domingo 29 de enero de 2023
ECONOMIA Contexto laboral

Empresas familiares: cambiar la mirada para alcanzar nuevos resultados

Existe una relación entre nuestras creencias, lo que hacemos y qué resultados tenemos. Trabajar sobre nuestro observador permite movernos de un lugar a otro y generar cambios en nosotros que cambian nuestras empresas.

24-01-2023 12:52

El observador hace referencia al lugar desde el qué nos paramos ante cierta situación. Este, siempre está condicionado por las creencias, los paradigmas y los sesgos que tenemos a la hora de interpretar la realidad.

Estas ideas las incorporamos y naturalizamos desde chicos y tendemos a creer que son la mejor opción. Todo lo que hacemos está condicionado por cierta mirada que tenemos y hay que ser conscientes y trabajar sobre eso. Si no cuestionamos aquello que aprendemos eso se convierte en verdad, aunque quizás no lo sea, o no en ese momento.

De vendedor ambulante a empresario filántropo: la historia de Julián De Luca, creador de una de las mueblerías más grandes del país

Es por esto que es importante cambiar el observador para que se genere otra mirada de la misma situación. Es valioso estar abierto a construir un nuevo paradigma superior y evolucionar la mirada. Al pararnos en una posición intransigente, creemos que las cosas son de una determinada manera y esto nos hace perder la posibilidad de obtener resultados diferentes.

Para poder lograr algún cambio significativo es necesario movilizarse y que no quede solo en una expresión de deseo. Es fundamental estar predispuesto e intervenir. Toda intervención transforma y genera un crecimiento, quizás no al instante, pero siembra una semilla para movilizarse en el futuro.

La herramienta que promueve el cambio

Entre otras, existe una herramienta que ayuda con esto. Se llama pirámide de posibilidades, y trata de ordenar los comportamientos y poder segmentarlos.

Esta herramienta da la posibilidad de encontrar en qué nivel aparece nuestra limitación de movernos de un lugar a otro.

Los diferentes niveles son:

  • el entorno (que hay en el contexto),
  • que hago en ese entorno (las conductas con los elementos del contexto),
  • las competencias (que competencias y saberes se necesita para desarrollar esas tareas),
  • valores y creencias,
  • y la identidad (cómo se siente uno).

El identificar dónde está el inconveniente y cambiarlo, permite movernos al siguiente nivel. Para replantearnos qué necesitamos y qué oportunidades tenemos de movernos, primero hay que tomar conciencia sobre en qué lugar estamos.

El impacto positivo del Coaching en las empresas y organizaciones

A nivel laboral, y especialmente en el caso de las empresas familiareslos equipos de trabajo funcionan mucho mejor cuando las partes conocen las limitaciones de sus propias creencias. De esta forma no imponen sus miradas condicionadas al resto del equipo inconscientemente. A su vez, es fundamental para llegar a acuerdos tener la humildad de ceder y aprender de las creencias de la otra persona, así como poder sostener la propia mirada cuando es necesario. A la hora de hablar de diálogo, intentar ponerse en el lugar del otro, entendiendo y validando la postura del otro para llegar a acuerdos que terminen en los resultados buscados.

* asesor de aqnitio