentido de que hasta que no aparecen este tipo de programas incentivos los productores no venden nada, por eso creo que sería el contraproducente”. 

 

Gi